Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LA CRISIS EN LAS EMPRESAS

Cepyme-Aragón considera que la crisis se alargará hasta mitad de 2011

Aunque no se sabe, el secretario general de Cepyme-Aragón, Rafael Zapatero, se atrevió ayer a poner fecha al final de la crisis. "Creo que la economía no empezará a ver la luz hasta mediados de 2011. Nos quedan dos años malos", auguró, ya que a su juicio, han de darse tres condiciones para "salir del túnel". "Primero, que se resuelva la situación de los mercados financieros, es decir, que vuelva a fluir el dinero y eso no ocurrirá hasta final de 2009 o comienzos de 2010; segundo, que en España se estabilice el mercado inmobiliario y eso puede tardar hasta que acabe 2010 o empiece 2011; y tercero, mejorar la competitividad española", dijo.

Zapatero hizo estas declaraciones tras la presentación del Informe de Percepción Industrial de Aragón (IPIA), un índice del segundo semestre de 2008 obtenido tras la encuesta realizada a 515 empresarios industriales -212 del Metal y 303 del resto de subsectores- de la comunidad, y que arroja los peores datos económicos desde que se creó este indicador en enero de 2003. Casi la mitad de las compañías consultadas, el 45,2%, ha acusado una caída de la producción en el último semestre de 2008, y el 35,4% espera una nueva bajada en 2009. Sólo el 5,8% confía en registrar un aumento.

Para el 59,6% de los encuestados se ha producido una bajada en las ventas nacionales, y el 52,1% espera un mayor descenso este año. Además, el 71,8% considera que la demanda ha disminuido. Por otra parte, el informe se refiere al encarecimiento de los costes de producción, que constata el 47,1% de las empresas consultadas y de la mano de obra, al que alude el 22,2%.

Ajustes de personal

El panorama nada halagüeño que dibujan los empresarios en este informe se refleja a la hora de valorar la evolución de la economía. El 84,9% considera que hay una situación de retroceso, y el 72,3% prevé el mantenimiento de la tendencia negativa durante el primer semestre de 2009.

Sobre las consecuencias que tendrá en el empleo, el 31,7% de las empresas encuestadas reconoce que se ha visto obligada a recortar plantilla y solo un 7% dice que la ha incrementado. Además, el 25% de las empresas aragonesas considera que su capacidad de producción está sobredimensionada para la actual situación de mercado, mientras que el 11% considera que su 'stock' de existencias es excesivo.

Los únicos datos positivos que arroja el estudio es el mantenimiento en 2008 del nivel inversor, del que habla el 45,6%, o incluso el aumento al que alude el 17,5%. Asimismo, un 49,2% de las empresas prevén en 2009 mantener las inversiones y el 6,8% incrementarlas. Según Zapatero, esto se explica porque "muchas inversiones fueron programadas antes de esta recesión".

Las pymes, con el grifo cerrado

Por otra parte, el presidente de Cepyme-Aragón, Aurelio López de Hita, denunció que el plan de la DGA para poner a disposición de las pymes 120 millones de euros a través de las entidades financieras con el aval de Avalia, sigue sin ejecutarse. "Se ha quedado en un loable intento. Hay muchas trabas y una tremenda lentitud", criticó, y acusó a las entidades financieras de estar más preocupadas por solucionar sus propios problemas que por coadyuvar a solucionar la falta de liquidez que, en cierta medida, ellos han contribuido a crear. Para Zapatero existe un problema de procedimiento: "Las pymes tienen que pasar el filtro de la entidad financiera antes de ir al avalista cuando lo lógico sería hacerlo al revés". Asimismo, pidió el establecimiento de unos criterios objetivos o un manual de procedimiento que marque cuándo se debe aprobar un ERE o rechazarlo.

Etiquetas