Economía
Suscríbete por 1€

consumo

Una zaragozana descubre que llevan años facturándole la luz del vecino

Vive en el barrio de Montecanal y ha dedicado meses a investigar la razón de que gastara luz incluso cuando no estaba en casa. Ella misma ha encontrado cuál es el problema.

Imagen de archivo de unos contadores de luz.
Imagen de archivo de unos contadores de luz.
HA

La factura de la luz se ha convertido en una preocupación para familias y empresas porque sigue encareciéndose desde que el precio del gas se disparara en el último año. Este incremento ha hecho que se miren más al detalle los recibos que llegan  y en el caso de una zaragozana del barrio de Montecanal, la sorpresa ha sido mayúscula al descubrir que lleva años, ella calcula que al menos 11, pagando la luz de uno de sus vecinos.

Se trata de dos viviendas unifamiliares, que ni siquiera son contiguas, en las que se instalaron mal los aparatos. El consumo de una se factura a la otra, y viceversa. Esta explicación, aparentemente sencilla, no lo ha sido porque ha tenido que dar muchas vueltas para que se lo confirmaran. Ella misma descubrió el 'cruce de contadores', tras estudiar recibos, lecturas, controlar el contador, llamar a la distribuidora y la comercializadora de luz, sin que le dieran una explicación. El fallo ha sido en su perjuicio, ya que consumía menos luz que su vecino.

"Quiero que la distribuidora arregle el lío que formó y asigne mi verdadero contador a mi casa cuanto antes. Lo principal es que deje de pagar la luz del vecino", apunta la zaragozana, que prefiere no dar su nombre. Al saber con quién le habían cruzado los contadores se dio cuenta de que el nombre y primer apellido coincidían con el del titular del recibo de su casa hasta hace unos años.

Por otro lado, reclamará a la comercializadora, que le factura los consumos, que le devuelva "lo que he pagado de más a lo largo de estos años". Ella calcula que ha abonado 7.000 kilovatios que no le correspondían, pero no sabe a cuánto dinero puede ascender, teniendo en cuenta las variaciones de precios por hora. Cree que el problema se remonta "al menos" a 2011, cuando se instalaron los actuales contadores 'inteligentes'.

Error "excepcional"

De momento, Endesa ha confirmado el error de "inversión de contadores", tras la visita de un técnico hace un par de semanas, y se ha iniciado el procedimiento para subsanarlo y revisar las facturas de parte de los años que ha estado pagando más dinero indebidamente, que todavía no se sabe con seguridad cuánto tiempo ha sido. Fuentes de Endesa distribución explican que lo que le ha ocurrido a la clienta zaragozana es algo "excepcional" ya que entre cerca del millón de clientes que tiene en Aragón pueden salir "menos de 10 casos al año". Por otro lado, al vecino que pagó de menos también se le refacturará una parte.

"Siempre he sospechado, pero con la subida de la luz me llegó una factura de 10 días de 84 euros", cuenta la zaragozana sobre cómo comenzó una verdadera investigación. "Me descargué la app de la distribuidora y vi consumos que no tenían nada que ver. Mientras estaba en otra casa que tengo en el pueblo tenía consumos", relata. Así, empezó a intentar saber "el porqué de las facturas abultadas en mis meses de vacaciones", cuenta. No se trataba de la parte fija del recibo, sino del consumo, y no eran lecturas estimadas, que pueden recoger consumos medios, sino reales.

"Descubro que mis vacaciones son las de otros, que mis horas de trabajo son las de otros, que las horas en casa con mis hijos también son las de otros"

La investigación, paso a paso

Buscando información vio que podía consultar las lecturas de su contador desde la página web de la compañía distribuidora. "Descubro que mis vacaciones son las de otros, que mis horas de trabajo son las de otros, que las horas en casa con mis hijos también son las de otros", señala, para explicar que el estudio en profundidad de los 'pasos' que marcaba el aparato le hizo darse cuenta de que reflejaban una rutina en casa, que no se correspondía con sus horarios.

Viendo que había un problema comenzó el trabajo de campo estudiando su contador. Relata que pasó "dos noches sin dormir por no saber demostrar lo que leía", saliendo a ver el aparato de medida "cada momento para descifrar en los códigos, la suma de mis kilovatios hora consumidos e intentando ver si dicho consumo concordaba con mi factura", rememora. Aunque sigue indignada con el error de la distribuidora, comenta con cierta ironía lo que se le pasaba por la cabeza cuando veía cómo avanzaban los pasos del contador mientras sus luces estaban apagadas: "Estuve a punto de dudar de la Ley de conservación de la energía, que dice que ni se crea ni se destruye".

"Las lecturas están perfectas, pero con el contador de mi vecino"

A la tercera mañana pensó que el problema podía ser más sencillo de lo que pensaba. Que no tenía que ver con su contrato, con la facturación o con complejos cálculos de kilovatios y volvió a salir para comprobar un dato que había pasado por alto, por sobreentender que sería correcto: el número de contador. El que aparecía en su factura y el del aparato de medida de su casa no eran el mismo. Un último paso fue cotejar el de su factura con los números de los vecinos cercanos para saber a quién le habían instalado su contador. "Las lecturas están perfectas, pero con el contador de mi vecino", añade la clienta, que no sale de su asombro y se muestra indignada por haber tenido que ser ella misma la que lo descubriera.

"Me ha costado aprender todo esto, que no es fácil", reconoce, mientras espera que se solucione totalmente. Se queda con el conocimiento adquirido sobre la factura de la luz estos meses de revisar papeles y hacer su propio cálculo de kilovatios pagados en exceso.  "Ahora tengo a los compañeros del trabajo preguntando cómo me he dado cuenta", confiesa. Se ha convertido, sin pretenderlo, en una experta en el complicado mercado eléctrico.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión