Despliega el menú
Economía
Suscríbete

industria

La automoción aragonesa retoma hoy la producción con la amenaza de la crisis de suministros

La planta de Stellantis en Figueruelas y la industria auxiliar reanudan la fabricación de vehículos y piezas tras el parón estival. 

Cadena de montaje de Opel España, del grupo Stellantis, en Figueruelas.
Cadena de montaje de Opel España, del grupo Stellantis, en Figueruelas.
Guillermo Mestre

La fabricación de automóviles se reanuda hoy en Figueruelas. La planta zaragozana de Opel España, del grupo Stellantis, retoma la producción de los tres vehículos que tiene en sus cadenas de montaje después del parón anual por las vacaciones de verano y, además de sus 5.500 trabajadores, cerca de 15.000 de la industria auxiliar y de logística en Aragón volverán a estar también en activo, sabiendo que la amenaza de la crisis de suministros de chips semiconductores procedentes Asia sigue latente.

La factoría de Stellantis reanudará la producción en la línea 2, en la que se ensambla el Opel Corsa, en el turno de la mañana, mientras que la fabricación de los dos modelos SUV o ‘todocaminos’, el Opel Crossland y el Citroën C3 Aircross, se retomará en el turno de tarde en la línea 1. El tercer turno también volverá a estar en marcha desde esta noche, en su caso solo para el montaje del Corsa. Esos son los planes anunciados en julio por la dirección de la compañía, que ayer corroboró que no había cambios.

«Esperemos que la vuelta al trabajo se haga con normalidad, pero sabemos que la situación es cambiante», apuntó ayer Rubén Alonso, presidente del comité de empresa de la fábrica zaragozana, que confía en que el regreso se materialice sin demasiados contratiempos y que en este tiempo que no se ha producido –la plantilla se fue de vacaciones el 22 de julio– la compañía haya hecho acopio de los componentes que han generado problemas para que al menos durante unas semanas no haya problemas.

En eso coincidió José Juan Arcéiz, secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agricultura de UGT Aragón, quien reconoció que no espera que la falta de semiconductores se haya solucionado, pero sí que haya suministros para ensamblar vehículos al menos a corto plazo. «Lo importante es producir todo lo que se pueda mientras sea posible, por eso se anuncian los paros cuando no están esas piezas con tan poca antelación», señaló. «Por primera vez estamos ante una crisis de oferta y no de demanda, no estábamos acostumbrados a eso», dijo también tras reseñar que las ventas de automóviles no crecen porque se produce menos. «Si vas a comprar un coche te ponen en lista de espera», apuntó al respecto.

La positiva aceptación en los mercados de los tres modelos que se ensamblan en Figueruelas confirman la visión de Arcéiz. El Corsa, que tiene una versión térmica y otra eléctrica, es líder de ventas en su segmento en Alemania y el Reino Unido, según proclamó con orgullo el pasado 3 de agosto Carlos Tavares, consejero delegado de Stellantis, en la presentación de los resultados del primer semestre del grupo surgido de la integración de PSA (que incluye a Opel) y FCA (Fiat Chrysler).

Para hacer frente a los parones obligados por la falta de suministros, Opel España tiene en marcha un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para los trabajadores de producción de 50 días que tiene vigencia hasta el 31 de diciembre. Para los empleados de estructura hay otro ERTE, de 40 días. «Esperemos que no haya que utilizar todos esos días, pero eso no depende de nosotros», indicó sobre esto Rubén Alonso.

Toda la industria afectada

El problema de suministro de chips semiconductores afecta a toda la industria de la automoción. Volkswagen, Seat, Ford y Mercedes, para cuyas fábricas trabajan compañías productoras de componentes en Aragón, también están parando continuamente por este problema. Es por ello que en esas empresas también están en marcha expedientes temporales de empleo, con condiciones y de una duración muy distintas en cada caso. «Cada firma se adapta a las necesidades de los fabricantes para los que trabajan», indicó en ese sentido David Romeral, gerente del Clúster de Automoción de Aragón (CAAR), que cuenta ya con un centenar de miembros, entre ellos varias de las compañías del sector más importantes de la Comunidad. «A ver si en estas semanas los fabricantes se han hecho con más semiconductores para que al menos agosto y septiembre se produzca con cierta normalidad», apuntó también.

Benito Tesier, presidente del CAAR, ya declaró la semana pasada que mientras se prolongue la crisis de suministros «los ERTE son la palanca necesaria para adaptarse rápidamente a los cambios productivos». Fuentes del clúster recordaron ayer que, además del problema de los chips, las empresas están padeciendo los efectos del aumento de los precios de materias primas y de la electricidad.

A la caza de los 10 millones de ayudas de la DGA

 «Es un buen aliciente». Con estas palabras valoró ayer David Romeral, gerente del Clúster de Automoción de Aragón (CAAR), la publicación en el BOA el pasado viernes del paquete de 10 millones de euros en ayudas a la I+D a empresas del sector que apuesten por la movilidad sostenible.

En octubre pasado, empresas del CAAR ya comunicaron a la DGA, en el proceso de manifestación de interés vinculado a estas subvenciones iniciado por el Ejecutivo aragonés, una serie de proyectos que suman inversiones por más de 105 millones de euros que saldrían adelante con esa aportación pública de 10 millones.

Se trata, según fuentes del clúster, de iniciativas innovadoras vinculadas al desarrollo de materiales más ligeros para el coche eléctrico y nuevos procesos productivos más eficientes, entre otros.

En la nota publicada en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) el pasado viernes, el departamento de Economía, Planificación y Empleo detalló que estas ayudas permitirán subvencionar proyectos empresariales que comprendan «actuaciones encaminadas a la reducción de emisiones o descarbonización, diseño e implantación de nuevos sistemas de movilidad urbana o interurbana, mejora del coste energético, desarrollo de sistemas de recarga de vehículos eléctricos y la fabricación de los mismos».

Romeral insistió en señalar que 10 millones de euros «es una cantidad importante» que ayudará a impulsar la actividad del sector auxiliar del automóvil, tal y como ocurrió con una convocatoria anterior de 12 millones de euros.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión