Despliega el menú
Economía
Suscríbete

economía

"Ahora la gente está dispuesta a jubilarse y perder 200 euros de pensión en aras de la seguridad"

Los expertos creen que parte de las penalizaciones que se van conociendo del proyecto de reforma del Gobierno tienen que ver con la necesidad de afrontar la jubilación de la generación del 'baby boom'.

Protesta de pensionistas en Zaragoza
Protesta de pensionistas en Zaragoza
Raquel Labodía

La propuesta de reforma de las pensiones del Gobierno se va conociendo a través de un riego por goteo de informaciones que algunos califican de "globos sonda" para tantear la reacción de los destinatarios. Las últimas se refieren a los prejubilados, que, según los expertos, sufrirían un doble recorte en su pensión con las penalizaciones que plantea el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social que dirige José Luis Escrivá. En la urgencia por evitar el retiro antes de tiempo, algunos apuntan a que llega la hora de que se jubile la generación más numerosa, la del 'baby boom', en un momento de crisis y precariedad laboral.

Los más perjudicados serán aquellos prejubilados que cotizan por una base reguladora igual o superior a la pensión máxima, que está situada en 2.707 euros al mes, que pueden sufrir una reducción de hasta el 21%. "Se pretende aumentar los coeficientes reductores y aplicarlos directamente sobre la pensión, en vez de sobre la base reguladora, que quedaría más diluido", explica Miguel Ángel Poveda, presidente de la Asociación empresarial de asesores laborales de Aragón (Aeal). "Si se aplica sobre la pensión es una reducción neta", advierte.

"¿Me jubilo o no me jubilo?"

Poveda tiene la sensación de que el Gobierno solo envía "globos sonda", en lo que coincide Félix Martínez, uno de los portavoces de la Coordinadora por la defensa del sistema público de pensiones. "Están lanzando globos sonda a ver qué cosas inciden más en la población y cuáles menos", dice este último, como ha ocurrido con la propuesta de pago en autovías y carreteras, todo medidas incluidas en el plan de rescate de la economía que se ha enviado a Bruselas.

En los despachos de los asesores se han multiplicado las consultas de quienes echan cuentas para ver si pueden retirarse. "Lo que más nos preguntan es: '¿Me jubilo o no me jubilo?", explica Poveda. Asegura que las noticias con los posibles cambios, que suponen endurecer las condiciones, hacen que se decidan antes. Como en otras épocas de crisis, "ahora la gente está dispuesta a jubilarse y perder 200 euros de pensión en aras de la seguridad". El que puede permitírselo, claro. "En pensiones altas, de 2.000 euros para arriba" porque "al que le queda una pensión de 1.000 euros, no", matiza. La pensión media en Aragón se situó en abril en 1.087,97 euros, un 5,18 % más que la media nacional.

Antes de la pandemia y de la crisis económica que ha traído, el argumento era distinto, asegura Poveda. "Mucha gente te decía: 'Llevo toda la vida trabajando y quiero el 100% de la pensión'", explica. Ahora se repiten más frases como "con esto me apaño". La edad de jubilación se amplía cada año en varios meses. En 2021 se pueden jubilar con el 100% de la pensión quienes tengan 65 años y hayan cotizado al menos 37 años y 3 meses. Si han trabajado menos tiempo tendrán que esperar a los 66 años para no perder dinero.

Sin embargo, el asesor confiesa que hay "mucha incertidumbre" y hasta que no se apruebe algo definitivo "la gente no se puede organizar". Gobierno, patronal y sindicatos están a punto de cerrar un primer acuerdo para la reforma del sistema de pensiones, pero no está previsto que se logre un consenso salvo en volver a la revalorización anual conforme al índice de precios de consumo (IPC), frente al "índice de sostenibilidad", para volver al sistema anterior a la reforma del PP de 2013.

Llega la jubilación del 'baby boom'

La urgencia en la futura reforma del sistema puede ir marcada por la llegada a la edad de jubilación de una de las generaciones más numerosas. "Ahora está llegando el 'baby boom' a la jubilación. Si no se jubilara no habría tanta necesidad. La pirámide de población ahora está invertida", considera Mercedes Alda, profesora de Finanzas de la Universidad de Zaragoza.

Coincide en que los aspectos que se van conociendo "van en línea con lo que le está pidiendo Europa" y el Gobierno se fija en "lo que han hecho otros países". En este sentido, apunta que lo que ha funcionado en otros estados "no tiene por qué ser lo mejor".

"El problema de Europa es que estamos muchos países con situaciones muy distintas", advierte. Pone como ejemplo que aunque se tome como referente Suecia donde "pagan parte para pensiones de ahora y otra para su jubilación" se trata de un país con mucha menos población. Además, recuerda que "las pensiones dependen de la capacidad de trabajo y de qué tipo de empleo hay".

En el momento actual, en España el paro se encuentra en máximos y aumenta la precariedad. Los que entran al mercado laboral lo hacen con sueldos bajos y con sus cotizaciones están cubriendo pensiones altas. De ahí la necesidad de "penalizar las prejubilaciones para que no salgan del sistema" sueldos y cotizaciones más altas  y lograr "equilibrarlo".

La citada coordinadora, que mantiene desde hace tres años sus concentraciones de protesta todos los lunes en la plaza del Pilar, echa en falta una mayor concienciación de la gente joven. "Como a todo el mundo le cae muy lejos, dicen que ellos ya no cobrarán, pero pensiones siempre va a haber, otra cosa es cómo se distribuyen", considera Martínez. Critica otras propuestas que se han recuperado como la fórmula de la llamada "mochila austriaca", por la que cada trabajador cotiza para su pensión, en lugar de para una caja única. "No garantiza nada. Te van a detraer un dinero para un fondo de pensiones que no sabes en su día si lo vas a poder recuperar. Ha habido fondos de pensiones que han perdido mucho dinero", advierte. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión