Economía
Suscríbete

economía

Claves de la reforma laboral: adiós al contrato por obra y servicio y sanciones por cada trabajador en fraude de ley

La norma que se publica este jueves tiene que pasar aún por el Congreso de los Diputados.

Los nuevos ERTE podrán ser solicitados por sectores.
Los nuevos ERTE podrán ser solicitados por sectores.
Kai Försterling/EFE

Una nueva regulación se aplica en el mercado laboral, encaminada a reducir la temporalidad. El documento, que estaba previsto publicarlo este miércoles en el BOE, pero se ha retrasado un día, aún debe superar la convalidación en el  Congreso de los Diputados, pero se trata de un acuerdo en el que ha habido consenso entre las organizaciones empresariales (CEOE y Cepyme) y los sindicatos (CC. OO. y UGT), en las conversaciones con el Ministerio de Trabajo que dirige Yolanda Díaz.

"La reforma de la reforma laboral es algo consensuado entre patronal y sindicatos. Todos hemos cedido en algo y es lo fundamental en cualquier tipo de acuerdo", ha destacado Aurelio López de Hita, presidente de Cepyme Aragón. Lamenta que con lo que ha costado llegar a un acuerdo entre las tres partes, tras nueve meses de negociaciones, ahora "se esté politizando", en referencia a la amenaza de su utilización como arma política durante su tramitación parlamentaria.

Queda pendiente la "derogación" total

El objetivo de la normativa es reducir la temporalidad, una de las exigencias de la Comisión  Europea para el reparto de los fondos de reconstrucción tras la pandemia de covid-19. "El colchón de las empresas ha sido la temporalidad. Cuando vienen mal dadas se despide a los temporales. Y cuando se crea empleo es temporal", ha criticado Daniel Alastuey, secretario general de UGT-Aragón. Ha valorado de forma positiva el acuerdo alcanzado, pero ha recordado que los sindicatos siguen pidiendo la "derogación" total de la reforma anterior. "Quedan muchos aspectos, pero los actuales son los básicos", indica sobre los consensuados.

Desde CEOE Aragón, su presidente, Ricardo Mur, considera que el acuerdo "mantiene la reforma de 2012 en lo esencial" ya que sigue permitiendo la flexibilidad interna de las empresas. Por ello, cree que habrá "pocos cambios en el día a día". Donde más se notará será en la desaparición del contrato de obra y servicio y la penalización de los contratos de menor duración. 

CC. OO. ha destacado que es "la primera reforma laboral en la que se recuperan derechos". Para reducir la precariedad "se hace una nueva estructura de la contratación. Se limita mucho y se dejan muy claras las causas del nuevo contrato que se crea", ha indicado Manuel Pina, secretario general de CC. OO. Aragón. 

Estas serían las principales claves de la reforma:

1. Adiós a los contratos por obra y servicio

El Gobierno da un plazo de tres meses  a las empresas para que adapten sus contratos. Con la reforma desaparecerá el temporal por obra y servicio. Los sindicatos denuncian que ha sido uno de los modelos más utilizados para abusar de la temporalidad. Su objetivo inicial era cubrir necesidades puntuales de mano de obra, pero se iban alargando en el tiempo y los contratados acababan encadenando hasta cuatro años en el mismo puesto. Desde UGT se calcula que se elegía en el 30% de las contrataciones temporales. El más utilizado era hasta ahora el eventual por causas de la producción, que llega a la mitad de los casos.

2. Se presume que todo contrato es fijo

El cambio de modelo de contratación supone que "se presume que todo contrato es indefinido", apunta Alastuey desde UGT. "Se busca que exista estabilidad de los trabajadores en los puestos de trabajo. Solo existirá un contrato de duración determinada, que podrá celebrarse por circunstancias de la producción o por sustitución de la persona trabajadora. En el primer caso se utilizará en situaciones como la "llegada pedidos o vacaciones de personal, por ejemplo, se puede recurrir a la contratación temporal", detalla. Entiende que este punto de partida supondrá un "esfuerzo de planificación al que se van a tener que acostumbrar las empresas". 

3. Penalización para los contratos de días

En el caso de las empresas que utilicen contratos temporales inferiores a 30 días tendrán que pagar una cotización a la Seguridad Social adicional de unos 27 euros por cada contrato que den de baja. "A las empresas que utilizaban la semana de lunes a viernes o fin de semana, cada vez que den de baja a una persona tendrán que cotizar", explica Pina. Cuando más corto sea el contrato, más se penalizará la penalización del despido.

4. Vuelve la 'ultraactividad' de los convenios

Los convenios que pierdan su vigencia a partir de ahora seguirán aplicándose hasta que no se negocie otro. Esta modificación supone la vuelta de la llamada 'ultraactividad', perdida con la reforma laboral, una vía que los sindicatos denuncian que había servido para empeorar las condiciones laborales, ya que pasaban a aplicarse los convenios sectoriales, con condiciones más bajas. "Cuando empecemos a negociar los nuevos convenios, no tendremos la espada de Damocles encima", apunta Pina. Las negociaciones que están en marcha han ido ralentizándose por la falta de acuerdo sobre las subidas salariales, tras la escalada de la inflación.

5. Mejoras en los salarios de las 'contratas' 

La reforma acaba con la prioridad del convenio de empresa en material salarial en las empresas subcontratadas, que en la práctica incluía peores sueldos. "El convenio de empresa solo podrá aplicarse por la contratista si determina mejores condiciones salariales que el sectorial que resulte de aplicación", señala el Gobierno. Hasta ahora había casos en los que "estaban por debajo del convenio del sector porque el de empresa podía empeorar las condiciones", indica UGT. Ahora, en la subcontratación "se tendrá que priorizar el del sector y no el de empresa que el que utilizaba las empresas multiservicio para rebajar las condiciones laborales", añade CC. OO.

6. Red y ERTE para futuras crisis

Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) eran un mecanismo que ya existía en la normativa española cuando vino la pandemia, pero que tuvo que rediseñarse creando un tipo especial covid para sujetar el empleo. La norma mantiene los de fuerza mayor y crea el llamado "mecanismo red" para mantener algunas claves de ese modelo en futuras crisis cíclicas o sectoriales que incluyen flexibilidad interna negociada, formación y recualificación de los trabajadores y evitar los despidos. 

"Se incorpora el aspecto de la fuerza mayor por la experiencia por el covid y se fijan dos mecanismos, de ciclo económico general, como en 2008 y sectorial, que podrán solicitar que se active los sindicatos y trabajadores de un sector determinado", detalla Alastuey. Afirma que el modelo "puede salvar muchos empleos y empresas" porque en la actual situación "sin ERTE hubiera sido una destrucción de empleo brutal".  Con el cambio, Pina espera "que las empresas dejen de utilizar despidos cuando viene una crisis" y que sea "la última alternativa".

7. Multas por trabajador temporal en fraude de ley

La reforma incluye reforzar el trabajo de la inspección. "Los trabajadores saben que si denuncian esos significa perder el puesto de trabajo y de eso se han beneficiado las empresas", denuncia Alastuey. Esto viene acompañado por un endurecimiento de las infracciones en casos de abuso de la temporalidad, que pasan a ser individuales. "No es una multa global a la empresa sino individuales por cada uno de los incumplimientos, para acabar con la temporalidad injustificada", indica Pina. Las sanciones se elevan de 8.000 a 10.000 euros como máximo, por cada empleado.  "Cualquier legislación no controlada no sirve para nada", reconoce, y espera que se noten los cambios.

Alastuey añade que los incumplimientos se vienen produciendo, pero los trabajadores "saben que si denuncian eso significa perder el puesto de trabajo y de eso se han beneficiado las empresas".

"Que desaparezca la lacra del mercado laboral que es la cultura de la precariedad", desea el sindicalista. "Como todos los cambios habrá que adaptarse y asumirlos. Lo deseable sería que la contratación fuese indefinida, pero en las actuales circunstancias hay que adaptarse a las ventajas e inconvenientes del mercado laboral", añade López de Hita. Reconoce que las pymes terminan el año "con gran preocupación y problemas, supeditados a la evolución de la pandemia, que no es positiva en este momento". Los contagios se han disparado en el inicio de semana con más de 3.000 casos en la comunidad, que han rozado los 4.500 contagios este miércoles.

Para Mur, "se podría haber aprovechado para mirar hacia el futuro y ver qué necesidades tienen las empresas, no solo de tratar de deshacer la reforma anterior". Considera que con el texto "se trata de proteger más a los que están trabajando que incorporar a los que están en el paro". Recuerda que CEOE ha actuado "con responsabilidad y ha cerrado un acuerdo que favorece a la estabilidad del país", pero que el presidente de la organización a nivel nacional, Antonio Garamendi, ha advertido que si durante el trámite parlamentario se produjesen cambios, la patronal "CEOE no se sentiría obligada" con el acuerdo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión