Despliega el menú
Economía
Suscríbete

El consumo nacional y el turismo extranjero determinarán el tirón económico del final del año

El Gobierno prevé que España crezca un 6,5% en 2021 y los expertos mejoran sus expectativas por la buena marcha del empleo en verano.

Las calles de Jaca estuvieron repletas de turistas en agosto.
Las calles de Jaca estuvieron repletas de turistas en agosto.
Laura Zamboraín

En la primera mitad del año España ha experimentado un crecimiento económico muy favorable después del inmenso desplome de 2020 debido al coronavirus. Aunque el primer trimestre fuera peor de lo deseado (el PIB cayó un -0,4%) por la tercera ola de la pandemia y la gravedad de la borrasca 'Filomena' en nuestro país que paralizó gran parte del consumo, el segundo trimestre ha tirado con fuerza, provocando un rebote económico muy positivo (2,8%).

Pero ahora queda por ver cómo será la evolución en el tercer y cuatro trimestre con el objetivo de terminar el año con un crecimiento del 6,5%, según las estimaciones del Gobierno. Y todo parece favorable. El turismo en verano era la gran esperanza para el tirón económico que nos hacía falta, y aunque el internacional sigue estando rezagado, el nacional ha despuntado hasta superar incluso niveles precovid.

Por ello, desde el Consejo General de Economistas (CGE) mantienen en sus últimas previsiones la subida del 6,3% del PIB en 2021 y revisan al alza, hasta el 6%, la del próximo. Consideran que ahora que se están relajando las medidas contra el covid en países del entorno por la buena evolución de la pandemia, se espera que la campaña turística estival se prolongue por el retorno del turismo extranjero, fundamentalmente mercados tradicionales como Alemania e Inglaterra. Esto propiciará que el empleo estacional se mantenga al menos un par de meses más. Así, los economistas confían en que el turismo nacional y la remisión de la pandemia ayuden a crecer por encima del 3% en el tercer trimestre.

Desde BBVA Research han elevado en un punto porcentual las previsiones de crecimiento de todas las comunidades autónomas para 2021, aunque con diferencias entre ellas. En el centro de la Península destaca la revisión al alza en Castilla-La Mancha y Extremadura (1,5% más en ambas) y en Madrid de (1,2%), aunque su crecimiento se mantiene por debajo de la media de España. Las comunidades turísticas que se revisan más que la media son Andalucía (1,3% más), así como Cataluña y Murcia (+1,1%), apoyadas por el dinamismo del consumo y la aceleración del turismo nacional. Con todo, en 2021 el crecimiento estaría liderado por Baleares (8,3%), Canarias (6,9%), Cantabria y Galicia (6,8%).

Ahorro acumulado

Desde el gabinete de estudios aseguran que la recuperación del gasto privado y del turismo nacional, favorecidos por la relajación de las restricciones, así como el dinamismo de la inversión en maquinaria y equipo apoyarían este mayor crecimiento. De hecho, ya con miras en 2022, apuntan a que la mejora de la situación sanitaria, el ahorro embalsado por las familias, el impulso de los fondos europeos, las políticas expansivas del Banco Central Europeo (BCE) y una elevada capacidad productiva sin utilizar explicarían una recuperación de los niveles de PIB precrisis en la mayoría de las comunidades. En todo caso, la velocidad de recuperación dependerá de la evolución de la pandemia y del avance de las reformas para impulsar proyectos que favorezcan la transición ambiental y el incremento de las competencias digitales.

Ha quedado claro que el turismo nacional es el que ha tirado del sector este verano. Según los últimos datos, los destinos tradicionales del Mediterráneo como Andalucía, Comunidad Valenciana y las islas, así como Asturias y algunas comunidades de interior (Castilla-La Mancha, Aragón y Castilla y León) han liderado el crecimiento del gasto de visitantes españoles, superando en algunas zonas incluso los niveles prepandemia. Sin embargo, la falta de turismo de negocio e internacional impacta en las cifras de Madrid y Cataluña.

Pero la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) advierte de que solo con el empujón del turismo nacional no es suficiente y que habrá muchas zonas que no podrán recuperar su actividad. En septiembre los españoles han comenzado a volver a sus residencias con el fin del verano y los extranjeros no llegarán a mejorar la temporada otoñal en el mismo volumen que otros años por las restricciones y la incidencia aún del virus en España.

Los últimos datos del INE revelan que aunque la llegada de internacionales repuntó en julio hasta los 4,4 millones de visitantes, aún está un 80% por debajo de la de 2019. Su principal destino fue Baleares (allí aterrizan tres de cada diez turistas extranjeros), seguido de Cataluña y Comunidad Valenciana.

La incógnita del empleo

Pero la ficha que determinará el tirón económico que experimentará nuestro país en el segundo semestre es el empleo. Carlos Victoria Lanzón, economista investigador de EsadeEcPol asegura que el crecimiento del tercer trimestre podría incluso superar al del segundo y que España llegue a crecer en el entorno del 6,5% en el conjunto del año gracias al levantamiento de las restricciones y el avance de la vacunación.

De hecho, valora la recuperación del empleo en sectores en los que la vuelta a la normalidad dependía en gran medida de la mejora de la pandemia, como el turístico y el aéreo. El experto indica que en estos sectores el número de personas en ERTE (a finales de agosto quedaban unas 275.000, la menor cifra desde que comenzó la pandemia) está reduciéndose notablemente y en los que ya era bajo, continúa descendiendo. "Aún así habrá que ver si este crecimiento del empleo está sustentado sobre la contratación temporal o en la creación de empleo indefinido", destaca.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión