Economía
Suscríbete

ECONOMÍA

Un viaje de 90 kilómetros por una cita previa en el INSS y al llegar... "Está el caso como se entregó hace cuatro meses"

El cansancio de los usuarios que no consiguen ser atendidos en las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social lleva a algunos a trasladarse a otros municipios.

Rosa María Ruiz-Olalla y Lourdes Garrido, delante de una oficina de la Seguridad Social de Tarazona.
Lourdes Garrido y Rosa María Ruiz-Olalla, delante de la oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de Tarazona.
HA

Conseguir ser atendido de forma presencial en una oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), como en otras administraciones públicas, se ha convertido en toda una odisea para algunos usuarios. Se necesita cita previa y esta resulta a veces casi imposible de obtener debido al "atasco" que sufre el organismo, denunciado por los propios funcionarios. Cuando ni el teléfono ni internet ni la aplicación móvil dan respuesta, si se consigue cita, aunque sea en otro municipio, algunas personas prefieren desplazarse a seguir esperando. Eso han hecho Rosa María Ruiz-Olalla y Lourdes Garrido este viernes, aunque tampoco ha sido la solución.

"Nos han atendido, pero nuestro expediente está sin revisar. Está el caso como se entregó hace cuatro meses", lamenta Rosa María Ruiz-Olalla, que se trasladó con su pareja, Lourdes Garrido, de baja y pendiente de un cambio en su expediente desde finales del año pasado. Después de tratar de coger cita por todas las vías posibles se quedaron con la de Tarazona, que lograron una de las veces. Para ello han tenido que hacer los 90 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta.

"He estado levantándome todos los días a las 7.00 para coger una cita en Zaragoza y no ha habido manera. Llevo desde noviembre intentando coger una cita"

"He estado levantándome todos los días a las 7.00 para coger una cita en Zaragoza y no ha habido manera. Llevo desde noviembre intentando coger una cita", afirma Rosa María, que el mes pasado se acercó en persona al centro de atención del INSS de Doctor Cerrada, en la capital aragonesa, sin éxito. "En internet no hay ninguna cita ni para largo, no sale ni calendario. Cogiendo para la provincia ha sido cuando he conseguido que me saliera en Tarazona", detalla.

En la oficina de Tarazona "no había nadie", explica. Por no haber, ni personal, porque solo vieron un funcionario en ese momento. Al menos, han conseguido "lo que se hacía antes en una oficina", es decir, atención presencial. "Nos hemos encontrado a alguien que mira los papeles, se mete en el ordenador para buscar los datos. Ha sido muy amable", apunta y recuerda que eso era lo habitual hasta hace unos años cuando se acudía a un centro de atención del INSS. Esta sería la parte positiva, porque lo que no han logrado es resolver las dudas sobre en qué punto se encuentra el caso de Lourdes. Tenían que haberle contestado en septiembre. El funcionario les ha aconsejado que esperen la resolución.

Se quejan de que sea tan complicado conseguir ir a la oficina. "La solución no es que todos los trámites sean 'online'", critica. Piensa en las personas que no se manejan con las tecnologías o no tienen acceso a internet. En su caso, trató de consultar el expediente por internet, pero tampoco le dejaba el sistema. Además, no considera adecuado que sea el guardia de seguridad el que atienda en la puerta en las oficinas saturadas para no dejar pasar a quien no lleve cita, como ocurre en el caso de las de Zaragoza.

Cambios pendientes

Desde la dirección general de la Seguridad Social están intentando paliar estas situaciones y aprobaron recientemente una instrucción para permitir la entrada sin cita de mayores de 65 años y que no sea el personal de seguridad el que tenga que asumir funciones de un empleado, entre otras modificaciones. Sin embargo, desde los sindicatos de funcionarios se viene insistiendo en que no se pueden aplicar esas medidas porque falta personal. CSIF, CC. OO. y UGT protestaron esta semana en Zaragoza, a las puertas de la oficina de doctor Cerrada, para denunciar el "colapso" del servicio y pedir más medios humanos y técnicos. La protesta se ha venido repitiendo en otras ciudades españolas. Los sindicatos cargan contra el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, por no atender a sus reivindicaciones.

"En Tarazona hay 3 funcionarios. Daroca y Caspe tienen un solo funcionario", explican desde CSIF. Además de la primera, Calatayud suele ser otra ciudad que aparece a veces como opción para la cita previa si se amplía la búsqueda a Zaragoza provincia. En Aragón hay 18 oficinas de atención al publico. En la capital aragonesa han cerrado al público dos, la del barrio de San José y la situada en Corona de Aragón, por lo que quedan tres abiertas. En la comunidad trabajan 493 empleados en el INSS.

CSIF calcula que en Aragón se ha perdido un 10% de personal en las oficinas de la Seguridad Social y hay un centenar de vacantes sin cubrir desde hace años, mientras aumenta la carga de trabajo por la tramitación de los ERTE, jubilaciones anticipadas, el Ingreso Mínimo Vital (IMV) y otros expedientes. Esta situación hace que los sindicatos apunten que el atasco en la cita previa y los retrasos en la resolución de expedientes seguirá mientras no se dé una solución.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión