Despliega el menú
Economía

ENERGÍA

Cajalón e Iberdrola, dispuestas a invertir 1.000 millones en renovables en Aragón

La empresa y la caja firman un acuerdo para crear una sociedad que desarrolle 650 megavatios en cuatro años, 50 en una central termosolar en Teruel y el resto en eólica.

Dos socios encantados de serlo se vieron ayer en la sede de Cajalón, donde la caja rural presentó su acuerdo con Iberdrola para formar una sociedad a través de la que están dispuestos a invertir alrededor de 1.000 millones de euros en los próximos cuatro años en proyectos de energías renovables en Aragón. El primero, al que se han destinado 200 millones de euros, una planta termosolar de 50 megavatios entre las localidades turolenses de Azaila y La Puebla de Híjar, con una extensión de unas 245 hectáreas. El objetivo es contar con 650 megavatios entre las tres provincias aragonesas a partir de 2010, 600 en parques eólicos, más del doble de la potencia que tiene Iberdrola en Aragón (283 megavatios). La empresa facturó 50 millones en la Comunidad y cuenta con 75 empleos.

En la presentación oficial de ayer, Bruno Catalán ejerció de anfitrión y futuro socio minoritario -la caja aragonesa contará con una participación del 20%- y defendió su solidez y la de su aliado. "Somos una caja joven, no muy grande. Una caja de fiar que siempre buscará la alianza con los mejores". Catalán destacó su compromiso con el mundo rural, hacia el que irán dirigidos los proyectos que respaldarán con su unión. Un acuerdo que se firmó a finales del mes pasado poco antes de la presentación de resultados de la caja, pero de la que resta constituir la sociedad, dotarla de un capital social y empezar a recibir proyectos.

350 empleos estimados

El entusiasmo del director de Iberdrola Renovables España, Víctor Rodríguez, al desgranar el plan, mantuvo atento al numeroso público asistente. El directivo empezó confesando sus lazos sentimentales con la Comunidad y alguno profesional (trabajó en Tudor junto a Ignacio Sánchez Galán, actual presidente de Iberdrola). A partir de ahí su exposición fue una cascada de grandes cifras encabezadas por los "al menos" 1.000 millones que tienen intención de poner sobre la mesa, los 350 empleos que se crearían durante la construcción de los parques y los 75 en la fase de explotación (más 180 indirectos).

De momento, el único avanzado es la planta termosolar, "la mayor de este tipo en Aragón", según la promotora. Por ahora se han solicitado autorizaciones y realizado contactos con los Ayuntamientos. Se trata de la segunda de la compañía en España, tras la que construye en Puertollano (Ciudad Real).

Rodríguez destacó el peso de la compañía, "la quinta eléctrica del mundo", con sus 27 millones de usuarios, 42.500 MW de potencia instalada, 2.500 millones de beneficio y un valor de 80.000 millones de euros. "Si hay alguien que nos quiera comprar, que sepa que partimos de ese valor", apuntó ante posibles rumores en el mercado y poco después de animar a potenciales accionistas a "que aprovechen que estamos bajos para salir mañana a comprar". Además de alabar la Comunidad Rodríguez también criticó "los problemas de evacuación que existen en esta región", justificando que hayan tardado en traer un proyecto importante.

Tirón de orejas

El tirón de orejas llegó del consejero de Industria, Arturo Aliaga, que clausuró el acto felicitando por el proyecto pero matizando que "a veces las entidades financieras aragonesas no habéis visto el tema de las renovables hasta muy recientes fechas". El tono de reproche se extendió a Iberdrola por su actuación en la opa de Endesa y su negativa a apostar por el carbón. Sin embargo, anunció que "vamos a sacar pronto más de 1.000 nuevos megavatios de potencia instalada", dentro del plan energético de la Comunidad. Aragón ha alcanzado los 6.700 megavatios instalados.

Etiquetas