Despliega el menú
Economía
Suscríbete

La versión en papel de Páginas Amarillas dice adiós en Teruel

Las Páginas Amarillas no volverán a imprimirse en papel, una decisión que se ha tomado después de que lleven diez años conviviendo con su versión digital.

Páginas Amarillas.
Páginas Amarillas.
Heraldo.es

Las Páginas Amarillas no volverán a imprimirse en papel, una decisión que se ha tomado después de que lleven diez años conviviendo con su versión digital. Teruel ha sido la ciudad en la que se han repartido los últimos ejemplares durante este mes de marzo.

La guía, nacida en 1967, se ha publicado más de 2.750 veces, llegando a acoger entre sus páginas los anuncios de hasta 300.000 comercios. El año 2017, conviviendo ya con internet, fue en el que se repartieron más ejemplares, en concreto 16 millones.

Durante todo este tiempo, el grupo de distribución de la propia empresa se dedicaba a entregar las guías puerta a puerta en todos los municipios del país. "Esa es una de las razones por las que la gente les tiene tanto cariño, aunque ahora se utilice internet para ubicar a los comercios", ha detallado el director de Marketing de BeeDIGITAL -Páginas Amarillas-, Ignacio Manrique de Lara.

Ha evidenciado que se trata de una marca "entrañable" que ha acompañado a los españoles durante 54 años. "Aunque siga en internet, somos conscientes de que muchos echarán de menos ese libro amarillo que les llegaba a sus hogares".

Aunque Páginas Amarillas echó a andar de la mano de Telefónica, ya que se fundó dentro de esta compañía, siempre ha sido una empresa independiente. Por ello, en un momento dado llegó a salir a Bolsa, luego se compró por una gran multinacional dedicada a este tipo de negocios y, después, por unos fondos de inversión, que han impulsado la transformación de este negocio en un modelo cien por cien digital.

El final de un proceso

Para el director de Marketing de BeeDIGITAL, la pérdida de la versión en papel es "el final de un proceso" en el que ya llevaban "varios años trabajando". La edición impresa "cada vez tenía menos uso", ya que buscar la información en internet es "más fácil y más eficiente". La última tirada de la guía ha sido de 7 millones de ejemplares frente a los 16 que llegó a tener.

"Las Páginas Amarillas, no solo en España, en todo el mundo, tenían el gran monopolio de que las pymes podían tener visibilidad, éramos el Google antes de que apareciese Google, pero ya con internet hay más formas de buscar esta información, y la presencia digital tiene más peso que la parte de papel, por lo que poco a poco han ido migrando los clientes, lo que ha supuesto un progresivo adelgazamiento de la guía".

El momento "alto" de las páginas amarillas fue en 2006 y, desde entonces, ha ido reduciéndose el tamaño del libro en papel para aumentar el número de empresas que se han anunciado en su versión digital, llegando a un punto en que este último soporte ha tenido mucho más peso.

A ello se suma que los servicios que ofrece BeeDIGITAL en internet son mucho más amplios: "No solo se trata de que las pymes estén en las Páginas Amarillas en internet, sino que gestionen su presencia online en más de 50 sitios y en redes sociales o hacer una página web, es decir, es decir, ya estamos hablando de funcionalidades más amplias".

En los últimos años, las empresas interesadas por anunciarse en el papel han ido cayendo, "pero no ha sido algo dramático que haya ocurrido de un momento a otro, ha sido gradual". Esta situación ha ido de la mano de los hábitos de la sociedad española, que también han cambiando.

Sin embargo, Manrique de Lara ha defendido que la esencia sigue siendo la misma, es decir, "ayudar a las pymes y autónomos a tener visibilidad y conseguir nuevos clientes". El soporte ha cambiado porque "el mundo ha ido cambiando".

"Como compañía nos hemos transformado y ahora nuestra batalla es ayudar a las pymes a que hagan también esa transformación para conseguir más clientes en ese mundo de internet, porque es el futuro". De hecho, el 90 por ciento de las compras se inician en internet, es decir, aunque el cliente no adquiera el producto por la web sí que la utiliza para conocerlo y decidirse entre distintas opciones.

Esto hace que sea "fundamental" que los negocios estén bien posicionadas, que tengan su información expuesta de forma correcta y que destaquen en la red. "El 70 por ciento de las pymes tiene información incorrecta o incompleta".

Éxito online

Aunque ya no se van a imprimir, Páginas Amarillas sigue existiendo en su versión digital, 'paginasamarillas.es'. De hecho, es el directorio online de empresas más consultado de España.

Además, la pandemia ha acelerado el proceso de digitalización de los negocios: "En un año hemos avanzado lo que en tres". En el conjunto del país, alrededor de un 50 por ciento de las pymes tienen un nivel básico de digitalización, en el caso de Aragón se está un poco por detrás. A pesar de ello, la Comunidad autónoma tiene un nivel de venta online un poco más alto que la media nacional, un 6,9 frente a un 7,4.

"Nosotros nos dirigimos a pymes y autónomos, a quienes les acercamos una tecnología que es muy compleja y difícil y les acompañamos. Estamos con ellos durante todo el proceso de digitalización", ha explicado Manrique de Lara.

Ha detallado que hay muchas empresas que no tienen tiempos o recursos: "Ahí es donde les podemos ayudar porque les conocemos desde hace años, trabajamos con ellos y nos hemos ido adaptando a llevarles esa tecnología para que puedan diferenciarse y captar nuevos clientes".

La crisis sanitaria ha hecho que todas las pymes sean conscientes "de la necesidad y de la urgencia" de este proceso de digitalización. "Cada vez se busca más la información a través de internet o del móvil, por lo que es importantísimo destacar y diferenciarse de la competencia".

Así, aunque termina la versión impresa de las Páginas Amarillas, continúa la digital con el mismo objetivo: "Seguir ayudando a las pymes a conseguir clientes, pero utilizando otras herramientas de marketing digital, como las que usan las grandes empresas pero totalmente adaptadas y con el servicio necesario para ellas".

Sin embargo, la decisión de la empresa de dejar de imprimir Páginas Amarillas ya estaba tomada y la pandemia no ha afectado: "Lo único que ha acelerado es la necesidad de las pymes de tener la ventana abierta de internet cuando les han cerrado la puerta de su negocio".

El último sitio donde se ha repartido esta guía en papel ha sido la ciudad de Teruel, el municipio en el que tradicionalmente se ha acabado de repartir cada una de las ediciones de Páginas Amarillas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión