Despliega el menú
Economía
Suscríbete

El Gobierno planea endurecer las condiciones de los contratos eventuales para limitar la temporalidad

La propuesta de Trabajo plantea poner fin a la modalidad por 'obra y servicio' y hacer fijos a quienes lleven un año en la empresa.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
Efe

El Ministerio de Trabajo ya tiene claras cuáles son las líneas maestras de las restricciones que impondrá a los contratos temporales para evitar el abuso de esta modalidad e intentar que pasen a ser indefinidos. Ese es el objetivo planteado ante la Comisión Europea dentro de los cambios en la normativa laboral que negocia con sindicatos y patronal, y cuyas modificaciones pasan por endurecer el uso de estos contratos en todos los frentes. El primero, en el plazo en los que las empresas pueden valerse de estos trabajadores: como máximo, podrán hacerlo durante seis meses, o un año si así lo establece el convenio sectorial.

El borrador, al que ha tenido acceso este diario, y cuyo contenido será debatido este miércoles en una nueva reunión de Gobierno y agentes sociales, apunta claramente en esta dirección en la que limita las denominadas como "causas productivas" para firmar un contrato temporal: será el incremento ocasional e imprevisible de la actividad que no pueda ser atendido con la plantilla habitual de la empresa. Y alerta: "En ningún caso, se entenderá causa productiva la realización de trabajos de naturaleza estacional o vinculados a campañas, que deberán ser objeto de contratación a través de las modalidades indefinidas previstas para tal fin". En la práctica, bajo esta modalidad de contratos no se podrán regir ni temporadas -como la turística de verano, las de agricultura, culturales o construcción-, ni determinadas campañas, como podría ser la Navidad. Para estos casos, las empresas deberán valerse de los contratos fijos-discontinuos.

Por otra parte, la norma define cuál debe ser la relación en caso de que la firma alegue "razones organizativas", cuando la empresa necesite sustituir a un empleado con derecho a volver a su puesto. Sería el caso de una baja de maternidad o de una excedencia. Si pasan más de 24 meses sin que la persona sustituida se haya reincorporado, el temporal pasará a ser fijo directamente. Y también si la empresa no cumple con la obligación de detallar por escrito el nombre de la persona sustituida, la causa y el periodo previsto de sustitución.

Trabajo también propone actuar para atajar otra de las prácticas más habituales que han llevado al mercado laboral español a tener una tasa de temporalidad cercana al 25%, una de las mayores de toda Europa: la concatenación de contratos. Por eso, la norma anticipa que serán automáticamente fijos los eventuales que "en un periodo de 30 meses hubieran estado contratados durante un plazo superior a 24 meses, con o sin solución de continuidad, para el mismo o diferente puesto de trabajo con la misma empresa o grupo de empresas, mediante dos o más contratos temporales, cualesquiera que sean las razones, sea directamente o a través de su puesta a disposición por empresas de trabajo temporal".

Otra de las causas para pasar a ser automáticamente un trabajador fijo se especifica en el hecho de que así será "cuando un contrato no haya sido realizado por escrito o cuando no se hayan especificado en el contrato las causas habilitantes de la contratación temporal y las circunstancias concretas que justifican su realización, así como su conexión con la duración prevista".

Continúa la negociación

Las reuniones entre sindicatos, patronal y Gobierno para analizar las distintas propuestas se sucederán en los próximos días para completar una reforma que la ministra del ramo, Yolanda Díaz, calificó este martes de "sustancial y de calado".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Díaz recordó que acabar con la lacra de la temporalidad no es solo una petición de Bruselas, sino una obligación para acabar con el modelo "brutal" de contratación en España. "Vamos a ser europeos y el principio fundamental de la contratación va a ser la estabilidad en el empleo y solo se podrá acudir a una modalidad temporal cuando exista una causa que lo justifique", indicó la ministra.

Díaz hizo especial hincapié en el "abuso" que se había observado con determinados contratos como los de obra o servicio, que en la práctica desaparecerían según el borrador, recordando que el Tribunal Supremo dictó una "contundente" sentencia en la que hablaba de "fraudes masivos" en esas modalidades. "Va a ser una reforma estructural y clarísima, en la que se tendrá que justificar la causa", insistió la titular de Trabajo. "Una empresa con trabajos precarios es una empresa precaria, y no podemos continuar así", afirmó durante su comparecencia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión