Economía
Suscríbete

INCIDENTES EN LA FRONTERA

Agricultores franceses vuelcan fruta ante el consulado español en Perpiñán

La protesta es una más de las que vienen realizando los productores franceses contra el sector hortofrutícola de España.

Uno de los ataques de agricultores franceses contra camiones españoles, en julio pasado.
Agricultores franceses vuelcan fruta ante el consulado español en Perpiñán
G. HORCAJUELO/EFE

Un grupo de agricultores franceses volcó ayer «cientos de kilos de fruta» delante del consulado español en Perpiñán, cerca de la frontera con España, en señal de protesta por una competencia que consideran desleal, indicaron fuentes de la policía local.

Ese colectivo depositó principalmente melocotones, precisaron las mismas fuentes, y tras tirar la carga, que dañó parte de la puerta del consulado, se fue del lugar sin manifestarse y antes de que llegaran los agentes.

El grupo llevó a cabo una acción parecida ayer delante de dos edificios oficiales franceses, incluido el Ministerio de Agricultura, añadieron las fuentes, según las cuales se ha abierto una investigación para tratar de identificar a los responsables.

Esta acción se une a las realizadas desde finales de junio, con las que se han bloqueado camiones de frutas y hortalizas españolas y se ha volcado parte de esa producción, con la intención de denunciar que la gran distribución en Francia comercializa esos productos que llegan a precios más bajos que los producidos en el país.

Soluciones a nivel europeo

Para tratar de resolver la situación en el sector nacional sus principales representantes mantuvieron el viernes una reunión con miembros del Ministerio de Agricultura francés en la que se acordó que el próximo 7 de septiembre se presentará un plan de salida de la crisis.

Los representantes de las asociaciones francesas reclaman soluciones a nivel europeo y entre sus denuncias señalan que en los últimos cinco años el precio en concreto del melocotón y la nectarina ha perdido un 20% de valor.

A la crisis de las frutas de verano se incluye la de otros productos como el tomate, que se suman a las repercusiones sufridas por la caída a finales de mayo de los precios de los pepinos, de los que desde que saltó la llamada 'crisis del pepino', los productores estiman que han perdido entre el 20 y el 40 % de su facturación.

Por parte española se han sucedido las críticas y las amenazas para que los agricultores franceses depongan sus actitud.

La propia ministra de Agricultura, Rosa Aguilar, exigió recientemente a París que tome cartas en el asunto e impida el bloqueo de camiones y el destrozo de la fruta.

Reparto de fruta

Por otra parte, esta misma semana, payeses catalanes repartieron fruta en el paso fronterizo de La Junquera para denunciar la crisis de precios del sector hortofrutícola y los recientes ataques a los camiones españoles en el país vecino. Sobre este punto, los representantes de los agricultores catalanes consideraron que los piquetes actuaron de manera injusta ya que ellos padecen la misma crisis de precios que los productores franceses. También subrayó que el origen de la misma se encuentra en los abusos y precios bajos en origen impuestos por el oligopolio de la gran distribución en la cadena de comercialización.

Etiquetas