Economía
Suscríbete

CAMPO

Asaja denuncia que las ayudas al ovino no están frenando la caída del sector

Los 11,6 millones anuales recibidos durante los últimos diez años no han evitado que Aragón pase de 6.740 explotaciones a 4.070.

El número de explotaciones de ovino en Aragón ha caído en diez años un 40%, pasando de las 6.740 existentes en 2000 a las 4.070 instalaciones actuales, denunció ayer la organización agraria Asaja. Además, añadió, el censo de animales en ese mismo intervalo de tiempo ejemplificó la caída con una disminución del 30%, experimentando una mengua de los 2.400.000 animales al 1.660.000 que se registra en 2010.

Asaja expresó su disconformidad con la manera en la que llegan las ayudas al sector y trazó un "futuro poco prometedor". Consideró que las administraciones públicas se jactan de invertir anualmente 11,6 millones de euros, cantidad que "no solventa las necesidades, ya que siempre hemos defendido que los subsidios deben ir directamente al trabajador". Ángel Samper, productor y miembro de Asaja Aragón, hizo mención a la laxitud con la que el Gobierno autonómico identificó sus previsiones negativas. "Ya en el año 2001 advertíamos tanto de los males como de las posibles medidas de búsqueda de soluciones en una publicación realizada por nuestro sector. Entonces nos llamaron alarmistas, pero ahora estamos mucho peor", dijo. Además, tildó las ayudas como "poco eficientes", ya que se dirigen a la mejora de la raza y la calidad, olvidando al productor.

La visión de la DGA

Por otro lado, y como contrapartida a la versión de Asaja, el Gobierno de Aragón dijo ser consciente de las necesidades palpables del sector. Fuentes de la DGA afirmaron que las ayudas al ovino han provocado que en el último recuento anual el descenso de explotaciones haya sido menos acentuado que el que se venía produciendo. Además, apuntaron, la situación del mercado -con precios constantes- y las elevadas precipitaciones del último año, aumentando el nivel de hierba y, en consecuencia, el menor gasto en alimentación para los ganaderos han generado una coyuntura más positiva para el sector.

Asaja exigió agotar todas las vías de diálogo y afirmó que el problema está enquistado en los presupuestos. Además, hizo referencia a una campaña publicitaria aprobada en 2008 por el Gobierno de Aragón destinada a incentivar el consumo de ovino y que todavía no ha sido ejecutada hasta la fecha.

Etiquetas