Economía
Suscríbete por 1€

economía

El IPC roza el 10%: "Es un recorte de renta de los hogares, de poder de compra y frena el consumo"

Los precios siguen desbocados en marzo por la escalada de la electricidad, según el dato adelantado. Los expertos alertan del mayor impacto si se traduce en un alza de los tipos de interés y con él, de las hipotecas.  

Serie histórica de la variación anual del IPC en España, desde 1985.
Serie histórica de la variación anual del IPC en España, desde 1985.
K.U.

La subida de los precios sigue sin dar un respiro a hogares y empresas, impulsada por la escalada de la electricidad. La inflación ha rozado en marzo el temido 10%, por lo que supone de salto a un incremento de dos dígitos no visto en las últimas casi cuatro décadas. El dato adelantado del Índice de Precios al Consumo (IPC) ha situado el aumento del coste de la vida en un 9,8% de media en España, según ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE) este miércoles. Se trata de más de dos puntos por encima del incremento de febrero, en la comparación con los 12 meses anteriores, que fue del 7,6%. El Banco de España ya venía avisando esta semana de que el índice no iba a ser bueno y el gobernador, Pablo Hernández de Cos, había pedido medidas para proteger a los más vulnerables.

"Las previsiones no eran tan pesimistas", ha reconocido Eduardo Bandrés, catedrático de Economía de la Universidad de Zaragoza. Las mayores alzas de precios habrían llegado por "los combustibles, la electricidad y los alimentos no elaborados", ha explicado. Si en febrero los costes de la energía supusieron "la mitad de la subida", ahora podrían llegar a "las tres cuartas partes", ha calculado. El dato adelantado de marzo "recoge el impacto de la sobrerreacción que han tenido los mercados, sobre todo, de materias primas a la guerra de Ucrania", ha añadido el también catedrático de Economía Marcos Sanso.

Energía, tema "crítico"

Bandrés ha destacado que la energía es un tema "crítico" en el actual escenario de guerra. Con los precios subiendo a este ritmo alerta de la pérdida de poder adquisitivo. "Esto es un recorte de renta de los hogares, de poder de compra y frena el consumo, por tanto, la demanda y tiene impacto de restar crecimiento", ha explicado sobre sus efectos en el bolsillo. En las empresas se traduce en más costes, que llevan a un "freno a la inversión", ha sumado.

El INE ha destacado que esta tasa sería la más alta desde mayo de 1985, la última vez que se alcanzó el 10%, pero no la mayor de la serie histórica. A finales de los años 70, en la resaca de las crisis del petróleo se llegó al 28%. El IPC conocido esta semana es un dato adelantado que no se publica desglosado por comunidades autónomas y habrá que esperar a mitad de abril para conocer el oficial. De momento, en Aragón el nivel de febrero alcanzó el 8,5%, casi un punto por encima del repunte nacional. Bandrés cree que puede influir en esta diferencia el mayor peso de sectores como la industria agroalimentaria y la ganadería en la comunidad, unos de los que más han sufrido el aumento de costes de las materias primas.

La economía crece menos

Por provincias, Huesca experimentó un encarecimiento de precios del 9,5%, el más alto de la comunidad y el segundo de España. El catedrático cree que en este último dato influyó la campaña de nieve, ya que se registró más actividad que en la de 2021, más afectada por las restricciones y el impacto de la pandemia de covid-19. Sanso lo ha achacado a que en Aragón, "los agentes económicos son más rápidos en trasladar los costes a precios".

Con diez meses de incrementos seguidos de precios, los expertos asumen que la rebaja en las previsiones de crecimiento de este año está asegurada. Servicios de estudios como el de los bancos que fueron cajas de ahorros, Funcas, cifran el descenso en 1,4 puntos, pasando el Producto Interior Bruto (PIB) español de crecer un 5,6 a un 4,2. "Sigue siendo una buena tasa de crecimiento, pero el problema es que se está desacelerando y nos podemos encontrar que el crecimiento del PIB sea muy bajo", ha advertido Bandrés.

Ninguno de los dos profesores ve que se esté ahora ante un escenario de estanflación, es decir, caída del crecimiento y el empleo con precios desbocados. Tampoco atisban una "espiral de precios" debido a los salarios. "La posición es bastante prudente por parte de los agentes sociales", ha reconocido Sanso. En febrero, el alza media de los convenios quedó en un 2,3%, por lo que hubo pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores.

Temor a la subida de las hipotecas

En cuanto a las medidas anunciadas por el Gobierno central para tratar de contener los precios de la energía, ambos han coincidido en que la más importante es la que falta por concretar, la excepción que tiene que autorizar la Comisión Europea para que España y Portugal puedan sacar el gas del sistema de fijación de precios. "No sabemos cómo va a quedar, pero una bajada de la electricidad tendrá efecto en la inflación notable", ha señalado Sanso.

"El Euríbor ya se está recuperando y cuando pase a ser positivo las hipotecas van a encarecerse y hay mucha gente que tiene préstamos"

Aunque todo vaya según lo previsto por el Ejecutivo, se trata de una medida a medio plazo. Según los cálculos de Funcas, los efectos del plan podrían reducir un punto el IPC, que todavía quedaría "muy alto", ha afirmado Bandrés.  

Un dato menos negativo es que la llamada inflación subyacente, la que no incluye para su cálculo los alimentos no elaborados ni productos energéticos, ha aumentado cuatro décimas, hasta el 3,4%. "No está tan elevada", ha señalado Sanso, pese a que echando la vista atrás sería la más alta desde 2008.

Con la situación actual se ve más cercana un alza de los tipos de interés, que es lo que más preocupa a Sanso. "El Euríbor ya se está recuperando y cuando pase a ser positivo las hipotecas van a encarecerse y hay mucha gente que tiene préstamos", ha alertado. El interés que se aplica a los préstamos para la compra de vivienda, cuando se contrata un tipo variable, lleva en negativo desde antes de la pandemia. Si cambia de signo, supondría "una carga más" en una situación de baja capacidad adquisitiva por el incremento de precios, ha añadido. "Es más probable una subida con estos datos, pero cuándo, no se sabe", ha añadido Bandrés. En cualquier caso, ha alertado de sus efectos negativos. "Si estamos recortando previsiones de crecimiento y algunos trimestres pueden estar sin crecimiento o cercanos a cero, cuidado con tocar los tipos de interés, que puede ser peor".

"No puede ser que la evolución de los precios del gas esté marcando la política económica de Europa"

El objetivo del Banco Central Europeo (BCE) es mantener la inflación en el 2%, un nivel que no se ve desde mediados del año pasado y que desde el Banco de España no esperan hasta 2024. Funcas calcula que la media del año puede terminar en torno al 6,8%, por debajo de repuntes puntuales del 10%, pero todavía muy elevada.

"La cuestión es atajar el problema desde la raíz", ha insistido Bandrés. Ha recordado que el encarecimiento de los precios no ha surgido por una demanda "desbocada" sino que "el problema está en el mercado energético". Por ello, recalca que Europa debe tomar medidas. "No puede ser que la evolución de los precios del gas esté marcando la política económica de Europa", señala.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión