Economía
Suscríbete

balance agrario

Asaja califica 2021 como el año de la "volatilidad y la incertidumbre"

Advierte que los altos costes de producción han ensombrecido la subida de los precios agropecuarios.

Un momento de la cosecha de cereal de invierno en una finca de Visiedo (Teruel).
Un momento de la cosecha de cereal de invierno en una finca de Visiedo (Teruel).
Red Arax

"Volatilidad e incertidumbre". Son las dos características que definen, según el balance agrario elaborado por Asaja Huesca, el año que ahora termina. Es cierto que las producciones de algunos sectores, con el cerealista a la cabeza, han visto como sus precios de venta se elevaban hasta niveles prácticamente desconocidos, pero estas ganancias se han visto frenadas, advierten desde la organización agraria, por unos elevados costes de producción provocados por los disparados precios de la energía, los fertilizantes, los carburantes, las semillas, los fitosanitarios, los piensos... de los que no se han librado ninguno de los subsectores agrícolas y ganaderos. "A esto hay que añadir la incertidumbre en las fechas de suministro de los inputs y en la disponibilidad de los mismos", destaca el balance agrario de Asaja.

Un capítulo dedica esta organización agraria a analizar los avatares de la Política Agraria Común (PAC) durante el pasado año. "En lo referente a las ayudas debemos hacer una doble valoración", señalan los responsables de Asaja en Huesca.

Lamenta la organización agraria que en el periodo transitorio 2021-2022 los agricultores y ganaderos se han encontrado «con una ligera modificación de las reglas de juego vigentes desde 2015». Modificaciones que han supuesto "reducciones importantes en los importes percibidos por algunos profesionales, especialmente los titulares de explotaciones de ganadería extensiva" y cambios en los criterios en la justificación de derechos de ayudas en pastos "un grave quebranto a las explotaciones de cebo de terneros", advierte.

En su balance agrario, la organización agraria señala que por lo que se ha ido conociendo durante este año, la PAC que llegará en 2023 vendrá marcada por un aumento de las exigencias ambientales para el agricultor profesional y un menor importe en las ayudas. Y advierte que la entrada de determinadas exigencias ambientales en el primer pilar supone la obligación de modificar drásticamente las ayudas agroambientales del segundo pilar, "con una clara afección a la ganadería extensiva".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión