Despliega el menú
Economía
Suscríbete

automoción

Guillermo Mancholas: "Relocalizar piezas no es una solución viable a la crisis de semiconductores"

El director de Logística de la planta de Jaguar Land Rover en Eslovaquia recuerda que sin las materias primas es difícil producir chips en Europa.

Guillermo Macholas, director de Logística de la planta de Jaguar Land Rover en Eslovaquia.
Guillermo Macholas, director de Logística de la planta de Jaguar Land Rover en Eslovaquia.
Jaguar Land Rover

¿Cuánto queda del profesional que trabajaba en la planta de Opel España, entonces aún integrada en General Motors?

¡Espero que quede todo y un poco más! Han sido unos años muy intensos porque a las dificultades propias de la construcción de una nueva planta de producción con las últimas tecnologías y de toda la infraestructura logística, incluidas carreteras interiores, estación de tren y almacenes con sistemas dinámicos, se añadió la contratación y formación de un equipo, y la definición e implantación de procesos y sistemas nuevos para poder trasladar la producción desde el Reino Unido del Land Rover Discovery a finales del 2018 y lanzar a finales del 2019 el nuevo Defender… Como para volverse loco.

Se fue de Zaragoza siendo el responsable de Logística de la factoría de Figueruelas para un puesto de responsabilidad en la planta de Jaguar/Land Rover en Eslovaquia. Aquel fue un salto con riesgo, ¿cómo lo valora cuatro años y medio después?

Cualquier cambio entraña un cierto riesgo y a este se sumaba el hecho de empezar en una empresa desconocida para mi y en un país en el que no había trabajado antes, así que partes prácticamente de cero, sin red de contactos dentro ni fuera de la empresa, ni nadie que sepa de verdad cómo eres, lo que has hecho o lo que puedes hacer. A pesar de ello siempre me he sentido muy respaldado y hemos podido formar un gran equipo. Además, contaba con más de 20 años de experiencia en Opel/ GM, donde crecí trabajando en uno de los mejores equipos de profesionales del mundo. Ese bagaje te acompaña siempre y ha sido clave para afrontar situaciones de gran complejidad. La experiencia ha sido única, podría decirse que estos cuatro años y medio equivalen a otros veinte por la cantidad y variedad de retos a los que nos hemos tenido que enfrentar.

¿Es muy diferente el trabajo en logística en automoción en países de Centroeuropa en comparación con España?

Los principios de la logística no cambian y las responsabilidades son bastantes similares en cualquier país e industria. Desde la planificación de la órdenes de fabricación y la logística de aprovisionamiento, almacenamiento y suministro, hasta la distribución del producto final al cliente, siempre asegurando la respuesta más rápida, con la mayor calidad y eficiencia posible. Además, los países del Este, en concreto Eslovaquia, cuenta con una industria del automóvil muy potente dado que en una extensión geográfica como la de Aragón hay cuatro plantas de automoción, siendo el país que produce mayor número de coches por habitante. Esto hace que, al igual que en España, haya muchos profesionales con experiencia en automoción con ganas de trabajar y capacidad de aportar ideas diferentes. Operar bajo el paraguas de la Unión Europea también simplifica las cosas, así que en general no se puede decir que haya grandes diferencias entre trabajar en uno u otro país.

¿Qué le ha enseñado trabajar en Eslovaquia que no hubiese aprendido de otra manera?

Son muchas cosas las que he aprendido en estos cuatro años y medio pero es difícil saber lo que habría aprendido de haber seguido en Zaragoza, pues aquí nunca me faltaron retos. Lo que sí puedo decir es que en Jaguar Land Rover la forma de trabajo está muy enfocada a la toma de decisiones, el ritmo sobre todo al principio era frenético, con reuniones encadenadas de 30’-60’, sin tiempo que perder. Ahora la situación es más estable pero seguimos teniendo reuniones cortas, muy bien preparadas y en las que se espera que todo el mundo contribuya de manera positiva a resolver los problemas. Se escucha y respeta a todos los miembros del equipo por igual y tratamos de que todo aquel que pueda aportar algo se sienta cómodo y libre para hacerlo. La cultura del respeto está en el ADN de la empresa y eso es muy importante En el equipo hay además de eslovacos e ingleses, alemanes, franceses , turcos, polacos… y esa riqueza cultural y de experiencias profesionales distintas requiere enfocarse mucho en las personas para así poder explotar el potencial al máximo.

¿Cómo ve el futuro del sector del automóvil a corto y a medio plazo, con el reto y la presión de que el coche eléctrico sea popular cuanto antes?

El vehículo eléctrico parece imparable aunque creo que todavía hay mucho camino por recorrer. La industria del automóvil es muy ágil y cuenta con una capacidad importante para innovar e incorporar tecnología a los procesos. Nosotros llevamos ya cuatro años fabricando vehículos eléctricos (el Jaguar I-Pace), así que contamos con algo de ventaja, pero no me cabe duda de que los que no estén preparados ya, lo estarán en breve. La pregunta es si la infraestructura lo estará, y si los gobiernos están preparados para facilitar la transición; también si habrá capacidad de suministro instalada para la demanda que se está forzando artificialmente a base de unos cambios legislativos que parecen poco planificados. No me extrañaría que viéramos en el futuro crisis de abastecimiento similares a la que estamos viviendo ahora con los semiconductores.

¿Cómo ve este problema de los semiconductores? ¿Cree que habría que hacer cambios para ser menos dependientes de fabricantes de China o Corea?

No sabemos muy bien cuándo se va a estabilizar el suministro de semiconductores. Algunos expertos dicen que durará hasta el verano del año que viene y otros creen que aún viviremos tensiones durante los próximos dos años. Lo que sí tengo claro es que relocalizar piezas no es una solución viable a la crisis de semiconductores salvo que cuentes con la materias primas porque al final acabas dependiendo de ellas. A eso se suma que las cadenas de suministro son complejas y en ellas intervienen a veces más de 5 ó 6 compañías que a menudo operan en distintos países y continentes, lo que complicaría cualquier localización. Además, yo soy un convencido de las bondades de la globalización y de la expansión de la economía de mercado a los países en vías de desarrollo como una buena forma de contribuir a mejorar sus niveles de vida siempre que se haga con condiciones dignas y se respeten las distintas culturas, así que no creo que la solución pase por tratar de relocalizar componentes.

¿Cómo ve España y Aragón desde la distancia?

La distancia en nuestro tiempo es reducida porque puedes oír la radio en directo cuando vas a trabajar, leer los periódicos o ver la televisión como si estuvieras viviendo es España. España y Aragón son magníficos sitios para vivir, y los problemas no son mayores que los de otros países. Mira los últimos cinco años que ha pasado el Reino Unido y nadie duda de que tienen un futuro brillante, o Eslovaquia, donde hemos conocido tres primeros ministros en cuatro años. Lo que tenemos que conseguir es que Espana y Aragón, además de un gran lugar para vivir, lo sean también para trabajar y que la gente joven pueda tener aquí posibilidades de crecer y poder aportar su visión.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión