Economía
Suscríbete por 1€

La patronal alerta del parón en inversiones estratégicas en Aragón por retrasos en los fondos de la Unión Europea

CEOE Aragón pide a Sánchez más celeridad en las convocatorias para no perder competitividad. Unos 350 proyectos, por 20.000 millones y 40.000 empleos, aspiran a lograr financiación en la región.

Pedro Sánchez visita Zaragoza para presentar el Plan de Recuperación de la Economía Española
Pedro Sánchez visita Zaragoza para presentar el Plan de Recuperación de la Economía Española
Guillermo Mestre

El retraso en la gestión de los fondos europeos está paralizando inversiones estratégicas en la Comunidad. Es la denuncia que formula la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) en Aragón, que exige al Gobierno de Pedro Sánchez una mayor celeridad en las convocatorias para evitar una pérdida de competitividad. En la actualidad hay 350 proyectos, 250 de iniciativa privada y un centenar en colaboración con el Gobierno aragonés, que están listos y que serían susceptibles de optar a las ayudas europeas. Si se ejecutaran todos, la inversión global superaría los 20.000 millones de euros y se generarían 40.000 empleos directos. Aunque decenas de ellos se quedarán por el camino, resulta incuestionable el salto competitivo que logrará la Comunidad, que ronda los 61.065 desempleados, cuando se agilice el reparto. Al calor de esos fondos podría llegar, incluso, la fábrica de baterías para coches eléctricos que urge el sector de la automoción.

La mejorable gestión de los fondos europeos deriva en una "falta de competitividad" en las empresas españolas frente a las francesas, italianas y portuguesas, que se benefician de la mayor ejecución que logran sus gobiernos del dinero de la UE. Pero en lugar de quedarse estancada en críticas al sistema, la patronal sugiere mejoras para que las ayudas europeas fluyan y revitalicen la economía real, la ligada a las empresas.

El director general de la CEOE Aragón, Jesús Arnau, insta, de inicio, a que se desbloquee el real decreto 36/2020, de medidas urgentes para la modernización de la Administración pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y pide que se dé prioridad en las convocatorias a las empresas.

Mil millones para las empresas

De los 19.037 millones que ha recibido España, solo se han lanzado unas 400 convocatorias por 9.300 millones, y el 46% de ellos iban destinados a organismos públicos y a administraciones. "Al sector privado apenas han llegado 1.000 millones", alerta Arnau. Cuando son las empresas, según defiende la patronal, las que tienen en su mano "dinamizar la economía" porque cada euro adjudicado se multiplica por tres al asumir el 70% del coste del proyecto.

Insiste, también, en la importancia de que se amplíe el plazo de las convocatorias para que las pequeñas y medianas empresas (pymes) y los autónomos tengan más posibilidades de acceder a ellas. En algunas se ha reducido a ocho días naturales y la ejecución se ha desplomado.

Para facilitar la gestión de los fondos, el director general de CEOE Aragón aboga por que participe el sector financiero, pues estas entidades "aportarían agilidad y darían a las ayudas una mayor capilaridad". Recomienda que se amplíe la colaboración con las comunidades autónomas.

Como los fondos tardan en llegar a la economía real, se ven ya las consecuencias. Las empresas aragonesas que tenían previstas inversiones operativas a corto plazo lanzan sus planes y no esperan a las convocatorias. El problema es para aquellas firmas de la Comunidad que tenían inversiones estratégicas de alta cuantía previstas a largo plazo, las adelantaron por los fondos europeos y aún siguen esperando. Para ellas, es "imprescindible" conocer si Europa cofinanciará el 30% del plan antes de activarlo. «Los proyectos están paralizados a la espera de saber si conseguirán ese apoyo o no», explica Arnau, que insiste en que, para que no se pierda esta "oportunidad histórica" que no se repetirá, "tan importante es hacerlo bien como ser dinámicos".

Los Pertes, estancados

La persistencia de las trabas burocráticas retrasan la activación de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (Pertes), que son claves para la modernización de la economía española, y CEOE Aragón avisa de que es imprescindible impulsarlos. Están aprobados el del vehículo eléctrico, salud de vanguardia y energías renovables e hidrógeno, que tienen importantes implicaciones con la Comunidad. Se podrían financiar a su costa fábricas de baterías. "España está perdiendo la oportunidad de dinamizarlas", lamenta Arnau.

Más verdes están los Pertes de la cadena agroalimentaria y el sector aeroespacial que, junto con el de la nueva economía de la lengua, siguen en elaboración. Agroalimentación, renovables, logística, economía circular, transformación digital, nuevos modelos asistenciales y rehabilitación son los sectores a los que corresponden los 350 proyectos aragoneses que buscan financiación.

Los empresarios y la DGA han ido de la mano en el desarrollo de los proyectos con un objetivo: "Poner Aragón en el mapa por una importante inversión pública y privada". La patronal dispone de un servicio de apoyo a las empresas a través del que ha asesorado a 600 firmas para evitar que se pierdan en una maraña burocrática difícil de desentrañar.

Atentos a la reforma laboral

La competitividad empresarial se ve lastrada por la caída del Producto Interior Bruto, el "altísimo coste de la energía" y el crecimiento "exponencial" de la inflación. Alerta, por ello, Arnau de que si en la gestión de los fondos no se es ágil, "estaremos en una desventaja aún mayor".

Será clave, a corto plazo, la inminente votación de la reforma laboral en el Congreso de los Diputados. Si no prospera, más de 10.000 millones se bloquearán. Arnau asegura que en CEOE confían en que va a imperar la "sensatez" de los partidos políticos. "Como patronal hemos cedido en algunas posturas para que todos estemos conformes. Los partidos tienen que aprobarla porque es importantísimo para los fondos europeos y para la competitividad de las empresas y del país", advierte. La reforma forma parte de los "deberes" que impuso Europa, y ha de garantizar un "equilibrio entre la flexibilidad y la seguridad".

Este 2022, el Gobierno de Sánchez proyecta invertir 26.900 millones con cargo a los fondos del Plan de Recuperación. Destacan, en el ámbito empresarial, 3.184 para política industrial, otros 2.839 para rehabilitación de viviendas, 2.184 para movilidad sostenible y 2.140 para impulsar a las pymes.

Aunque los préstamos para beneficiarse del Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia (MRR) se pueden solicitar hasta el 31 de agosto de 2023, es de esperar que el Gobierno avance en la identificación de los proyectos a impulsar, en el diseño de la estructura financiera para canalizar los fondos y en la elaboración de un calendario de inversiones hasta 2026, que son los compromisos que se ha fijado para este año. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión