Economía
Suscríbete por 1€

funcas

"Hay que incentivar al empresario para que haya más puntos de recarga eléctrica"

El último número de ‘Papeles de la Economía Española’, que se ha presentado este jueves en Zaragoza, analiza los nuevos modelos de movilidad tras la pandemia.

Amado Franco, durante la presentación de la revista Papeles de Economía Española, editada por Funcas.
Amado Franco, durante la presentación de la revista Papeles de Economía Española, editada por Funcas.
José Miguel Marco

No hay duda de que una de las conductas para avanzar hacia una movilidad cada vez más sostenible es sustituir los vehículos de gasolina y diésel por aquellos que se impulsan con electricidad. Pero, "a pesar del esfuerzo realizado por las administraciones", esa transformación está siendo "bastante lenta", y prueba de ello es que apenas el 2% de las matriculaciones corresponden a coche eléctricos puros. Las razones hay que buscarlas en la escasez de puntos de recarga y en que muy pocos de ellos que son de carga rápida (apenas un 25%). Ante esta situación, los expertos plantean que hasta ahora las ayudas al coche eléctrico han tenido como destino su adquisición y en muchas ocasiones no han llegado a otorgarse todos los recursos, por lo que en estos momentos habría que pensar que "quizás es el momento de incentivar a los empresarios para que pongan más puntos de recarga".

Así se recoge en el número 171 componen el número 171 de la revista ‘Papeles de Economía Española’, editada por Funcas, en el que se abordan los nuevos patrones de movilidad surgidos tras la pandemia. Y así lo detalló este jueves la coordinadora de este número, María José Moral, durante la presentación en el Patio de la Infanta de Ibercaja del monográfico, compuesto por doce artículos firmados por especialistas y expertos del sector, un acto en el que participaron el presidente de Fundación Ibercaja, Amado Franco; el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán; el director general de Funcas, Carlos Ocaña, y el director de la revista, Eduardo Bandrés.

La publicación recoge, detalló Moral, que, como consecuencia de la situación sanitaria, todavía existe mucho recelo entre los ciudadanos a utilizar el transporte público, por lo que "aún queda camino por recorrer" para recuperar los niveles de 2019. "Hay que trabajar en ello porque si no se consiguen incrementar las cifras no llegaremos a los objetivos de la descarbonizacion", añadió, al tiempo que destacó las reflexiones de los expertos incluyen además la necesidad de regular la micromovilidad (patinetes, bicicletas...) sobre todo para determinar la seguridad del peatón. Un aspecto, recordó la coordinadora del monográfico, en el que el Ayuntamiento de Zaragoza fue pionero al prohibir la circulación de los patinetes por las aceras.

La publicación aborda también "la utilización que se hace del transporte público urbano, cómo se financia y la relación que tiene con las nuevas formas de movilidad", explicó el director de ‘Papeles de Economía Española’, que se mostró partidario de que del mismo modo que se subvenciona este tipo de movilidad "se tendría que hacer lo mismo en el medio rural y potenciarse en la España vaciada para que pudiera haber también un transporte público que permitiera la movilidad entre las cabeceras de comarcas", detalló Bandrés.

Importancia de la automoción

Destacó además que la publicación arroja una visión crítica de la política de inversión en infraestructuras de transporte en España, donde la dotación en kilómetros de carreteras, vías de alta capacidad o trenes de alta velocidad está muy por encima de la media europea y, sin embargo, el grado de utilización de las mismas está muy por debajo de su capacidad.

Fue el director general de Funcas el que habló de la importancia de la automoción y cómo este sector (con el coche eléctrico a la cabeza) condiciona el futuro, un contexto que explica la decisión de dedicar el número 171 de su revista a la movilidad y el transporte. En una intervención más puramente económica, Carlos Ocaña recordó que "estamos en un momento crítico", aunque ya se ha cumplido el segundo año de la recuperación. Una recuperación "más complicada de lo esperado" porque el funcionamiento del motor económico no ha sido tan lineal como se preveía, provocando una reactivación "a golpes", señaló. Destacó, eso sí, el mejor comportamiento de la economía aragonesa, gracias a una mayor diversificación que se ha convertido en "la mejor vacuna contra la crisis", aunque advirtió que aún queda un año para recuperar los niveles de 2019.

Ocaña recordó que no era una casualidad que dicho informe se presentara precisamente en la sede de Ibercaja, cuya Fundación impulsa su iniciativa Mobility City, en colaboración con el Gobierno de Aragón, un proyecto de ámbito internacional para situar a Zaragoza y a Aragón en la vanguardia de la nueva movilidad y en la transformación de las industrias y sectores asociados, en el que colaboran instituciones y empresas referentes de la economía española, como recordó durante su participación en el acto Amado Franco, presidente de la Fundación Ibercaja. Franco calificó el monográfico de "pertinente, dedicado a un asunto capital", porque, como aseguró, "la mejora de la movilidad es crucial para mantener y potenciar el crecimiento económico".

Cerró el acto el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, que afirmó que "debería haber una fábrica de baterías" en Aragón y apostó por "planificar la economía con perspectiva de distribución territorial".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión