Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LA NUEVA OPEL

Aumenta la presión de Magna sobre España, tras arrancar el sí a los sindicatos ingleses

UGT y CC. OO. esperan que el inversor acepte las condiciones de Figueruelas para negociar el plan de ahorro.

Imagen de archivo de la movilización de trabajadores europeos de GM en Amberes en septiembre.
Aumenta la presión de Magna sobre España, tras arrancar el sí a los sindicatos ingleses
REUTERS

"Una vez que cuentan con el acuerdo de los sindicatos ingleses, Magna incrementa la presión sobre la planta de GM en Figueruelas, la única en Europa, que aún se resiste a hablar de plan de ahorro mientras no tenga encima de la mesa un plan industrial convincente", asegura Luis Tejedor, secretario general del Metal de UGT. En la reunión de mañana en Madrid, confía en obtener una respuesta favorable por parte del nuevo inversor para entrar a negociar el plan de ahorro, que ya tienen acordado el resto de las fábricas europeas de Opel. También el secretario general de Industria de CC. OO., Salvador Salas, espera que "la reunión del martes sirva para fijar la posición de Magna y a partir de ahí, entrar a negociar dos asuntos peliaguados: los ahorros y los despidos".

 

Ambos sindicatos, que acudirán mañana a la cita con Magna, convocada por el Ministerio de Industria, junto a dos representantes del comité de empresa -su presidente y la secretaria-, recuerdan que "cualquier decisión final que se tome ha de ser refrendada por los trabajadores de Figueruelas". Eso sí, son conscientes de que "las fechas apremian a unos y a otros, a Magna porque quiere cerrar ya el acuerdo de adquisición de GM y a la sociedad fiduciaria porque en enero se acaba el dinero que ha puesto para mantener las plantas".

 

"Nunca se nos va a dar todo lo que pedimos, pero esperemos que Magna nos ofrezca unas condiciones aceptables que nos permitan avanzar", señala Salvador Salas, harto de que "la compañía lleve ya más de medio año volviéndonos locos y sin despejar las principales incógnitas para Figueruelas. Para Luis Tejedor, lo esencial es "que nos mantengan la estructura industrial con la carga de producción que nos corresponda de acuerdo a los porcentajes que marca el mercado", es decir, que GM España pueda seguir haciendo los mismos modelos que hacía ajustados a la demanda. Lo que a su juicio, no tiene sentido, porque les cuesta más dinero, es que Magna quiera llevarse el 15% de la producción del Corsa tres puertas que se hace aquí a Eisenach y que para eso tenga que trasladar la parte de Prensas correspondiente a Kaiserlautern, porque eso le supone solo en salarios un 28% más de gasto. Por eso, desde Figueruelas, se insiste una y otra vez en que el plan de la nueva Opel tiene que basarse en criterios económicos e industriales y no políticos, pese al liderazgo que tanto en negociaciones como ayudas públicas ha tenido hasta ahora Alemania en todo el proceso.

 

"Qué pasará el martes?, se preguntan en voz alta ambos representantes sindicales: "Quiero pensar que basándose solo en criterios de economía de empresa nos den la razón, se responde Luis Tejedor; mientras que Salvador Salas no se atreve a aventurar hasta donde Magna estará dispuesta a llegar para conseguir el acuerdo con los sindicatos. Incluso no descarta que al final haya que acudir a nuevas movilizaciones para forzar más la maquinaria en favor de los intereses de Figueruelas.

 

Por último, tanto Tejedor como Salas reconocen que Figueruelas no puede quedarse aislada frente al acuerdo que todas las demás plantas han alcanzado ya para empezar a hacer sacrificios por la nueva Opel. "Eso sí que supondría jugarnos el futuro y la viabilidad", advierte Luis Tejedor, de UGT. En su opinión "es evidente que GM Europa atraviesa una delicada situación financiera, que tiene excedente de personal y de volumen, pero Opel es una marca que está aguantando bien la crisis y, aunque tenga capacidad para hacer dos millones de vehículos y este año solo acabe vendiendo 1.200.000, la situación del mercado es reversible". Para Salvador Salas, de CC. OO., también resulta inviable "quedarse fuera del partido que libra la nueva Opel".

Etiquetas