Despliega el menú
Economía
Suscríbete

la crisis en las familias

Cae el ahorro en los hogares, aunque los aragoneses siguen por encima de la media

La tasa de ahorro de los hogares, según un estudio de la CAI, desciende hasta el 16% de la renta bruta disponible en el segundo trimestre de 2010, por el repunte del consumo ante el incremento del IVA en julio.

 La tasa de ahorro de los hogares, que había alcanzado máximos en trimestres previos a consecuencia de la crisis económica, ha descendido significativamente hasta alcanzar el 16% de su renta bruta disponible l cierre del segundo trimestre de 2010. En este escenario, los hogares aragoneses siguen ahorrando más que la media de los españoles; de hecho, Aragón es la cuarta comunidad autónoma donde más ha crecido el volumen de depósitos de las familias desde que comenzara la crisis a mediados de de 2007.

Las anteriores son algunas de las conclusiones del informe que ha realizado el servicio de estudios de la CAI con motivo del Día Universal del Ahorro, que se celebra este domingo.

La tasa de ahorro se mide como la parte de la renta disponible no destinada al consumo.  En el segundo trimestre de 2010 se produjo un ligero repunte del consumo de los hogares, tras un año en el que la tasa llegó a superar el 4% (tercer trimestre de 2009), a consecuencia fundamentalmente del anticipo de compras motivado por la subida del IVA en el mes de julio.

Por el lado de la renta de los hogares, por primera vez desde que se dispone de serie histórica, registró un retroceso del 0,4%, motivado sobre todo por la caída de las rentas primarias (tanto la retribución de asalariados, -2%, como el excedente de explotación de empresarios, -3%), que no se vio compensada por la contribución positiva de las prestaciones sociales, que aumentaron un 8%.

A pesar del descenso de la tasa de ahorro de los hogares españoles, ésta todavía se sitúa por encima de la media europea, que a cierre del segundo trimestre de 2010 era del 14% en la zona euro y del 12% en la UE-27. La crisis económica, que ha afectado de forma más intensa a nuestro país que a nuestros socios europeos, ha propiciado que la tasa de ahorro de los hogares españoles supere la media de la zona euro desde 2009. Las peores perspectivas de evolución de la economía española y la elevada tasa de paro de nuestro país son las principales causas que explican este diferencial.

Destino del ahorro de los hogares españoles

El ahorro generado (renta no consumida) puede destinarse a distintos fines: inversión (en el caso de los hogares se trata principalmente de la vivienda), amortización de deuda (en el proceso de desapalancamiento iniciado con la crisis por el elevado nivel de endeudamiento alcanzado durante la fase expansiva del ciclo económico) o contratación de productos financieros (depósitos, fondos, seguros, valores,...).

El ahorro de los hogares españoles ha sido suficiente para cubrir su inversión, por lo que el excedente ha servido para financiar al resto de la economía, principalmente la administración pública. El aumento de gastos que para el sector público ha traído consigo la crisis económica (prestaciones por desempleo, programas fiscales y de estímulo de la economía,...), junto con la caída de los ingresos (menor recaudación vía impuestos: IVA, Sociedades, IRPF,...), ha propiciado que este sector institucional haya necesitado financiación desde mediados de 2008.

A pesar de lo anterior, el aumento del ahorro de los hogares ha permitido que el conjunto de la economía haya reducido a la mitad su necesidad de financiación, hasta los 50.000 M € (aproximadamente, el 5% del PIB), frente a los 110.000 M € que se alcanzó en 2008.

Aragón, una región tradicionalmente ahorradora

Aragón se ha caracterizado tradicionalmente por ser una de las Comunidades Autónomas más ahorradoras. Así lo demuestran los últimos datos proporcionados por Funcas, en que el ahorro familiar en nuestra región fue de 2.685 € por habitante, un 4% por encima de la media española.

Los hogares aragoneses se caracterizan por ser más ahorradores que el conjunto de los españoles al tener un perfil más conservador en el ámbito financiero. Desde que comenzara la actual crisis económica en el verano de 2007, periodo en el que la tasa de ahorro de los hogares alcanzó su mínimo histórico, los depósitos han crecido en Aragón un 25%, el doble que la media española (12%). Ese aumento sólo ha sido superado por otras tres comunidades: País Vasco (31%), Cantabria (28%) y La Rioja (28%).

Esta tendencia se ha mantenido en el segundo trimestre de 2010 (último dato publicado), en que Aragón ha sido la quinta Comunidad Autónoma donde más han crecido los depósitos: un 4% interanual, detrás de Cataluña (5%), Galicia (5%), Cantabria (9%) y La Rioja (5%).

La mayor propensión al ahorro y la preferencia por productos financieros más conservadores explican que nuestra Comunidad se encuentre entre aquellas donde más han crecido los depósitos en los tres últimos años.

La crisis y el cambio en los hábitos financieros de las familias

La crisis económica ha motivado un profundo cambio en los hábitos financieros de las familias. Ante la situación de incertidumbre sobre la evolución de la economía y el deterioro del mercado de trabajo, los hogares decidieron no sólo destinar más parte de su renta al ahorro, sino cambiar los productos en los que invertir su dinero.

Los depósitos, el producto financiero más conservador, han pasado de representar el 33% de los activos financieros de las familias en 2007 al 44% a mediados de 2010, en detrimento de las acciones y fondos de inversión, mientras que los seguros han registrado un ligero aumento de su peso, del 13% al 15%. La mala evolución de los mercados financieros y la retirada hacia otros productos más conservadores son las principales razones por las que el peso de acciones y participaciones se haya visto reducido del 44% al 28%.

Precisamente este último hecho ha sido el que ha motivado principalmente el descenso de la riqueza financiera de las familias en los tres últimos años, que ha pasado de representar el 94% del PIB en 2007 al 71% actual.

Previsiones de evolución

Las previsiones apuntan a una estabilización de la tasa de ahorro de los hogares en los próximos trimestres, debido a que el consumo, una vez pasado el efecto de anticipo de compras por la subida del IVA, seguirá débil en lo que queda de 2010 y 2011, debido al bajo crecimiento económico esperado para el año que viene (en torno al 0,7%) y que no permitirá crear empleo hasta al menos finales de dicho año.

Además, la riqueza inmobiliaria de los hogares, que durante la fase de crecimiento económico sirvió de apoyo al consumo, seguirá viéndose mermada por la desfavorable evolución del precio de la vivienda, que aunque hasta ahora ha caído en torno a un 13% desde el máximo, seguirá registrando descensos ante el stock todavía existente y la debilidad de la demanda.

De esta forma, hasta que la economía no comience a crecer con cierta fuerza y se vaya consolidando la creación de empleo, el consumo de los hogares no repuntará, por lo que la tasa de ahorro se mantendrá en niveles semejantes a los actuales.

Etiquetas