Economía
Suscríbete

CRISIS ECONÓMICA

Barack Obama: "El mayor problema son España e Italia"

Salgado asegura que el presidente de los Estados Unidos tan solo "quería decir que hay que evitar el contagio", mientras que Zapatero evita comentar estas palabras.

Barack Obama dando un discurso sobre la ley de transporte terrestre.
Obama hace coincidir la presentación de su plan económico con el debate republicano

Barack Obama cree que España es el problema. Y no solo España, sino también Italia, por la crisis de deuda que padecen ambas naciones. En opinión del presidente de los Estados Unidos, el "mayor problema" ocurrirá si los mercados de capital continúan huyendo de "grandes países" como las naciones española e italiana. Pero para Elena Salgado, Obama tan solo "quería decir que hay que evitar el contagio". Por su parte, Felipe González había advertido el lunes de que "Europa está al borde del abismo", mientras que el PP ha replicado que España es un "gran país" que necesita "estar bien liderado". El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a su vez, ha evitado comentar las palabras de Obama.

"El gran problema" es la crisis de deuda soberana que padecen países como España e Italia. Esta es la opinión del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que ha pedido a los países con superávit de la Unión Europea que ayuden a los países con problemas de endeudamiento. De esta forma, se generaría, en su opinión un clima de confianza necesario en los mercados.

En un encuentro con medios de comunicación, Obama declaró que los dirigentes europeos deberían buscar una política económica común y la puesta en marcha de un conjunto más efectivo de políticas fiscales, que permitan afrontar los problemas de deuda soberana. Obama ha criticado que aunque existe una moneda común, el euro, "no existe un juego común de políticas económicas y eso crea dificultades".

Pero "el mayor problema" ocurrirá si los mercados de capital continúan huyendo de "grandes países" como España e Italia. La solución, en su opinión, pasaría por que los países con superávit ayuden a las naciones en crisis.

Estas declaraciones del presidente de los Estados Unidos aparecen poco después de que el lunes el ex presidente del Gobierno Felipe González advirtiera de que España se encuentra "al borde de un abismo que puede ser irreversible". En opinión de González, su diagnóstico sobre el futuro de la Unión Europea es "severo, con cierto grado de alarma y emergencia", y ha explicado, como ya indicara en algunos artículos de prensa, los países de la UE son "como unos galgos que corren detrás de la liebre mecánica". "Nadie sabe quién es", ha dicho, pero lo que no se debe hacer, en su opinión, es "satanizar" a los mercados. "Los galgos van a reventar, como ya ha hecho la opinión pública europea", ha expuesto.

El ex presidente del Gobierno respondía a unas palabras del secretario de Estado de la UE, Diego López Garrido, quien se había mostrado mucho más optimista en el mismo acto en que habló González. Ya este martes, López Garrido se ha mantenido en la misma línea, y ha calificado de "natural" que Obama mencione a España al hablar de crisis de deuda europea. Pero ha descartado que España esté "al borde del abismo". "Lo que hace falta es solidaridad", ha expuesto el secretario de Estado de la UE, que ha añadido que la Unión Europea "está reaccionado activamente".

En una línea similar se ha manifestado la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, que ha quitado importancia a las palabras del presidente de los Estados Unidos. "Lo que quería decir es que hay que evitar el contagio", ha expuesto la titular de Economía, que ha explicado que "no tiene importancia".

Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha evitado comentar las declaraciones del presidente de Estados Unidos. A su salida del Senado, donde ha comparecido en la última sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta de esta legislatura, no ha querido a pesar de las preguntas valorar la consideración de Obama sobre España e Italia.

A su vez, el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que Estados Unidos tiene una "situación financiera" que "también complica" la española y europea, por lo que ha insistido en que la clave es resolver el problema griego y "aislar" a este país impedir que contagie al resto de las economías.

De nuevo desde el Gobierno, el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha asegurado que lo que le ocurre a Obama es que "está preocupado por el riesgo de contagio de la situación de Grecia" a países como España e Italia. "Como lo estamos todos", ha explicado. Además, Sebastián cree que se han interpretado mal las palabra de Obama. Lo que el presidente de los Estados Unidos habría dicho es que "hay que evitar el contagio a los países europeos", y entre esos países en riesgo ha citado a Italia y España. Pero "en absoluto" ha dado la connotación de que España e Italia son ahora "el mayor problema".

"España es un gran país"

En cuanto al principal partido de la oposición, su portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría, ha replicado a las advertencias de Obama que España es "un gran país de gente que trabaja", y que puede superar esta crisis como ha hecho con las anteriores. Pero para eso tiene que estar "bien liderado".

La dirigente popular ha asegurado que su partido quiere que España solvente las actuales convulsiones e incertidumbres y recupera la "senda de estabilidad". Para ello, es necesario un Gobierno que de "confianza" con un "camino de reformas muy bien planteado que recupera el crecimiento y el empleo". "Imagino que lo mismo quiere Obama en Estados Unidos", ha expuesto la portavoz del PP en el Congreso.

A su vez, el candidato de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha criticado las declaraciones del presidente de los Estados Unidos. "No creo precisamente que Obama sea quien esté en mejores condiciones para dar lecciones al mundo", ha replicado a las palabras de Obama, y ha recordado que la economía norteamericana sufre de déficit muy importantes. En todo caso, España está en una situación delicada, "con respiración asistida".

Y sobre Felipe González, le ha pedido "medir sus palabras", aunque ha coincidido en que si España sale del euro se convierte en un "cero a la izquierda". "Evidentemente, España y Europa tienen que hacer los deberes", ha dicho.

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, ha reprochado a todos los líderes europeos que actúen mirando solo sus intereses nacionales y con una perspectiva "partidista y electoral". Pero ha rechazado el "alarmismo" con que ha definido la situación el expresidente del Gobierno Felipe González.

La descripción que ha hecho Erkoreka no es buena: "El crecimiento renquea y no hay un nivel de entendimiento entre los estados miembros como el que debería ser necesario para que Europa pudiera responder de manera contundente a los desafíos que se le están planteando a los mercados". En su opinión, "los problemas proceden básicamente de ahí".

Por otro lado, el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Ridao, ha afirmado que para evitar los ataques especulativos que sufre España sería necesario un gobierno económico de la Unión Europea, con una política fiscal y monetaria común, mientras que el portavoz del PNV en la Cámara Baja, Josu Erkoreka, ha reprochado a los líderes europeos que mantengan una perspectiva "partidista y electoral", aunque ha rechazado el "alarmismo" de Felipe González.

Etiquetas