Despliega el menú
Economía
Suscríbete

INMIGRACIÓN

Bruselas da luz verde a España para limitar la entrada de rumanos hasta finales de 2012

Advierte de que permanecerá «vigilante» para asegurarse de que no es una medida «desproporcionada».

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, este martes
Barroso exige a la oposición griega que apoye el rescate
AFP PHOTO

La Comisión Europea ha dado este jueves luz verde al Gobierno para seguir adelante con la decisión de reintroducir la exigencia de permiso de trabajo a los ciudadanos rumanos que quieran ir a vivir a España, un requisito que les levantó en 2009. La autorización se basa en las «graves alteraciones del mercado laboral español» y pone condiciones y fecha límite --hasta el 31 de diciembre de 2012--, confirmaron fuentes comunitarias.

Bruselas ha advertido de que permitirá a las autoridades españolas adoptar esta medida pero que permanecerá «vigilante» para asegurarse de que no se trata de una medida «desproporcionada». España tendrá que informar periódicamente del progreso e impacto de la medida y el Ejecutivo comunitario podría retirar la autorización que considera que no está aliviando la presión en el mercado laboral español o que se trata de una iniciativa abusiva.

El Ejecutivo comunitario también deja claro en su autorización que ningún otro derecho comunitario que asiste a los ciudadanos rumanos puede verse afectado por la restricción. Tampoco podrá aplicarse la medida a los rumanos que ya se encuentran en España trabajando, asalariados o por cuenta propia, que estén inscritos en la oficina de desempleo, ni a sus familiares.

Dificultades en el mercado laboral

El Gobierno notificó al Ejecutivo comunitario el pasado 28 de julio su intención de reintroducir los permisos de trabajo para los ciudadanos de este Estado miembro y basó su decisión en las dificultades del mercado laboral español. Bruselas advirtió en un principio de que no se podían reintroducir restricciones a un país de la Unión Europea al que se le habían retirado anteriormente, pero admitió que existen salvaguardas para especificidades muy concretas.

El Ejecutivo comunitario ha atendido la solicitud de España porque entiende que «el aumento continuado de residentes rumanos en España y su alto nivel de desempleo ha tenido un impacto en la capacidad de España para absorber nuevos flujos de trabajadores». «La caída sin precedentes del PIB español, que bajó un 3,9% entre 2008 y 2010, se ha traducido en la mayor tasa de paro de toda la Unión Europea» (un 21% en España frente al 9,1% en la UE el pasado junio, según Eurostat), explica la Comisión en un comunicado.

Según los datos que maneja el Ejecutivo comunitario, la población rumana en España aumentó de 388.000 residentes a 823.000 entre 2006 y 2010, y se trata de un colectivo «fuertemente afectado por el desempleo», con una tasa de paro del 30%. En total, 191.400 trabajadores rumanos en España quedaron en desempleo en el primer trimestre de 2011.

En su decisión, Bruselas ha valorado que España fue uno de los primeros países de la Unión Europea en abrir su mercado laboral a los rumanos. Tras la adhesión de este país y de Bulgaria al club comunitario en 2007, los Estados miembros acordaron una moratoria para aplazar hasta diciembre de 2013 su derecho a desplazarse y trabajar libremente por la UE. España decidió levantar esta restricción en 2009 para favorecer la llegada de mano de obra procedente de estos dos países, en un momento de gran demanda en España.

Por eso, restringir el movimiento de los trabajadores constituye una «derogación» de un derecho que ya les asiste y Bruselas ha decidido autorizarlo en un caso «excepcional» y «sólo de manera temporal», según advierten fuentes comunitarias. Así quieren evitar crear un precedente y que otros países comunitarios sigan el ejemplo español.

La Comisión Europea, además, «vigilará estrechamente» la situación del mercado laboral en España para supervisar el impacto de la medida y se reserva la posibilidad de modificar su decisión o revocarla «en cualquier momento», si lo cree conveniente. El Consejo podría bloquear el permiso a España si algún Estado miembro presenta reservas, algo que no ha sucedido hasta el momento.

España, abierta a trabajadores extranjeros

El comisario europeo de Empleo, László Andor, ha recalcado a través de un comunicado que esta decisión se ha tomado por «una situación realmente específica en España» y ha expresado que, como principio, no está de acuerdo con que «restringir la libertad de movimiento de los trabajadores europeos sea una respuesta al alto desempleo». Andor ha pedido que las medidas contra el paro «se centren en crear nuevos empleos».

El responsable de Empleo en el Ejecutivo comunitario también ha celebrado que «desde el principio, España haya tenido siempre una política muy abierta hacia los trabajadores de otros países», y dice «entender» que la «dramática situación del empleo y el contexto financiero tan complejo» que se vive en España son «pruebas» que apoyan la petición del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Además, destaca que pese a la reintroducción del permiso de trabajo para los residentes rumanos, España «sigue siendo más abierta a los trabajadores de nuevos Estados miembros que algunos otros» países de la UE. «Esperamos que este paso se limite tanto en el tiempo como sea posible», concluye.

Etiquetas