Economía
Suscríbete

economía

Del 'boom' de las bicis en pandemia al ‘sobre stock’: "Hay tiendas que lo están pasando mal"

Algún establecimiento de Zaragoza se ha reconvertido solo en taller y el sector habla de que es tiempo de descuentos en los precios.

Carlos Ezquerra, dueño de Gran Vía Bikes, este miércoles en Zaragoza.
Carlos Ezquerra, dueño de Gran Vía Bikes, este miércoles en Zaragoza.
C. E.

Recuerda Fernando Murillo, propietario de Ciclos Almozara en Zaragoza, la época no tan lejana en que la gente se "volvió loca" con las bicicletas tras el fin del confinamiento por la covid. "Se vendió todo lo que había y dejaba de haber. De las tiendas desapareció todo el material que teníamos. En China, de donde salen todas las bicis, se acabó el 'stock' y el material, como en casi todo", destaca.

Mientras Carlos Ezquerra, de Gran Vía Bikes, señala que siempre se dice que tras un 'boom' en el sector se quedan en torno al 25% de usuarios. "En el otro 75% de los casos la bici estará en el trastero o la habrán dejado en la playa", observa. En esa apreciación coincide Murillo, quien indica que muchos de los que se apuntaron a pedalear en tiempos de coronavirus la tienen aparcada. "De ahí que en venta de segunda mano la cosa esté complicada", avisa.

En 2020 no pocas fueron las tiendas de bicicletas aragonesas que adquirieron mucho producto ante la fuerte demanda por hacer deporte y evitar los transportes públicos, tal y como resalta Darío Pillado, copropietario de Ciclos Aragón (especializada en bici deportiva). "Nuestros proveedores nos insistieron en que compráramos y las cosas han cambiado. Fue un auge, que salió rentable y recuperamos los meses de encierro, pero luego han venido las vacas flacas. Hay un ‘sobre stock’ importante de bicicletas. El panorama es triste, aunque nos imaginamos que esto pasará", confía.

"Fue un 'boom', que salió rentable y recuperamos los meses de encierro, pero luego han venido las vacas flacas. El panorama es triste"

Los tres coinciden en que el mercado está sobrecargado de bicicletas (tanto establecimientos como fabricantes), lo que repercute directamente en los precios. "Estamos en el tiempo de los descuentos. Ahora mismo hay bicis que están al costo. Como las fábricas y las páginas  web ofrecen descuentos (importantes), nosotros tenemos que vender al mismo precio. Internet ha venido muy bien, pero es un problema. En muchos casos las estás vendiendo al mismo importe que te costó. Necesitas recuperar esa inversión", subraya Pillado. No obstante, en el caso de su negocio la venta se va manteniendo y el taller funciona "a la perfección". "La eléctrica de montaña está tirando bien, la bici gravel funciona un poco mejor que antes (de la pandemia), la de carretera ha despuntado un poco y la de montaña está igual", detalla.

Fernando Murillo, por el contrario, se ha reconvertido solo en taller cuando vio "las orejas al lobo". Tras 30 años de andadura, en los que llegó a tener 40-50 bicis en su tienda, el pasado febrero decidió quitarse todas y darle un vuelco al negocio. "La venta de bicicleta convencional se ha parado y lo poco que se mueve es casi todo eléctrico. Todos los establecimientos tienen 'stock' y los fabricantes, también. El mercado está parado", resalta el dueño de Ciclos Almozara, que también se refiere al enorme cambio que ha supuesto internet en los hábitos de compra. "Muchas gente se anima a la compra 'online' porque siempre va a haber una página web o sitio en el que la bici esté de oferta, en liquidación... La venta a pie de calle cada día va a menos", lamenta.

"La venta de bicicleta convencional se ha parado y lo poco que se mueve es casi todo eléctrico"
Fernando Murillo, dueño de Ciclos Almozara, este miércoles en Zaragoza.
Fernando Murillo, dueño de Ciclos Almozara, este miércoles en Zaragoza.
F. M.

Por su parte, Carlos Ezquerra no se puede quejar de cómo le marchan las cosas (aún tiene más venta que otros años), pero reconoce que no todos en el sector pueden decir lo mismo. "Hay tiendas que lo están pasando mal por el 'sobre stock’ de bicis. Las compramos casi a un año vista, eso hay que pagarlo y si las tienes en el almacén es un 'stock' inmovilizado. Hay que establecimientos que necesitan venderlas para poder pagarlas; esos son los que están más en peligro. Y la mayoría de las marcas tienen producto para servir", explica el dueño de Gran Vía Bikes, que habla de un consumo "regularizado" en la Comunidad aragonesa tras el subidón de ventas tras el final de las restricciones de movimiento de 2020.

Asimismo informa de que la media de edad de su clientela está entre los 25 y 50 años y que lo que más demandan son bicis eléctricas, sobre todo de montaña. "También el usuario urbano va subiendo algo más y eso que lo limita mucho el robo de bicicletas. No se atreven a comprarse una eléctrica (cuyo coste empieza en los mil euros en adelante) para ir a trabajar porque te dicen que la tienen que dejar en la calle y, a lo mejor, cuando salgan no está. Ese es el miedo que tienen", advierte.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión