Despliega el menú
Economía
Suscríbete

economía

Lectores de test rápidos y pruebas de anticuerpos para vacunados, en el futuro del diagnóstico covid desde Zaragoza

La empresa Operon ha desarrollado durante la pandemia kits específicos de antígenos y PCR además de un aparato portátil para analizar resultados en cualquier lugar, como un espectáculo.

Hace un año, cuando el coronavirus obligó a declarar el estado de alarma en todo el país, Tomás Toribio habló con su equipo del laboratorio zaragozano Operon para empezar a desarrollar test rápidos para diagnosticar la enfermedad. "Paramos todo lo que estábamos haciendo y nos dedicamos a trabajar en covid", recuerda el directivo, segunda generación de la compañía fundada en 1973, que está especializada precisamente en productos de diagnóstico.

Hasta entonces, en su catálogo había más de medio centenar de referencias, entre ellas, para detectar infecciones respiratorias como la gripe; intestinales como el E. coli; intolerancias como la celiaquía y test de embarazo y hepatitis B. Ahora el listado se ha completado con un test rápido de antígenos de SARS-Cov-2 (covid-19) que detecta varias variantes del virus y pruebas PCR. Entre sus proyectos figura la comercialización de test de anticuerpos, que ya han fabricado para un tercero en 2020, y un lector de test rápidos.

Empresa familiar con lazos en Alemania

La empresa fue fundada por su padre Fernando P. Toribio. En ella trabaja también su hermano Daniel. Su padre, nacido en la Sierra de Albarracín (Teruel) estudió Química en Madrid y consiguió una beca en Alemania para hacer un doctorado. Allí conoció a su madre, Ute Renner, alemana, que era auxiliar de laboratorio. Después de trasladarse a Estados Unidos a hacer un postdoctorado en Los Ángeles, cuando él tenía un año, la familia decidió volver a Zaragoza. "Primero vino mi padre", recuerda el actual director gerente. Eran finales de los años sesenta y no había muchos laboratorios en los que buscar trabajo. Tras trabajar en uno de ellos, durante tres años, se decidió a fundar su propia empresa.

La empresa Operon ha desarrollado durante la pandemia kits específicos de antígenos y PCR además de un aparato portátil para analizar resultados en cualquier lugar, como un espectáculo o un partido de fútbol.

La actual sede se encuentra situada en Cuarte de Huerva, cerca de la autovía, en una zona en la que cuando llegaron hace casi 50 años no tenían más vecinos que terrenos vacíos y alguna otra nave industrial, pero en la que ahora han quedado rodeados de viviendas. Las instalaciones, de 4.000 metros cuadrados, se diseñaron en su día para aprovechar al máximo la luz natural. Esta entra por las numerosas ventanas que hacen crecer un vergel de plantas en el interior, y que recorren el pasillo principal que sirve de eje a los laboratorios de la planta superior.

Biorreactores para anticuerpos

En el recorrido por las salas se puede ver desde la de biorreactores donde se fabrican los anticuerpos "a escala industrial", explica Toribio, o el laboratorio de purificación que saca el anticuerpo "limpio y puro", pasando por varios de Investigación y Desarrollo (I+D). En la plata inferior se concentra la producción, desde la sala de rellenado de viales hasta los distintos pasos que van conformando la 'cassette' de plástico en la que se incluye el test, que se comercializa en un kit listo para su utilización

Buena parte del proceso de producción está automatizado y se sigue invirtiendo en ello. El año pasado adquirieron dos nuevos robots con fondos públicos para la investigación en el nuevo virus. La compañía recibió una subvención del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), entidad pública dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, y ha contado también con apoyo del Gobierno de Aragón.

El año pasado la exportación supuso el 73% de sus ventas y el año anterior a la pandemia se situaba en el 89%

En el almacén esperaban esta semana varias cajas de 20.000 test rápidos cada una para salir con destino a Turquía y Alemania. La compañía nació para servir al mercado nacional, pero pronto "se vio que era una estrategia incorrecta y se empezó a exportar", recuerda Toribio. Comenzaron por Alemania, ayudados por el conocimiento del idioma. "Crecimos cuando empezamos a exportar", afirma. Hoy en día sus pruebas de diagnóstico se venden con su marca en 50 países, pero asegura que llegan a todo el mundo porque también fabrican para terceros. El año pasado la exportación supuso el 73% de sus ventas y el año anterior a la pandemia se situaba en el 89%.

Un test semanal a la plantilla

La plantilla está formada por 80 empleados, el 80% mujeres, entre ellas un 25% dedicado a I+D con perfiles de Química, Bioquímica, Veterinaria y personal de producción. Cada jueves se hace un test de covid voluntario a todo el personal para comprobar que no hay ningún positivo, cuenta Toribio. Con la elección del día se trata de dejar una distancia con el fin de semana por si se hubiera producido un contagio entonces.

Los test rápidos se han empezado a comercializar este año, pero el pasado ya se sacaron al mercado pruebas PCR, cuyo desarrollo explica Toribio que es más rápido. Llevar a cabo un proyecto de I+D en plena pandemia ha supuesto tener que vencer dificultades como crisis de suministro mundiales, en la lucha entre los distintos fabricantes con los proveedores. En el sector hay desde grandes laboratorios a otros medianos como el zaragozano.

Otro problema ha sido que ha caído la demanda del resto de productos. En su caso, el estar diversificados, trabajan también para el sector veterinario y alimentario, les ha permitido aguantar pese a que la covid lo haya centrado todo. Su facturación se ha situado en 8,5 millones de euros en 2020, medio millón más que el ejercicio anterior, gracias a que pudieron contar con las PCR para coronavirus a final de año y a que elaboraron test de anticuerpos covid-19 para un cliente en verano. Tienen capacidad para fabricar más de un millón de test rápidos al mes.

Lector de test rápidos de covid-19 desarrollados por Operon, un laboratorio de Zaragoza.
Lector de test rápidos de covid-19 desarrollado por Operon.
Heraldo TV

Su objetivo ahora es desarrollar un test de anticuerpos covid propio. Y en este camino, avanzar hacia un modelo "que detecte a los vacunados" y saber si los han generado tras la vacuna.

Una persona que asista a un evento puede hacerse el test rápido allí mismo y conocer el resultado después de ser analizado in situ

Además, han desarrollado un lector de test rápidos que puede utilizarse, por ejemplo, en espectáculos. Una persona que asista a un evento puede hacerse el test rápido allí mismo y conocer el resultado después de ser analizado in situ a través de un pequeño aparato electrónico, que cuenta con una ranura para introducir directamente las 'cassettes' de las pruebas. A los 20 minutos, la información sobre si es positivo o negativo llegaría al personal del evento que esté en el lugar del acceso. "Este año queremos afianzar todos los test covid", indica Toribio, porque, de nuevo, la pandemia seguirá siendo el centro de la actividad.

Últimas noticias del coronavirus

Toda la información sobre el coronavirus en Aragón.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión