Economía
Suscríbete por 1€

zaragoza

Luis Ferruz: "La Humanidad es una historia de ambiciones desmedidas"

El catedrático de Finanzas de la Universidad de Zaragoza se estrena en la novela de ficción e histórica con la obra 'Misterios y Magia de Aruej'.  

Luis Ferruz, catedrático de Finanzas y escritor.
Luis Ferruz, catedrático de Finanzas y escritor.
Oliver Duch

Luis Ferruz (Zaragoza, 1955) es doctor en Ciencias Empresariales y catedrático de Finanzas de la Universidad de Zaragoza. Investigador y docente, ha trabajado en la empresa privada y es autor de varios libros de su campo. Este año ha presentado la obra 'Fraude, codicia e ignorancia' junto a Juan Rivas y se estrena en la novela que define como "histórica ficción" con 'Misterios y Magia de Aruej', una fabulación sobre el valle del mismo nombre situado en la comarca de la Jacetania, con prólogo del historiador zaragozano José Luis Corral.

Ha presentado este año un libro de su especialidad, las burbujas financieras, y otro sobre brujería en el Pirineo. ¿Tienen algo en común ambos mundos? ¿Hay brujería en los mercados?

Puede ser. Hay expresiones como la 'triple hora bruja', en el tercer viernes de cada mes en los mercados financieros. La conexión está en que a veces nos hemos empeñado mucho en Economía en ir a las Matemáticas y siempre hay cosas que se escapan porque detrás de las decisiones financieras y los mercados están las personas.

¿De dónde le vienen estas vocaciones tan variadas?

Siempre me ha gustado todo. En el Instituto Goya, del que tengo muy buenos recuerdos, elegir Ciencias o Letras fue un dilema grande. Al final elegí Ciencias Sociales. El libro 'Misterios y magia de Aruej' es algo tan diferente a lo que hago que tengo a toda la gente sorprendida. Estoy un poco sorprendido yo también.

No me extraña. ¿Cómo surge la idea de hacer un viaje al valle del Aragón pero en el siglo XI?

La novela histórica me ha gustado siempre. Me impresionaba la capacidad de escritores como José Luis Corral, que he tenido la suerte de que me escriba el prólogo, de conseguir fabular y compactar historias de cosas de hace mucho tiempo. Me baso en personajes históricos y en la geografía, como la cueva de las 'Güixas', que es real, pero también echo mano de la imaginación. Utilizo muchos mitos y leyendas y les doy la vuelta.

¿Cuándo descubrió Aruej, porque el valle existe, no?

Sí, el señorío de Aruej existe, pero me he encontrado que mucha gente de la comarca de la Jacetania lo desconocía. Ahora pertenece a Villanúa, pero está despoblado. Antes estaba en buen estado, pero ahora está muy deteriorado. Yo lo descubrí a mitad de los años ochenta, a los pocos años de que nacieran mis hijas. Desde entonces hemos pasado en Villanúa casi todos los veranos. Tiene una iglesia románica del siglo XI que se ha perdido. Me planteé el reto de darle vida.

¿Se ve escribiendo una saga?

Podía ser (sonríe). Empecé escribiendo cuentos infantiles sobre el lugar para mis hijas y luego he ido compactando. Me están preparando la traducción al inglés para finales de año.

Su otra obra, ‘Fraude, codicia e ignorancia’ analiza una de sus especialidades, las burbujas financieras.

La escribí con mi compañero Juan Rivas y no tiene pretensión académica sino divulgativa. A lo largo de la historia ha habido muchas burbujas. Ya había incluso con los griegos y romanos.

¿En serio?

En el Imperio Romano, posiblemente, el incendio de Roma de Nerón tuvo cierta intencionalidad porque a raíz de eso hubo una burbuja inmobiliaria. La Humanidad es una historia de ambiciones desmedidas. Se puede ver que todas las crisis y burbujas tienen un patrón similar.

¿No aprendemos de los errores?

Da toda la impresión de que el ser humano, particularmente en temas financieros, pierde la memoria y nos dejamos llevar. Es lo que en finanzas llamamos ver solo la parte dulce de la volatilidad, no la amarga. En una burbuja, hay un momento en el que cada vez más gente se está dando cuenta de lo que pasa, y de que va a pinchar, pero como dicen en la película ‘Wall Street’ de Oliver Stone, nadie quiere parar la fiesta.

Poca fiesta tenemos ahora con la crisis por la covid.

Tener una bola de cristal vendría muy bien. Es una crisis diferente porque su origen es sanitario, pero quiero ser optimista.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión