Economía
Suscríbete por 1€

ECONOMÍA

Cuidados y limpieza, entre los empleos peor pagados: "La igualdad tardará muchos años en llegar"

Los sectores con más puestos cubiertos por mujeres se encuentran también entre los más precarios.

Bernadette Achel, Medea Gracia y Carolina Parra.
Bernadette Achel, Medea Gracia y Carolina Parra.
Oliver Duch

El sesgo de género sí existe en algunos puestos de trabajo y en sectores muy feminizados. Lo dice Carolina Parra, trabajadora del sector de la limpieza, que asegura que pese a tener que conducir en ocasiones las máquinas que abrillantan suelos o limpiar cristales, no percibe el plus que sí cobran los hombres por realizar este trabajo. "En el sector de la limpieza de empresas estamos mayoritariamente mujeres, pero los pocos hombres que hay tienen mejor sueldo porque su puesto tiene otra categoría", dice.

A su juicio, "habría que revaluar los puestos para evitar esto". Que hubiera más mujeres en puestos altos de decisión y también a la cabeza de los partidos y de los sindicatos sería fundamental "para abrir camino", comenta, y subir salarios, ya que en su caso, aunque ahora esté de baja, lo que cobraba con una jornada reducida de limpieza eran 577 euros que podían llegar a algo más de 1.000 "a base de hacer horas".

"Somos 300 mujeres y habrá entre 7 o 10 hombres. Muy pocos. Cuando vemos a uno, lo asociamos directamente a que es el encargado"

Cambio de mentalidad

El cambio de mentalidad y de roles asignados a la mujer es imprescindible, según Bernardette Anchen, trabajadora del servicio de ‘Ayuda a domicilio’, que a través de empresas contratadas presta el Ayuntamiento de Zaragoza. "En la mía somos 300 mujeres y habrá entre 7 o 10 hombres. Muy pocos. Cuando vemos a uno, lo asociamos directamente a que es el encargado. Igual que ellos, como nosotras, pueden levantar a un anciano con una grúa, también nosotros deberíamos ser merecedoras de algunos pluses como el de disponibilidad, que normalmente les corresponde a ellos". Anchen, que es delegada sindical en su empresa por UGT, denuncia que pese a ser el trabajo de las cuidadoras duro e imprescindible es de los peor pagados. "No sé si es por tradición, porque siempre lo han hecho las mujeres y no se valora", indica, convencida de que la "igualdad tardará muchos años en llegar al llevar las mujeres mucho retraso".

"Yo no lo veré", reconoce Dolly Valencia, de 58 años y cuidadora de ancianos. "Siempre se ha visto al hombre por encima de la mujer en poder, estatus y salario. Lo primordial para cambiarlo es la educación. Yo siempre hubiera querido estudiar", confiesa.

"Hacen falta más mujeres peleando por igualar los derechos"

«Hay mucho machismo. A las mujeres no nos ven igual", asegura Carolina Gómez, que trabaja de limpiadora y sí cobra 30 euros más por tener la categoría de peón especialista. En su caso, se declara partidaria de la discriminación positiva y que se subvencione a las empresas que apuesten por tener a más mujeres en puestos de responsabilidad. Si no, advierte, los cambios tardarán mucho en llegar. "Hacen falta más mujeres peleando por igualar los derechos".

Medea Gracia, secretaria de Mujer, Juventud y Movimientos Sociales en UGT Aragón, pone en valor lo que se ha avanzado. "La brecha salarial, aún siendo alta, se ha reducido en los últimos años, y el salario mínimo se ha ido subiendo". Aunque admite que hay un largo camino por recorrer para que los planes de igualdad sean efectivos, cree que la reforma laboral que limita la temporalidad mejorará la situación de muchas mujeres y jóvenes. También el hecho de que las empresas promuevan que los permisos remunerados para cuidado de hijos y mayores los cojan los hombres.

Subida del salario mínimo

El 75% de la jornada a tiempo parcial en España son contratos de mujeres. "Cobran menos porque tienen menos horas de trabajo. Esa parcialidad no deseada", explica la mitad de la brecha salarial, según Unai Sordo, secretario general de CC. OO, que espera que la reforma laboral alivie esta situación, junto con mejores sistemas de atención pública a la dependencia y a los niños ya que "la brecha salarial se dispara un 11% a partir del primer año en que las mujeres tienen hijos". Asimismo, confía en que la subida del salario mínimo y el cambio en el modelo de subcontratación mejores sus condiciones.

Pepe Álvarez, secretario general de UGT, confía también en que la reforma laboral reduzca la brecha salarial. "La mayoría tiene contrato temporal y también hay que corregir esa brecha por arriba, las discriminaciones en los puestos altos", además, de seguir peleando por "atajar la sangría de la violencia de género y la involución en nuestro país contra los avances que la mujeres han protagonizado en los últimos años".

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión