Economía
Suscríbete por 1€

economía

Retrasos de un mes en las oficinas del SEPE en Zaragoza para coger cita

Los sindicatos advierten de que el anuncio del aumento de plantilla de esta semana "se queda corto". 

Oficina del Inaem y el SEPE en la calle Santander de Zaragoza.
Oficina del Inaem y el SEPE en la calle Santander de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El año termina sin haber solventado los retrasos en las oficinas de empleo para conseguir cita previa. Sigue siendo necesario reservar día y hora para ser atendido de forma presencial y la demora media en Zaragoza para conseguir fecha ronda el mes, según fuentes sindicales del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que vienen denunciando la falta de personal. Esta semana se ha anunciado que la plantilla del organismo se incrementará a nivel nacional en 950 trabajadores, que los sindicatos consideran que es "insuficiente" para compensar la pérdida de efectivos en los últimos años y la sobrecarga de trabajo que ha traído la pandemia de covid-19.

"En Aragón vamos mal porque falta gente. Hace falta personal", denuncia Pedro Serén, portavoz de UGT Aragón. Valora las plazas conseguidas esta semana en la oferta pública de empleo acordada en la mesa de negociación con la Administración, porque "hacía 30 años que no se convocaban para el SEPE", calcula, pero considera que se queda "corta".

926 plazas

La oferta de empleo público se ha publicado este miércoles, 22 de diciembre, en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La disposición adicional séptima recoge el “refuerzo del empleo público en las oficinas de prestaciones y atención a demandantes de empleo”. Se autoriza la convocatoria de 926 plazas de acceso por turno libre correspondientes al ejercicio 2021. De ellas, 192 corresponden al Cuerpo de gestión de la Administración Civil del Estado y 734 del Cuerpo general administrativo de la administración del estado.

Desde el sindicato CSIF coinciden en que "no resolverá el problema de la carencia de efectivos", que consideran "gravísima" en la red de atención al público, Han reiterado que la petición de más personal viene desde "el primer minuto de la crisis económica consecuencia de la pandemia" para afrontar las "descomunales cargas de trabajo".  A la "gravísima carencia de efectivos", recuerdan que comenzaron el año sufriendo un ataque informático que agudizó el atasco y puso de manifiesto  unos sistemas informáticos de hace 30 años  "completamente obsoletos".

"La gente se jubila o ve cómo está la situación y se marcha"

Sin refuerzos covid

En un comunicado, la organización calcula que en los últimos diez años se han perdido 3.500 puestos estructurales. A ello une que tampoco se han mantenido los 1.500 funcionarios interinos incorporados de refuerzo por la pandemia. "Un total de 5.000 efectivos que ya no están prestando servicio a millones de desempleados. A estas cifras, también debemos añadir el número de jubilaciones y otras bajas vegetativas", señalan desde CSIF. 

En este sentido, Serén reconoce que "la gente se jubila o ve cómo está la situación y se marcha", en cuanto a los traslados a otros organismos públicos.

CSIF calcula que el incremento de plazas solo supondrá alrededor de un funcionario más por oficina ya que en todo el país hay 711, a las que se unen 52 de atención telefónica y telemática, 52 direcciones provinciales y los servicios centrales. Han detectado que hay 10 oficinas sin ningún efectivo, que han tenido que ser cerradas.

Pese a que el aumento no sea suficiente para los funcionarios, los profesionales  esperan que se empiece a notar a principios de año. "A ver si se estabiliza", desea Miguel Ángel Poveda, presidente de la asociación empresarial de asesores laborales (Aeal), sobre la carga de trabajo y los retrasos. El balance de quienes tramitan los expedientes de regulación no es positivo este año, pero ha mejorado a medida que ha avanzado el año. "Tras una mitad de año caótica por el número de ERTE, el verano y el levantamiento de restricciones han ‘maquillado’ la situación", considera Poveda.

"Ahora con el problema energético añadido y el IPC desbocado las empresas contienen la respiración"

Sin embargo, augura que la situación "no apunta nada bien actualmente porque aunque no se quieran tomar medidas restrictivas por parte de los políticos la gente tenemos miedo y esto no beneficia nada a la hostelería", pone como ejemplo, sobre uno de los sectores más afectados por las consecuencias de la pandemia y que más ha tenido que echar mano de los ERTE.

Los expedientes encadenan meses de bajada, pero se han ido añadiendo nuevos riesgos para la actividad de las empresas, que podrían terminar desembocando en más expedientes. "Ahora con el problema energético añadido y el IPC desbocado las empresas contienen la respiración", confiesa el asesor, en referencia a la escalada del precio de la electricidad, que ha alcanzado los 383,47 euros, que ha ido tirando de los precios que han subido un 5,5% en noviembre.

Si continua la espiral de precios y costes "no va a haber quien lo resista", vaticina. “Las empresas se verán obligadas a subir precios, los trabajadores demandarán alzas de salarios y eso es la tormenta perfecta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión