Despliega el menú
Economía

AGRICULTURA

Agricultores y ganaderos reanudan sus movilizaciones por la crisis del sector

Los profesionales agrarios y pesqueros reclaman "voz propia" en el 'nuevo' Ministerio.

Los agricultores y ganaderos han esperado justo a conocer quien se encargará de sus temas en el Gobierno durante los cuatro próximos años, tarea que volverá a desempeñar Elena Espinosa, para reanudar sus movilizaciones ante la notable crisis que atraviesan sus respectivos sectores, que el año pasado acumularon perdidas por un valor cercano a los 2.000 millones de euros. Así, este martes esta convocada una nueva concentración a las puertas del departamento, aunque esta vez no respaldada por las principales organizaciones del sector sino por varias de carácter territorial.

La Unión de Campesinos de Castilla y León, la Unió de Pagesos de Catalunya, la Unió de Llauradors de la Comunidad Valenciana, y la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja, junto a varios colectivos ganaderos de Madrid, esperan reunir a varios miles de profesionales del campo para entregar a la ministra un documento donde reclaman un plan nacional de reestructuración del citado sector. Asimismo, solicitan ayudas directas de hasta 7.500 euros por explotación, medidas de carácter fiscal, un mayor control de las importaciones de carne y leche y una campaña que fomente el consumo de los productos autóctonos.

Esta movilización coincide con el descontento que ha producido en el sector el drástico cambio de denominación en el Ministerio ordenado por el propio José Luis Rodríguez Zapatero. Agricultura, Pesca y Alimentación se han 'caído' del nombre para dejar paso a Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, denominación con una clara influencia ecológica. De hecho, y como novedad en este departamento, se crean dos secretarías de Estado (de Cambio Climático, por un lado, y de Medio Rural y Agua), pero ninguna específica de las tres áreas citada, que habrán de compartir atención con el resto, lo cual ha molestado a los profesionales del campo y el mar, e incluso a la industria alimentaria, que reclaman tener "voz propia", sobre todo en una época donde sus precios tienen un interés prioritario para los ciudadanos.

Etiquetas