Economía
Suscríbete por 1€

consumo

El "roto" del tope del gas a un bar de Zaragoza: 2.650 euros más en la factura de la luz

El hostelero denuncia que tras sobrevivir a la pandemia, la medida que iba a ayudar a bajar el precio de la electricidad "lo que hace es hundirnos".

El precio de la factura de la luz se ha disparado para algunos negocios.
El precio de la factura de la luz se ha disparado para algunos negocios.
HA

El mecanismo planteado por el Gobierno central y autorizado por la Unión Europea (UE) para tratar de controlar el precio del gas y frenar la escalada del de la electricidad ha llegado con luces y sombras. Entró en vigor el pasado 15 de junio y busca conseguir un tope al precio del gas, pero se paga entre buena parte de los consumidores eléctricos, por lo que se ha convertido en un cargo más en las facturas de la luz y no pequeño. La normativa que lo aprobó fija quién paga y quién no el tope del gas. Este ha empezado a dar sustos a negocios que están recibiendo facturas de la luz que llegan a triplicar las de otros años. 

Ese ha sido el caso de un céntrico bar restaurante zaragozano que ha recibido esta semana la factura de la luz correspondiente al mes de agosto con un importe el triple que el habitual. "Siempre son 1.200 o 1.300 euros de luz al mes, pero hoy me despierto y veo 4.000", ha comentado con sorpresa el propietario, que ha preferido no dar su nombre. Asegura que es un "roto espectacular" en sus previsiones de gastos del mes.

"Esa medida que tanto nos iba a ayudar, lo que hace es hundirnos"

Se trata del segundo recibo en el que aparece el nuevo concepto de "Tope precio del gas", en el apartado de 'Cargos normativos", con 2.180 euros, mientras que en el anterior solo fueron 11 euros. "Es desproporcionado", señala, sin salir de su asombro al ver los casi 2.650 euros de sobrecoste en que se convierte sumados los impuestos de la electricidad y el IVA que se aplican en el recibo.

"Estamos intentando que nuestro negocio de hostelería sobreviva a la pandemia. Es un pequeño negocio, pero de él comen diez familias, así que como poco tenemos que luchar, aunque no esté siendo nada fácil", explica el hostelero.

Recuerda cuando el Gobierno anunció que se iba a topar el precio del gas y que eso iba a repercutir en la factura de la luz. "Lógicamente, no nos fiamos, pero ha resultado ser cierto: el tope del gas, esta vez sí, se ha notado en la factura", lamenta, para añadir, indignado, que "esa medida que tanto nos iba a ayudar, lo que hace es hundirnos". 

Subida del alquiler del 10% por el IPC

Echa cuentas y alerta de lo que complica la supervivencia de un negocio una subida de costes fijos tan repentina. "Aguantamos, luchamos, y seguimos pagando a todo el mundo. La última factura fueron más de 1.100 euros. Hay que vender más de 1.100 cafés para pagar la luz, pero seguimos luchando", detalla. 

"Qué va a suponer para una empresa mantenerte viva. Tres facturas de estas y se me come los Pilares, Navidades y me lleva a un cierre"

"Qué va a suponer para una empresa mantenerte viva. Tres facturas de estas y se me come los Pilares, Navidades y me lleva a un cierre", advierte sobre el peor de los escenarios, incluso con la perspectiva de dos épocas de mayor actividad. "En octubre, que voy a tener un consumo más elevado, no me quiero imaginar la factura", añade, en previsión de más horas de trabajo con las Fiestas del Pilar

El alquiler del local ya le ha subido un 10% al aplicar el incremento de la inflación, que entiende hay que aplicar, pero "esto no es asumible, es desproporcionado", se queja. Pone como ejemplo que el alza de la factura supone el mismo coste que contratar a un trabajador, con el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social.

"Nadie me ha dado una explicación", critica, tras dirigirse a la empresa comercializadora con la que tiene contratada la electricidad y obtener solo como respuesta que es "un nuevo impuesto". El año pasado no tuvo sobresaltos con la factura porque tenía contratada una tarifa fija, pero perdió su vigencia este año. El tope se aplica en los nuevos contratos. Además, este año ha tenido que afrontar también el pago de golpe de media docena de facturas que le envió su compañía con retraso, pese a reclamarlas él puntualmente.

Sumados el resto de impuestos que se aplican a la factura concluye que "ese tan cacareado tope al precio del gas nos cuesta la friolera de 2.649,35 euros. Y lo peor es que parece ser que lo van a seguir aplicando ¡hasta mayo de 2023! Siendo así, no creo que sobrevivamos. Hemos superado la pandemia, pero dudo mucho que podamos superar las medidas de 'ayuda' de quienes nos gobiernan", concluye su toque de atención sobre el lastre que supone para autónomos como él.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión