Despliega el menú
Economía
Suscríbete

empleo

Empleadas del hogar en Aragón: invisibles, pero imprescindibles

El dictamen del abogado general de la Unión Europea que ve discriminatorio que no tengan derecho al paro arroja un rayo de esperanza. 

Dolly Valencia y Karen Zelaya, empleadas el hogar, a las puertas de la sede de Comisiones Obreras en Zaragoza.
Dolly Valencia y Karen Zelaya, empleadas el hogar, a las puertas de la sede de Comisiones Obreras en Zaragoza.
Oliver Duch

El empleo doméstico y de los cuidados sigue siendo la cenicienta de un sistema económico que no le reconoce los mismos derechos que al resto de los sectores productivos. Nueve años después de que se creara un régimen especial en la Seguridad Social para dar visibilidad a un trabajo que desempeñan mayoritariamente mujeres, la equiparación con el resto de asalariados no ha llegado y siguen sin tener derecho al paro en España.

Una situación "discriminatoria", según el abogado general de la Unión Europea, Maciej Szpunar, quien -ante el recurso presentado por una empleada del hogar de Vigo- dictaminó el pasado 30 de septiembre que la legislación española, que excluye las prestaciones por desempleo a estas trabajadoras, es contraria al Derecho de la UE y constituye "una discriminación indirecta por razón de sexo y no justificada por objetivos legítimos". Es más, este letrado rechaza la alegación que se hace desde España de que dar el paro a las empleadas de hogar podría incitar al fraude dado que si esto fuera así "ocurriría los mismo en el caso de todos los trabajadores del mercado laboral poco cualificados y que perciben el salario mínimo en otros sectores, quienes, en consecuencia, tampoco deberían cobrar la prestación por desempleo". 

Por eso, considera Szpunar que no reconocerles este derecho no es lo más adecuado para garantizar la lucha contra el empleo sumergido y el fraude sino que contribuye "a reforzar la concepción tradicional de los roles, permitiendo, además, no solo explotar la posición, estructuralmente más débil, de las personas que integran este sector, sino también a infravalorar su trabajo".

Marina Prieto, vicesecretaria general de Igualdad de la Federación Estatal de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT, confía en que "este criterio se plasme ahora en una sentencia que obligue a España a desmontar aquellos elementos discriminatorios tanto en la protección social como en la relación laboral de las mujeres trabajadoras del hogar". Sería a su juicio, el paso para equipararlas en derechos y mejorar su situación que sigue siendo muy precaria pese al avance que supuso la creación del régimen especial en 2012.

"Los abuelos que cuidamos hoy están, pero mañana no, y de un día para otro te quedas sin nada. Lo justo siendo un trabajo más es que pudiéramos cobrar el paro", entiende Karen Zelaya, de Nicaragua, que llegó a España en noviembre de 2018 y que ha conseguido hace un año tener un contrato y cotizar. "Somos imprescindibles, pero al mismo tiempo invisibles para el Gobierno. Cuidamos de los mayores, es una responsabilidad muy grande, pero a estas alturas no tenemos paro. Si no lo regulan, la economía en este sector va a seguir sumergida", piensa la colombiana Dolly Valencia, que lleva desde 2008 en Zaragoza.

Nati Cirés, de la secretaria de Igualdad de CC. OO. Aragón, considera que el dictamen del abogado general de la UE puede suponer un paso hacia adelante. "Desde el sindicato llevamos años exigiendo a los distintos gobiernos la ratificación del convenio 189 de la OIT y la equiparación de los derechos de las trabajadoras del hogar al resto de trabajadores del régimen general". Nueve años después de la creación del régimen especial para este colectivo, resulta "injusto y profundamente discriminatorio dejarlas fuera de las regulaciones más básicas de derechos laborales", subraya Cirés. "En Aragón, la afiliación media o datas de alta en el régimen de empleadas del hogar es de 10.512 mujeres y 308 hombres".

"En Aragón, tenemos a 10.779 personas cotizando en este sistema frente a las 10.565 que había en septiembre de 2020. Son el eslabón más débil del mercado de trabajo y siguen sin tener derecho al paro. España supone el 25% de todo el empleo doméstico de Europa. Muchas son inmigrantes y continúan en la economía sumergida", denuncia también Pura Huerta, secretaria general de formación y empleo en UGT Aragón.

"España supone el 25% de todo el empleo doméstico de Europa"

El dato en España es de 380.102 personas afiliadas en este régimen, si bien no se sabe la cifra de las que están en negro. Muy dura fue la situación vivida por muchas durante la pandemia. "No se pudo paliar con las ayudas extraordinarias", asegura Fernando Baraza, secretario general de la federación de Construcción y Servicios de CC. OO. Aragón. "El salario mínimo tendría que haber subido más para dignificar esta actividad. Si no estuviera tan bajo en España, este colectivo no tendrían que buscarse una segunda actividad en economía sumergida", avisa.

"Cuando llegue a España en 2008 me pagaban la hora a 5 euros. Llevo trece años aquí y el aumento ha sido de 2,55. Estaba a 7, 42 y con la subida del salario mínimo, se queda en 7,55 euros", explica Valencia que trabaja en una casa quince horas semanales y en otra diez. "Ni con la suma de las dos llego a ganarme un salario base y de ahí has de pagar alquiler, comida, los estudios de mi hijo. Entiendo que el Gobierno persiga el empleo en negro, pero también que muchas empleadas del hogar recurran a él porque si no, no llegan ". En su opinión, quienes gobiernan "deberían velar po una vida más digna para las empleadas del hogar".

"Es triste que te menosprecien por hacer este trabajo", asegura Karen Zelaya, que se formó para ser abogada en Nicaragua. "Pedí asilo político y me lo denegaron, así que pedí el arraigo, pero hasta que te llegan los papeles, tienes que trabajar. El año pasado me hicieron un contrato parcial por las mañanas. Me topé con personas que me ayudaron y se movieron con la gestoría, pero para la mayoría de inmigrantes no es así y trabajan en negro", dice. Sobre si confía en que el Gobierno pueda aprobar sin tardar demasiado el derecho al paro para las empleadas del hogar, Zelaya se muestra pesimista. "Imagine cuanto tiempo lleva la mujer luchando por sus derechos y está todavía en la cuerda floja. Piensan que este trabajo del cuidado del hogar, de los mayores y de la familia es intrínseco a lo que es la mujer en sí y costará cambiar esa mentalidad".

Las empleada del hogar Warki Medina e Ivelisse Altagracia. En medio, Pura Huerta, secretaria de Formación y Empleo de UGT Aragón.
Las empleada del hogar Warki Medina e Ivelisse Altagracia. En medio, Pura Huerta, secretaria de Formación y Empleo de UGT Aragón.
Guillermo Mestre

"No creo que lo vea", responde Dolly Valencia. "Tengo 57 años y a veces al pensar en porqué no puedo, como otras personas, tener un trabajo indefinido en una empresa, me entran ganas de llorar. También si pienso en cuando llegue la edad de jubilarme porque no sé qué voy a cobrar".

Según Marina Prieto, de UGT, la precariedad en que viven estas trabajadoras condiciona también su futuro. "El 65% de las pensiones de jubilación del sistema especial de empleadas del hogar (SEEH) necesitan complementos a mínimos y "las pensiones (incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad, etc) son las más bajas de todo el sistema", lo que obliga, según esta sindicalista, a "abordar de forma urgente la modificación de la ley".

"Hacemos muchas más horas de las que estas contratada", critica otra empleada del hogar, L. R., que prefiere mantenerse en el anonimato. "Cuando llegué de Ecuador estuve dos años sin cotizar, pero después ya me dieron de alta y mi situación se normalizó, pero deberíamos tener derecho al paro como los demás", reclama.

"El problema mayor es que empleadoras o empleadores no dan de alta cuando el trabajo es por horas, pero tendrían que hacerlo"

"Si otros tienen este derecho, ¿porqué las empleadas del hogar no? Es un trabajo tan importante como el de cualquier otro, pero muy poco valorado", asegura otra trabajadora, M. T., con un contrato por 1.056 euros con las pagas prorrateadas, que ha decidido dejar este sector. "La situación no está muy bien, pero voy a tratar de colocarme en otro sitio donde pueda estar mis ocho horas".

"Lo importante es que las y los empleadores regularicen bien las base de cotización, algo que resulta mas fácil desde la puesta en marcha este año de la aplicación ‘Importass’ de la Seguridad Social", recuerda Cirés, de CC. OO. "El problema mayor es que empleadoras o empleadores no dan de alta cuando el trabajo es por horas, pero tendrían que hacerlo", a la vez que reconoce que las horas de contrato han bajado un 15% ante la subida del Salario Mínimo.

Para Pura Huerta habría que regular mejor las condiciones de estas trabajadoras tanto en el caso de los empleos por horas, que apenas les dan para alcanzar el salario mínimo, como en el de las que están internas con una disponibilidad de 24 horas y que se ven con problemas para librar.

En 2012 se creó un régimen especial en la Seguridad Social para ir equiparando las condiciones laborales de estas trabajadoras, pero a día de hoy siguen sin tener acceso a la prestación por desempleo ya que la legislación no les permite la cotización por esta contingencia. CC. OO. y UGT denuncian que pueden ser despedidas en cualquier momento sin alegar causa alguna (desistimiento). Ademas, "el salario medio bruto total del personal doméstico es un 56% inferior al salario medio bruto total de todas las ramas de actividad (2018)", según Marina Prieto y copan el porcentaje más alto de trabajo a tiempo parcial. "En el segundo trimestre de 2021, el 59’8% de las asalariadas en este sector lo eran a tiempo parcial, frente a un 14’4% del resto de la población trabajadora", afirma.

"Echo en falta que no puedas cobrar el paro cuando te quedas sin trabajo, pero algún día tiene que llegar", confiesa la dominicana Ivelisse Altagracia, ahora en el desempleo. "Llevo trece años aquí y he estado de interna y también al cuidado de los niños en otra familia. Estoy contenta con el trato recibido", asegura, si bien desea que el empleo doméstico en el futuro tenga la misma consideración social que los demás trabajos.

A Warki Medina, natural de República Dominicana, de 55 años y con 17 trabajando con personas mayores, de cuidadora y limpiadora, le preocupa si le llegará lo cotizado para tener una pensión decente en el futuro. Como a otras mujeres inmigrantes, explica, al llegar a España, hasta que consiguió el arraigo social, le tocó trabajar sin contrato. Luego ya empezó a cotizar y ahora, gracias a UGT, dice, se está sacando un carné de profesionalidad en el sector sociosanitario. "Es bueno estar dada de alta y asesorada. Por el sindicato sé que me corresponde que me paguen lo que me dijeron, que cada mes me den la nómina y respeten los festivos". Quiere creer que la "mayor presión social para que se las reconozca suponga al final tener los mismos derechos que el resto de trabajadores".

"No tiene ningún sentido que no cobren el paro"

No hay razones técnicas que justifiquen que las empleadas del hogar no puedan cobrar la prestación por desempleo. "No tiene sentido. Se pueden articular mecanismos de prestaciones especiales como en el caso de los autónomos. El argumento de la dificultad a la hora de comprobar si están trabajando o no para ser receptoras no se sostiene". Lo dice Román García, director territorial de la Inspección de Trabajo en Aragón, que pone en valor ese camino hacia la equiparación de este colectivo, que comenzó en enero de 2012 y que ha permitido darle mucha más visibilidad y facilitar a los empleadores domésticos la contratación a través de la aplicación ‘Importass’ de la Seguridad Social.

"La tendencia es hacia la plena integración", reconoce María Dolores Martín, responsable de la Tesorería de la Seguridad Social de Zaragoza, pero casi diez años después del Real Decreto que creó este Régimen Especial, las cifras de empleadas del hogar que cotizan se mantiene constante. Tal vez, añade, el dictamen del abogado general de la UE que ve "discriminatorio" que no tengan derecho al paro suponga un punto de inflexión.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión