Economía
Suscríbete por 1€

ECONOMIA

Las caras de la reforma de pensiones: echar cuentas para que cuadren los números

A lo largo de los últimos años han sido varios los cambios en el sistema público para que el sistema conservara el equilibrio. Quienes han conseguido evitarlos se consideran afortunados.

Testimonios sobre la reforma de pensiones.
Jesús Soguero, Isabel Pérez, Javier Lázaro y Araceli García.
Toni Galán

Jubilados total o parcialmente y quienes echan cuentas para hacerlo coinciden en que cada reforma de pensiones ha supuesto recortes, que han hecho que resultara mejor esquivarla. La última, pactada este lunes por Gobierno, patronal y sindicatos, trata de revertir algunos de los efectos más negativos de la anterior con la derogación del llamado factor de sostenibilidad o la vuelta a la revalorización con la inflación, entre otros cambios.  

Sin embargo, quedan modificaciones que pueden encoger la pensión como los nuevos coeficientes reductores si se quiere llegar antes de tiempo al momento del retiro. Los asesores laborales vienen señalando que la nueva reforma, acordada este lunes, unida a la crisis que ha traído la pandemia de covid-19 ha hecho a muchas personas plantearse un adelanto de la jubilación, aunque pierdan dinero. Otros van a tener que retrasar sus planes para tratar de cuadrar las cuentas. 

"En enero de 2022 ya podía estar jubilada, pero lo voy a alargar un año"

Isabel Pérez, autónoma zaragozana.
Isabel Pérez, autónoma zaragozana.
Toni Galán

Isabel Pérez tiene 65 años y contaba con que este sería su último año de trabajo, pero no le salen todavía las cuentas. En su caso, le perjudicó la anterior reforma de pensiones del Gobierno de Mariano Rajoy. "Soy autónoma y puedo prolongar mi jubilación hasta que quiera. En enero de 2022 ya podía estar jubilada, pero lo voy a alargar un año más porque económicamente no me sale bien", explica.

La anterior modificación del sistema público de pensiones elevó de 15 a 25 los años que se computan para calcular la pensión. Esto rompió sus planes, ya que ella empezó a cotizar más contando los 15 años anteriores al retiro. "Mi trabajo me cuesta física y psicológicamente alargar un año más. Ya no estoy en condiciones", confiesa esta profesora de danza. A pesar de ello, prefiere esperar un año para no perder mucha pensión.  

"A los jóvenes les llegará pensión, pero se van a tener que ayudar con algo"

Jesús Soguero, pensionista.
Jesús Soguero, pensionista.
Toni Galán

Jesús Soguero tuvo una penalización del 3% cuando se jubiló hace unos siete años, pero no le importó porque lo hizo por su salud. "El último trabajo que tuve era duro, de jardinero, todo el día al aire libre, pasando frío en invierno y calor en verano", recuerda. Años cotizados no le faltaban. Forma parte de una generación con vidas laborales muy largas "trabajé durante 40 años, me sobraban", cuenta, con contratos con condiciones laborales más estables y mejores que los actuales a los que se enfrentan los jóvenes. "Entonces había trienios y quinquenios en las empresas", comenta sobre su años de trabajador. Ahora tiene 71 años y es consciente de que "es muy difícil" que los jóvenes alcancen esas carreras de cotización tan largas. "Yo aún no tenía 14 años y ya estaba trabajando", explica. 

Le preocupa el desequilibrio entre pensionistas y trabajadores. "Cada día nos jubilamos más y vivimos más. El relevo no va a poder ser", teme, unido al descenso de la natalidad. Considera que es posible alargar la edad de jubilación, pero no en todos los trabajos. "Para tirar de pico, no, pero si se está en un sitio cómodo, sí", afirma, pensando en sus hijos, que trabajan uno en el sector financiero y otro en ingeniería. Para ello, cree que es necesario "que te guste lo que hagas".

"A los jóvenes les llegará pensión, pero se van a tener que ayudar con algo", cree, en referencia a complementar la prestación pública con un plan de pensiones "o saber invertir en algo".

"Dudo mucho que ningún joven llegue a cotizar 35 años"

Javier Lázaro, pensionista.
Javier Lázaro, pensionista.
Toni Galán

Javier Lázaro, de 66 años, se jubiló mediante un contrato de relevo en una gran industria. La fórmula le permitió prejubilarse  primero, mientras la empresa contrataba a un trabajador más joven que terminó quedándose fijo. Esta vía sigue aplicándose, pero ahora no se suele garantizar en los pactos que se alcanzan que el relevista que cubre al jubilado termine siendo fijo, algo que se quiere volver a modificar desde el ministerio de Trabajo.

Cuando llegó el momento del retiro laboral sumaba "51 años cotizados", señala, aunque trabajados tenía más porque "empecé a los 13", cuenta.

Mientras se negociaba la actual reforma de pensiones ha sobrevolado también la ampliación del periodo de cómputo a 35 años, que negó en su día el propio ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. "Visto el panorama laboral, dudo mucho que ningún trabajador joven llegue a cotizar 35 años seguidos", augura.

"Cada vez que cambian las pensiones, no es a mejor"

Araceli García, jubilada.
Araceli García, jubilada parcial.
Toni Galán

A Araceli García le toca jubilarse en 2022. Lo único que le alivia es saber que no le aplicarán la nueva normativa porque ya está jubilada parcialmente con la anterior. "Te jubilas de una parte de la jornada, yo del 85%, y el 15% lo trabajas", explica sobre su situación. Le toca acudir a su puesto "un mes y pico al año", cuenta. "Si yo hubiera esperado para jubilarme parcialmente saldría perdiendo porque cada vez que cambian las pensiones, no es a mejor".

Tiene un trabajo de oficina que no le supone esfuerzo físico aunque sí "mental" y se encuentra bien para seguir trabajando, si hubiera tenido que alargar su vida laboral. Sin embargo, piensa en quienes tienen un empleo más duro. "Qué les pasará a los de 67 años que están subidos a un andamio", plantea. Esta es la edad que será necesaria para jubilarse 2027, según las tablas que se mantienen para ir elevándola progresivamente. El propio Escrivá ha señalado que hay excepciones para "profesiones penosas". 

Araceli cree que el  'cheque' que incluye el Gobierno en la nueva reforma a quienes esperen para retirarse, que puede llegar a los 12.000 euros, es un "caramelo para callar" . No considera que la solución sea el ahorro privado.

"Hay que llegar al final con una pensión decente"

Isabel Montserrat y Merche Pérez, jubiladas.
Isabel Montserrat y Merche Pérez, jubiladas.
Toni Galán

Los pensionistas que cobran actualmente pensiones acordes con los largos años de cotización se sienten afortunados. "Después de trabajar muchos años hay que llegar al final con una pensión decente", apunta Merche Pérez, jubilada de 75 años, consciente de que buena parte del colectivo tiene prestaciones muy bajas. Con su amiga Isabel Montserrat, de 71 años, coincide en pedir que se refuercen las pensiones públicas. "La gente piensa que se va a hacer un plan de pensiones y va a cobrar más, pero es una ayuda a la jubilación, no una pensión", afirma Isabel. Recuerda que, tristemente, con las pensiones no solo se cubren las necesidades de los jubilados sino que "muchos jóvenes están viviendo de las pensiones de sus abuelos".

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión