Economía
Suscríbete

Grifols se dispara un 10% ante un posible pacto para sacarla de Bolsa

La familia fundadora y el fondo canadiense Brookfield negocian una opa de exclusión tras un año fatídico para la empresa en el mercado.

Una pantalla muestra la evolución de la compañía Grifols, este lunes en la Bolsa de Madrid.
Una pantalla muestra la evolución de la compañía Grifols, este lunes en la Bolsa de Madrid.
VEGA ALONSO DEL VAL

Movimiento clave para el futuro de Grifols y su intento de dejar atrás el castigo bursátil y reputacional que sufre desde principios de año, cuando Gotham City acusó a la compañía de maquillar cuentas para ocultar deuda. La familia fundadora y el fondo Brookfield Capital Partners confirmaron ayer a la CNMV que estudian una opa sobre el 100% del capital para excluirla de Bolsa.

El comunicado provocó que sus acciones, suspendidas a primera hora de negociación, regresaran al parqué con subidas que llegaron a rozar el 20%, aunque al cierre de la sesión se moderaron al 10% hasta los 9,86 euros en el caso de las acciones 'clase A' que cotizan en el Ibex-35, aún por debajo de los 10 euros por acción que no se ven desde mediados de mayo en el valor.

En una reunión urgente celebrada este domingo 7 de julio, el consejo de administración de Grifols analizó la petición de la familia catalana y del fondo canadiense -viejo conocido del mercado español, sobre todo por su incursión en el sector de renovables- para acceder a información que permita acometer la auditoría previa a esa posible oferta conjunta sobre la empresa presidida por Thomas Glanzmann.

En su comunicado al supervisor, Brookfield matizó que, en este momento, "no existe ningún acuerdo o decisión sobre la potencial operación o sobre sus términos o condiciones". Pero la idea es excluir de Bolsa a la sociedad con una oferta que, atendiendo a la capitalización previa al anuncio, rondaría los 5.500 millones de euros. Una cifra bastante inferior al valor que presentaba a principios de año, cuando superaba los 15 euros por acción. Desde entonces y hasta el pasado viernes, el golpe bursátil superaba el 40%.

"La exclusión de las acciones de la compañía de cotización permitiría a Grifols consolidar su estrategia de recuperación de los resultados y desapalancamiento financiero sin estar sujetos a la volatilidad del mercado", indican los analistas de Renta 4 Banco. "Adicionalmente, el acuerdo con un socio financiero de la entidad de Brookfield entendemos restaría presión sobre las necesidades de refinanciación de la compañía", añaden.

Un año de volatilidad

Lo cierto es que Grifols ha acometido en los últimos meses un enorme esfuerzo para recuperar la confianza del mercado sin llegar a conseguirlo del todo. Hace solo unas semanas, la compañía cerró la venta definitiva de su 20% en Shangai RAAS al grupo Haier por unos 1.600 millones de euros, fondos que destinará a reducir deuda. 

Tras esta operación, clave para asegurar su futuro financiero, la firma se comprometió a reducir su ratio de apalancamiento de 6,3 veces a 4,5 veces sobre el ebitda este año. Un objetivo que el consenso considera demasiado ambicioso y poco realista, teniendo en cuenta que la deuda financiera neta superaba los 9.800 millones de euros a cierre del primer trimestre.

Con ese telón de fondo, la firma ha intentado un giro en su gestión en los últimos tiempos, con la salida de Raimon Grifols y Víctor Grifols del consejo, evidenciando el paso atrás de la familia catalana en las funciones ejecutivas de la empresa, que nombró a Nacho Abia como nuevo consejero delegado el pasado 1 de abril, mientras que Thomas Glanzman sigue presidiendo la empresa desde el pasado año.

La pasada semana también anunció hace unos días el nombramiento de Rahul Srinivasan -procedente de Bank of America- como nuevo director financiero, en sustitución de Alfredo Arroyo, que anunció su jubilación tras 17 años en la empresa. Bajo él caerá la responsabilidad de alcanzar los objetivos en términos de deuda.

Pese a todos estos movimientos, la cotizada no ha logrado recuperar el valor que mantenía antes del duro golpe que Gotham asestó a su credibilidad financiera, con muchas dudas de los inversores en torno a sus niveles de deuda y su capacidad para generar flujo de caja positivo este año. El foco del mercado también se centra en el papel de Scranton en todo el conglomerado, una de las sociedades vinculadas a la familia y que hace solo unos días acordaba la refinanciación de su deuda con Oaktree, un fondo controlado por Brookfield desde 2019, aunque opera de forma independiente.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión