Despliega el menú
Economía
Suscríbete

FERROCARRIL

Cerdeña busca en Talgo una solución a sus problemas ferroviarios

El fabricante 'pelea' un contrato de cerca de 50 millones de euros en la isla italiana, muy interesada en su exclusiva tecnología pendular.

Desde hace algún tiempo, las autoridades de Cerdeña buscan una tecnología que les permita reducir las tres horas que invierten sus trenes en el sinuoso trayecto de 256 kilómetros entre Caggliari (sur de la isla) y Sassari (norte). Y la han encontrado, en Patentes Talgo. La solución al problema parece ser la exclusiva tecnología pendular del fabricante español, que mejora un 25% la velocidad en las curvas. Un sistema ideal para ese circuito, que acortaría el trayecto en una hora.

Talgo, en colaboración con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), 'pelea' estos días un contrato de cinco trenes de unas 250 plazas cada uno -valorado en cerca de 50 millones de euros- de la mejor manera posible: sobre el propio terreno. Si sale adelante -algo que fuentes del sector dan casi por hecho- sería una más entre las 'picas' que la veterana compañía ha logrado clavar en el extranjero, donde ya está presente en Estados Unidos, Bosnia, Alemania, kazajstan, Francia o Suiza.

Ante el interés de los sardos, que visitaron España el pasado mes de febrero para realizar una prueba en vía entre Madrid y Ávila, Adif ha prestado al propio fabricante uno de sus dos únicos trenes XXI BT serie 7 de tracción diésel que hay en el mundo. Ambos pertenecen al administrador de las infraestructuras, que los usa como 'laboratorios' en las redes de alta velocidad en labores de auscultación dinámica de vías y catenarias.

El tren, conocido en el argot ferroviario como 'la aspirina' por sus colores blanco y verde, está de camino a Cerdeña a bordo de un Ro-Ro (un gran barco de contenedores) que partió esta semana de Barcelona. Esta previsto que, previo paso por Roma, llegue a Cagliari este mismo lunes. Allí, deberá superar una serie de controles y revisiones, tanto de Talgo como de las autoridades se seguridad ferroviaria italianas, para después comenzar a demostrar sus prestaciones 'in situ'.

Talgo explica que, como sucede en otros lugares de Europa, sobre todo en países del este -donde el fabricante espera 'colocar' más de estos trenes-, las líneas férreas sardas no están electrificadas y son de vía única. Las tres horas que invierte hoy el modelo Minueto italiano son un verdadero calvario para los viajeros.

Ventaja competitiva

Fuentes del fabricante afirman que la pendulación natural de sus convoyes (que usan la fuerza centrífuga para inclinar los vagones hacia el centro de las curvas) es ideal para las necesidades de Cerdeña. Ese es el 'as bajo la manga' del grupo español, que como es lógico prefiere ser prudente en cuanto a la consecución del contrato.

El Adif subraya que su 'préstamo' -algo nada habitual en el negocio- es un intento de "promover un mayor conocimiento de la industria y tecnología ferroviaria españolas en el ámbito internacional". El organismo dependiente del Ministerio de Fomento -que, no obstante, se asegura un dinero por el lucro cesante durante el tiempo de la prueba- aporta también a sus técnicos y maquinistas, que trabajarán esta semana en Cerdeña bajo la supervisión de personal italiano. El tren, eso sí, lo conducirá un maquinista sardo.

Desde Talgo se reconoce que "no es lo más habitual" trasladar el mismísimo tren hasta el lugar donde se negocia el contrato, pero -añade la empresa- así lo han querido los italianos. Algo similar, aunque quizá sin viaje de por medio, puede suceder en Arabia Saudita, donde el que hoy es el primer proveedor de material de alta velocidad para Renfe intenta ganar de un contrato similar para la entrega de hasta ocho composiciones XXI BT también de tracción diésel.

Etiquetas