Economía
Suscríbete por 1€

economía

Hasta seis meses para comprar un coche: la crisis de los microchips sigue menguando el 'stock' de los concesionarios

La patronal Faconauto teme que el año que tenía que haber sido de la recuperación tras la pandemia de covid termine en un nivel tan bajo como el de 2020. 

VUELTA A LA ACTIVIDAD EN LA FERIA DE MUESTRAS DE ZARAGOZA CON LA MUESTRA STOCK CAR / 27-05-2021 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
Feria Stock Car el pasado mes de mayo en Zaragoza.
Francisco Jiménez

En una crisis económica al uso lo que suelen faltar son clientes, pero en la actual provocada por la escasez de microchips, un componente decisivo para los fabricantes desde coches a electrodomésticos o móviles, lo que no hay siempre son productos que vender. Cuando se empezaba a recuperar la demanda, tras el parón provocado por la pandemia de covid-19 del año pasado, ha llegado la crisis de semiconductores, que se nota desde los fabricantes hasta los consumidores. 

En el caso de la automoción, los fabricantes de vehículos han tenido que aplicar expedientes de regulación temporal y los consumidores se empiezan a acostumbrar a que los concesionarios ya no tengan tantos vehículos en 'stock'. "Nos habían faltado clientes, pero no los coches", confiesa Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto, sobre la diferencia de esta crisis con otras.

"Revés inesperado"

Hoy en día, quien compra un vehículo puede tardar hasta seis meses en poder estrenarlo, según el modelo. "Estamos hablando de un plazo de entre cuatro y seis meses, cuando lo normal sería entre uno y tres si hay que pedirlo al fabricante o unos días si hay 'stock' en el concesionario", explica Morales. Todo ello, debido a que los concesionarios "siguen sin tener 'stock' suficiente para atender la demanda", reconoce. 

"Depende mucho de la marca y el modelo", añaden desde el sector en Aragón. "Hay determinados modelos que están disponibles en 'stock' para entrega inmediata y otros en los que habrá que realizar pedidos a fábrica. En estos últimos nos encontramos con una horquilla de plazo de entrega entre uno a seis meses en el peor de los casos", coinciden. La crisis se ha agravado justo en este último trimestre del año donde se suelen cerrar más operaciones porque con el cierre del ejercicio los concesionarios quieren vaciar sus instalaciones. Este año se pueden ver más huecos en los escaparates, pero por otros motivos.

Desde la patronal de concesionarios afirman que "muchos clientes se están mostrando cada vez más comprensivos con esta situación y están dispuestos a esperar por su vehículo". 

En la comunidad aragonesa hay 79 concesionarios, que empleaban a 3.300 personas y facturaron 832 millones de euros en 2020, según la memoria anual de Faconauto, la organización que agrupa al sector. Las ventas cayeron un 13,2% en la comunidad, cinco décimas menos que la media nacional. "Es un revés inesperado que estamos sufriendo todo el sector de la automoción, desde los fabricantes hasta los distribuidores, en el año que debería de haber sido el de la recuperación", lamentan desde un concesionario en Aragón. 

"Es un revés inesperado que estamos sufriendo todo el sector de la automoción, desde los fabricantes hasta los distribuidores, en el año que debería de haber sido el de la recuperación"

En toda España trabajan 2.042 concesionarios, que generan 153.425 empleos y facturaron casi 35.900 millones de euros el pasado ejercicio. El 71% están dedicados a la venta de vehículo nuevo. La previsión del sector para este año es vender 400.000 coches. "Eso supone repetir las cifras de 2020", apunta Morales. Por tanto, en lugar de superar los datos del año de la pandemia van a "juntar dos años malos", confiesa.

Caída de las ventas

Las matriculaciones han seguido desplomándose. En septiembre las ventas de turismos han caído un 33% en Aragón hasta las 1.380 unidades, respecto al mismo mes del año anterior. En lo que va de año se han vendido 13.588 coches, un 6% más. Se encadenan así tres meses en los que Faconauto destaca que "se han agudizado los efectos de la crisis de los microprocesadores sobre las ventas de vehículos, particularmente sobre el canal de particulares, que el mes pasado volvió a caer por encima del 20%".

De todos los factores que afectan a las matriculaciones, señala la falta de vehículos como el más grave; seguido de la incertidumbre de los consumidores ante la situación económica, que iría "a mejor", y las dudas sobre qué tecnología elegir.

Las previsiones no son nada halagüeñas porque "no hay un horizonte claro de cuándo volverá a haber coches en el mercado", reconoce la patronal. Esto añade "tensión e incertidumbre" a los concesionarios. "No se han cerrado prácticamente empresas durante la pandemia", apunta Morales, pero "los concesionarios están pensados para vender un 40% más de lo que están vendiendo y algunos no podrán aguantar". La duración de la actual situación de escasez de piezas marcará los efectos sobre el sector. Espera que las marcas sean "sensibles a nivel comercial" porque no podrán cumplir sus objetivos de venta.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión