Despliega el menú
Economía

FINANZAS

Andalucía y Cataluña imprimen velocidad al proceso de fusión de cajas de ahorros

La reestructuración del sector financiero, que Gobierno e instituciones han presentado como inevitable, ha tomado velocidad de crucero. Al menos en Andalucía y Cataluña, donde ya hay dos proyectos definidos para crear grupo de cajas de ahorros.

La idea de la creación de grandes cajas regionales ha disparado también algunas suspicacias, y no son pocos los que recuerdan que seguir criterios estrictamente políticos en la reordenación del mapa financiero conlleva un elevado riesgo: el de elevar los problemas de morosidad, falta de liquidez y sobreoferta de sucursales que han llevado, precisamente, al Gobierno a aprobar el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria , conocido como FROB.

El penúltimo episodio en el 'baile' de cajas lo protagonizaron este martes las entidades comarcales catalanas. Los consejos de administración de las cajas Manlleu, Sabadell y Terrasa acordaron iniciar un proceso de integración orientado a «constituir una entidad más eficiente y con mayor capacidad para competir en los nuevos mercados financieros, manteniendo la especial cultura de arraigo en el territorio y los valores de proximidad, innovación y compromiso social», según comunicaron a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Circunscrito a estas tres entidades, el proyecto, que cuenta con el beneplácito del Banco de España y de la Generalitat de Catalunya, se inicia ahora con la creación de comisiones que definirán la estrategia a seguir y concluirán en septiembre su labor preparatoria.

Las tres cajas catalanas sumarían unos activos de 27.500 millones de euros, con una inversión crediticia global de 21.500 millones. Un volumen que situaría al grupo como la tercera caja catalana y la novena en España.

Idénticos movimientos se producen en Andalucía, donde Unicaja busca una alianza con la cordobesa Cajasur, tras anunciar una fusión con la Caja de Jaén. Este segundo paso de la entidad presidida por Braulio Medel, y que daría nacimiento a la sexta caja española, tiene aún que superar varios estadios.

La unión, cuya forma aún no está definida, debe ser sometida a análisis en los respectivos consejos de administración y, además, ha de pasar por el Banco de España. Es más que previsible que la eventual fusión requiera aportaciones del Fondo de Garantía de Depósitos o, incluso, del propio FROB.

Cajasur atraviesa problemas de solvencia y maneja el peor ratio de morosidad del sistema, cercano al 7% en el primer trimestre. La Junta de Andalucía apoya de forma decidida la iniciativa de la que oficialmente sólo se reconocen «contactos informales» en los que «no se ha cerrado aún ningún acuerdo de fusión».

Si la suma sale adelante, la nueva entidad -que podría presidir Medel, quien agota este verano su mandato en Unicaja- controlaría activos valorados en 53.000 millones de euros, con una cartera de créditos de casi 40.000 millones, casi la misma cantidad que de depósitos de clientes, y una red de 1.458 sucursales.

Aviso a navegantes

Caja Madrid, la cuarta entidad financiera española, dio este martes un paso adelante y se declaró dispuesta a participar en el ajuste del mapa de las cajas. «Si hubiera una buena oportunidad (de abordar una fusión) sería un error no hacerlo», afirmaron fuentes de la institución.

Eso sí, la caja madrileña resaltó que cualquier operación se debe regir siempre por criterios económicos, lo que le sirvió de base para criticar las alianzas regionales sin un soporte de lógica empresarial y de mejora clara de la eficiencia.

«Nos gustaría salir de la reordenación más fuertes y con más perspectivas de futuro, hay que estar abierto; estamos trabajando y ojo avizor», añadieron las mismas fuentes.

La caja aclaró que no le interesan las oficinas de Caja Castilla-La Mancha, intervenida por el Banco de España, y dejó entrever que sus preferencias en hipotéticas operaciones se dirigen al Mediterráneo y al norte. «Salvo en Madrid y el Castilla-La Mancha, no somos redundantes en oficinas», afirmó la entidad, que tiene en la cuenca del Ebro uno de sus principales puntos de mira.

Etiquetas