Economía
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

Agricultura

2021 deja más producción y mejores precios en el campo, pero menos agricultores y el "gran fiasco de la PAC"

El valor de la producción final agraria supera los 4.750 millones de euros, un 7,8% más que el año anterior, según el balance de UAGA, que advierte que el sector ha pedido 200 profesionales en el último año.

Labores de recolección de cebada en una explotación agrícola oscense.
Labores de recolección de cebada en una explotación agrícola oscense.
UAGA

El año que a punto está de terminar ha sido “positivo” para el sector agrario. Pero “solo” si se pone la lupa sobre sus “grandes cifras económicas”. La producción final agraria supera los 4.750 millones de euros, gracias a los buenos resultados cosechados en los sectores agrícolas donde a pesar de la pérdida de producción en cultivos tan destacados como los leñosos, unos elevados precios de los cereales que no se conocía desde haca años han elevado la facturación a más de 1.753 millones de euros, lo que supone un incremento del 17,31% si se compara con 2020.

Mucho menos han crecido los sectores ganaderos, que suponen el 60% de la producción total agraria, pero su facturación también es mayor que un año antes, a pesar de que han tenido que soportar elevados costes de producción por el encarecimiento de los precios de los piensos. Roza los 3.000 millones de euros, un 2,91% más. Y eso a pesar de que el porcino, que representa el 42%, ha cerrado 2021 con peores precios, que se han compensado por el buen comportamiento de las cotizaciones de vacuno y ovino.

Los datos figuran en el balance agrario elaborado por UAGA y presentado este lunes por su secretario general José María Alcubierre, el secretario provincial de Zaragoza, José Antonio Miguel y el técnico de la organización, Teo Largo, que han detallado que a pesar de las adversidades climáticas, sufridas especialmente por los cultivos frutícolas que generan el mayor volumen de mano de obra, la contratación apenas se ha reducido un 0,7%, manteniendo niveles medios de 13.382 contrataciones mensuales (entre enero y octubre).

Herbáceos y leñosos

Los cultivos herbáceos son los grandes protagonistas del balance agrario de 2021. La cosecha de cereal de invierno se sitúa en cifras de una producción media, aunque es cierto que supone un descenso 7,5% respecto a la campaña de 2020, que, no hay que olvidar, fue calificada de “histórica”. Lo que ha ido en ascenso “llegando casi a niveles desconocidos” han sido los precios. Ahí están las cifras. Desde el inicio de año el trigo blando se ha incrementado en un 47%; la cebada, en un 67%; el trigo duro, en un 94%; y el maíz, en un 37%.

Los leñosos han sido los grandes perjudicados por los caprichos del clima durante 2021. En fruta y almendra se ha recolectado un 22,32% menos de media que el año anterior, y no solo por los daños causados por las heladas primaverales, sino también, ha detallado Miguel, por las intensas lluvias o los frecuentes episodios de granizo que este año han dejado huella en todo el territorio aragonés, provocando todo ello destacadas mermas en cereza, melocotón y nectarina. Eso explica que los productores de fruta, incluidos los de almendro, han ingresado este año unos 341 millones de euros, un 13,15% menos que en el anterior.

Ovino y vacuno

No ha sido este año el sector porcino el que ha salvado las cifras. Aunque el aumento de producción en este sector ha compensado el descenso de los precios, ha sido el sector ovino –que a pesar de todo no deja de perder número de cabezas y ganaderos– y el vacuno de carne el que ha mejorado los datos.

Los precios del cordero han aumentado en torno al 20%, gracias al impulso de las cotizaciones en la segunda mitad de 2021. La ternera ha recuperado sus cotizaciones “considerablemente” (un 5%) respecto a un 2020 en el que el sector se vio gravemente afectado por las restricciones impuestas por la pandemia.

Judicializar la PAC

Pero toda cara tiene su cruz. “El sector genera valor añadido y puestos de trabajo, pero esto solo son las grandes cifras”, ha matizado Alcubierre. Porque cuando se baja a pie de campo (o de granja) la realidad es muy distinta. De hecho, el sector ha perdido en el último año a 200 agricultores y ganaderos. Y no es un descenso puntual, ha advertido, sino que se lleva repitiendo, casi en las mismas cifras, durante los últimos años en los que el número de profesionales de la agricultura y la ganadería afiliados a la Seguridad Social cae a ritmos superiores al 2%.

2021 también deja otra preocupación para el sector. Es el año, han señalado los responsables de UAGA, del “gran fiasco de la PAC del ministro Planas”. Porque, en su opinión, la reforma de la Política Agraria Común era una oportunidad para garantizar una agricultura con agricultores, en la que se priorizara a las explotaciones familiares y a los profesionales del sector y con ello se contribuyera a mantener un medio rural vivo que fija la población y vertebra el territorio. “Pero tras dos años mareando la perdiz con la reforma de la PAC, el ministro finalmente nos presenta un Plan Estratégico en el que mantiene los privilegios de los llamados derechos históricos”, ha señalado Alcubierre.

El secretario general de UAGA ha recordado que la organización agraria no piensa tirar la toalla para conseguir cambiar esta propuesta, por lo que no descarta continuar con las movilizaciones, presentará alegaciones al plan, y, una vez que este este definido “estudiará su judicialización”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión