Despliega el menú
Economía

EMPRESAS

Cementos Blancos de Aragón obtiene financiación para su planta de Azuara

La fábrica de cemento que proyecta la empresa Cementos Blancos de Aragón en Azuara, en la comarca de Belchite, ha recibido el espaldarazo definitivo que necesitaba para materializar su puesta en marcha. La compañía, constituida por los grupos Mariano López Navarro, Prainsa y Hormipresa y Bercontres, firmó el pasado día 13 el contrato de financiación para la primera fase del proyecto, que supondrá una inversión total de 49 millones de euros y la creación inicial de unos 50 puestos de trabajo.

Fuentes de la empresa recordaron ayer que la iniciativa se gestó en 2005 e inició su andadura en 2007 con los tres socios y el apoyo del Instituto Aragonés de Fomento (IAF) para la construcción de infraestructuras eléctricas en la zona. Las negociaciones para obtener la financiación comenzaron entonces y se han demorado como consecuencia del cambio de coyuntura económica, pero ahora han llegado a buen puerto. La operación financiera firmada, añadieron, ha sido coordinada por el BBVA y formalizada a través de un préstamo sindicado en el que también participan La Caixa, Banco Popular y Banco Sabadell. El préstamo representa un importe de 30 millones de euros, que sumados a los 19 millones aportados ya por los socios suman los citados 49 millones.

Elías Mantecón, director general de Cementos Blancos de Aragón, indicó que el proyecto global de la compañía está articulado hoy en dos fases y supone un monto económico total de inversión de 200 millones de euros. En la primera, de 140 millones, se pondrá en marcha la fábrica de cemento gris, mientras que en la segunda, de 60 millones, se montará la línea de cemento blanco, que será el signo más característico de la nueva instalación. El nombre de la compañía, de hecho, vino dado por la calidad de la cantera de Azuara, excelente para la producción de cemento blanco.

Para los tres socios de Cementos Blancos de Aragón, una fábrica propia de cemento constituye un objetivo estratégico para su actividad que les permitirá ahorrar costes. El autoconsumo, de hecho, garantiza la viabilidad inicial de la planta, si bien se cuenta con poder convertirse también en proveedor de terceros.

Mantecón señaló que la primera fase de la planta estará lista ya en verano de 2010. La molienda de cemento tendrá una capacidad nominal de 1 millón de toneladas al año.

Etiquetas