Despliega el menú
Economía
Suscríbete

educación

Un año de ERTE en las empresas de extraescolares: "Este curso lo damos por perdido"

En Aragón, el sector calcula que solo trabaja al 10% y teme por su futuro después de quedar fuera del paquete estatal de ayudas covid. Unas 70 empresas y 5.000 personas lo formaban antes de la pandemia.

Ruben Gil, presidente de Aesecear, asociación de extraescolares.
Ruben Gil, presidente de Aesecear, Asociación de empresas de servicios extraescolares.
Guillermo Mestre

La lista de actividades extraescolares se ha reducido drásticamente en algunos colegios, dejando a las empresas que se encargaban de impartirlas bajo mínimos. El cierre de las escuelas el 14 de marzo de 2020 les obligó a parar, pidieron en su mayoría un expediente de regulación de empleo (ERTE) y muchas siguen igual. 

El inicio del curso escolar en septiembre las excluyó del calendario hasta que en diciembre el Gobierno de Aragón aprobó el protocolo con las medidas de prevención de contagios de covid-19 en los centros educativos. Para entonces, muchas familias habían apuntado a sus hijos a actividades fuera del horario escolar. 

La jornada continua impuesta como medida de contención de la crisis sanitaria ha sido otro factor que ha reducido el número de alumnos, unida al miedo de algunas familias a la pandemia.  En Aragón, el sector estaba formado por 70 empresas y unos 5.000 trabajadores, antes de la covid.

Colectivo "olvidado"

"Este curso lo damos por perdido", confiesa Rubén Gil, presidente de la Asociación de Empresas de Servicios Extraescolares en Centros Educativos de Aragón (Aesecear). El colectivo se siente "olvidado" pese a encontrarse entre los que más se están viendo afectados por las restricciones que ha traído la crisis sanitaria. "El parón fue radical en marzo del año pasado. La reactivación en verano fue mínima porque estuvimos un mes o menos y cuando se volvió, los centros casi no plantearon actividades porque redujeron horarios", resume Meritxell Laborda, presidenta de la Asociación de Empresas de Extraescolares de Aragón. 

Gil calcula que solo han recuperado un 10% de su actividad, principalmente por el servicio de madrugadores, que sí ha vuelto este curso iniciado en plena pandemia. Laborda lo amplía a un 25% o 30% en algunos casos, con cierto repunte desde febrero, pero reconoce hay empresas que llevan un año "totalmente paradas". "Seguimos sufriendo mucho. Las actividades de interior no se están llevando a cabo, como las culturales", pone como ejemplos Laborda. Ni teatro ni talleres de robótica que tanto se demandaban en los últimos años.

"La jornada continua ha sido uno de los principales 'handicaps' porque al final nuestras actividades son principalmente al mediodía. Si van a buscarlos antes de comer ya no vuelven", reconoce Gil. Y el resto, "lo poco que han querido proponer los colegios y que las familias han querido". 

El pasado mes de octubre, el tradicional en el que los colegios comunican a las familias la oferta de extraescolares, no pudieron hacerlo porque no contaban con el protocolo covid para impartirlas en los centros. "Entonces ya podían ir a las academias y clubs deportivos con medidas higiénicas y nosotros no sabíamos si podíamos ir a los colegios porque no había protocolo todavía", lamenta Gil, aunque se alegra por los sectores que pudieron recuperar su actividad antes.

"No entendemos cómo los niños están yendo sin ningún problema fuera del colegio, donde se mezclan los grupos estables de convivencia y hay de varios colegios, cuando en los centros se podrían mantener esos grupos"

Sin embargo, insiste en que desde el colectivo "no entendemos cómo los niños están yendo sin ningún problema fuera del colegio, donde se mezclan los grupos estables de convivencia y hay niños de varios colegios, cuando en los centros se podrían mantener esos grupos", en referencia a las 'burbujas' de alumnos para contener el virus en caso de contagio. A ello, Laborda añade que "todos los niños no han podido ir a extraescolares este año, porque todos no han podido pagar un club deportivo".

Algunas compañías han intentado reinventarse con clases por internet, pero "las familias está ya un poco cansadas de las pantallas, ya tuvieron bastantes durante el confinamiento y no están por la labor de hacer actividades 'online'", apunta Gil.

Poca aceptación en Semana Santa

De momento, la Semana Santa no se presenta mejor. "Estamos proponiendo actividades a los colegios,  pero no se están apuntando", confiesa. "Es un conjunto de todo. Las familias se han visto obligadas a organizase de otra manera", señala para intentar encontrar una explicación. 

Laborda espera que en verano se pueda retomar la actividad de las colonias. Para ello, y pensando en el próximo curso, pide que se incluya al colectivo en el calendario de inmunización. "No entramos en la vacunación, dicen que solo el personal del centro educativo", explica. Una situación que cree "injusta" porque deja fuera a los monitores del servicio de madrugadores "que no están en el listado, cuando sí lo están los de comedor y limpieza, y estamos con los mismos niños en los mismos espacios", critica.

"No entramos en la vacunación, dicen que solo el personal del centro educativo. Y estamos con los mismos niños en los mismos espacios"
Meritxell Laborda y Óscar Gállego, presidenta y vicepresidente de la Asociación de Empresas de Extraescolares de Aragón.
Óscar Gállego y Meritxell Laborda, de la Asociación de Empresas de Extraescolares de Aragón.
Guillermo Mestre

El objetivo ahora es aguantar hasta el próximo curso, para lo que ven "fundamental" que les lleguen ya ayudas directas, porque las compañías llevan este año gastando fondos propios o endeudándose para cubrir el pago de gastos fijos y cotizaciones de los trabajadores. "Ha habido algún compañero que ha tenido que cerrar la empresa. Ha desaparecido un 10%. Sabemos de compañeros que están con el agua al cuello, esperando a ver si llegan estas ayudas porque si no están pensando en cerrar o ver cómo redirigir su negocio", apunta Gil. El sector es muy heterogéneo, desde empresas grandes de servicios a autónomos dedicados a unos cursos específicos.

"Los primeros meses fueron terribles porque estuve dos o tres sin recibir ningún ingreso, por los retrasos del SEPE"

Para los trabajadores está siendo un año duro, como para los del resto de sectores que cumplen un año bajo un ERTE. "Los primeros meses fueron terribles porque estuve dos o tres sin recibir ningún ingreso, por los retrasos del SEPE", confiesa Yolanda Romero, de 35 años, que tras terminar Filología Inglesa comenzó a trabajar en el sector. Desde noviembre siguió en ERTE, pero parcial, por el 30% de su jornada, combinando las tareas de coordinación que hacía el curso anterior y las clases de inglés. Entre el colectivo hay una parte importante de empleo temporal o fijos discontinuos, muchas personas jóvenes para los que es su primera experiencia laboral.

Aunque "llegar a fin de mes es más complicado" por el recorte de ingresos, sabe que es más afortunada que otros compañeros que siguen sin recuperar nada de actividad o no han contado con apoyo como en su caso.  "Es un alivio contar con familia que te pueda echar una mano en determinados momentos", afirma, aunque también reconoce que ha sido duro "pasar de ser independiente a tener que pedir ayuda económicamente a la familia". 

Ayudas directas

Esta semana Aesecear ha denunciado a través de Cepyme Aragón que el colectivo ha quedado excluido del paquete del Gobierno central que repartirá entre los sectores más afectados por la crisis. Negocian desde febrero con el Ejecutivo autonómico apoyo económico, tras obtener el respaldo unánime de las Cortes de Aragón, que aún no se ha concretado. "Insistimos en las ayudas para no endeudar más a las empresas y no ir a la desaparición total", señala Gil.

"Parte de las empresas de extraescolares sí están dentro de las ayudas estatales, como pueden ser las deportivas"

Desde el departamento de Educación explican que ha habido varias reuniones con las empresas del sector, "la última esta misma semana, y se les ha emplazado a continuar las conversaciones". Fuentes de Educación indican que "parte de las empresas de extraescolares sí están dentro de las ayudas estatales, como pueden ser las deportivas, y la ministra ha dicho que se irán incluyendo nuevas actividades", en referencia al anuncio hecho por la titular de Economía, Nadia Calviño. Laborda considera que "deportes ya está incluido pero es una parte muy pequeña. Van más referidas a gestión de actividades en centros deportivos no educativos". 

"Nuestra esperanza es que se vuelva a la jornada normal que tenía cada colegio, continua o partida", añade Gil, con la vista puesta en el curso que viene, pese a toda la incertidumbre que lo rodea. "Tampoco sabemos cómo va a iniciarse".

De momento, desde la administración solo se avanza que "el Gobierno está trabajando los protocolos de cara al año que viene y se hablará con todos los sectores implicados (no solo las empresas de extraescolares, sino también con representantes de centros y familias) para elaborar un documento conjunto que, en cualquier caso, tendrá que ser ratificado posteriormente por Sanidad".

Romero y sus compañeros en ERTE tienen sus esperanzas puestas en el avance de la vacunación, que permita que el curso que viene todo "se normalice y vuelva a ser un poco como antes y las familias se den cuenta de que igual que los coles son seguros, las extraescolares son seguras". Solo esperan "que esto se vaya terminando pronto y veamos la luz".

Últimas noticias del coronavirus

Toda la información sobre el coronavirus en Aragón.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión