Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ENTIDADES FINANCIERAS

Bruselas exigirá que las cajas se reestructuren

La CE recuerda que cualquier inyección de dinero realizada en estas entidades de ahorro deberá respetar las normas. La reforma del sistema financiero pasa factura a la cotización de los bancos.

Bruselas exigirá que las cajas se reestructuren
Bruselas exigirá que las cajas se reestructuren
RAQUEL MANZANARES/EFE

Cualquier inyección de capital público en las cajas de ahorros españolas deberá cumplir las normas de ayudas de Estado europeas, que incluyen la aprobación por parte de Bruselas de un plan de reestructuración de la entidad afectada, según recordó ayer una portavoz de la Comisión Europea. «Si hay recapitalizaciones, deberán ser compatibles con las reglas que tenemos en vigor», lo que implica que «los beneficiarios (de las ayudas) tendrán que presentar un plan de reestructuración que asegure su viabilidad», dijo Amelia Torres, portavoz del comisario de Competencia, el español Joaquín Almunia.

En diciembre pasado, la Comisión Europea prolongó hasta 2012 el marco legal adoptado durante la crisis financiera para permitir las ayudas de estado al sector financiero, pero endureció su acceso para facilitar una retirada gradual de los apoyos públicos.

Entre los nuevos requisitos, se incluye la obligación de enviar a Bruselas un plan de viabilidad, al que hasta entonces solo estaban obligados los bancos 'de riesgo', es decir, los que hubieran recibido un apoyo equivalente al 2% de sus activos ponderados por riesgo.

Preguntada por la reforma anunciada el lunes por el Gobierno, la portavoz la calificó de «positiva» porque servirá para «reforzar» a las cajas, de manera que puedan regresar a una situación financiera «más apta», que les permita desempeñar «su papel tradicional» de financiar a la economía real, al mismo tiempo que «reforzará la confianza en el sector financiero español».

Entre tanto, las nuevas exigencias anunciadas por el Gobierno, que pueden conducir a la nacionalización parcial el próximo otoño de las cajas de ahorro más débiles, fueron recibidas con cautela por estas entidades, y con fuertes recelos por los inversores en renta variable.

El desplome de la cotización de los bancos provocó que el índice Ibex 35 de los principales valores de la Bolsa de Madrid cediera el 1,4%. Tampoco ayudó la publicación de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que ratifica la debilidad del crecimiento de España este año.

Los expertos atribuyen el castigo sufrido por los valores bancarios -el Santander retrocedió el 3,13%, un 2,92% lo hizo el BBVA, mientras Bankinter cedió el 5,16% y el Popular se dejó el 1,93%- a las incertidumbres del plan de recapitalización del sector financiero español. Unos consideran que la reforma es positiva, pero se ha perdido demasiado tiempo, y otros creen que los requerimientos de solvencia no afrontan el problema de los 'activos dañados' -principalmente inmobiliarios- que siguen pesando sobre los balances de muchas cajas de ahorros.

Incertidumbres

A una mayoría de analistas le parece insuficiente la estimación adelantada por las autoridades económicas españolas, que cifran en un máximo de 20.000 millones de euros las necesidades de recapitalización. Hay expertos que advierten de las dificultades que van a encontrar para captar recursos privados unas instituciones en plena fase de reconversión y otros que aconsejan esperar, porque los planes son adecuados y tendrán éxito a medio plazo.

La vicepresidenta segunda, Elena Salgado, precisó que será el Banco de España quien, una vez conocidos los datos del cierre de 2010 de bancos y cajas -la fecha límite para su presentación es el 28 de febrero-, evalúe la relación entre el capital básico y los activos ponderados por riesgo de cada entidad. Ocurre, además, que las exigencias de Basilea III para 2013, que España aplicará en 2011, son más exigentes a la hora de considerar lo que es capital, de manera que el 8% exigido a los bancos y el porcentaje superior que se planteará a las cajas que se financian en los mercados en más de un 20% no será exactamente comparable con los coeficientes publicados hasta ahora.

Etiquetas