Economía
Suscríbete

economía

Las empresas confían en remontar a partir de abril, pero sin recuperar el empleo perdido

Por primera vez hay un mayor número de negocios que espera mejorar sus ventas desde abril frente a los que prevén empeorarlo.

Locales cerrados por la crisis.
Locales cerrados por la crisis.
Guillermo Mestre

Las vacaciones de la Semana Santa no serán este año el punto histórico de partida de la temporada en el que muchos negocios comienzan a reactivarse hasta bien entrado el otoño, por culpa del temor a una cuarta ola del coronavirus. Pero el parón de la Pascua sí supondrá un punto de inflexión de muchos negocios, momento a partir del cual esperan comenzar a remontar gracias a un incremento en la facturación de sus empresas.

Por primera vez desde finales del año pasado, las sociedades que esperan que mejore su facturación superan a las que prevén un deterioro de la misma. En el primer colectivo se encuadra un 32,6% de las compañías preguntadas por el Banco de España, mientras que en el otro grupo se encuentra un 23,2% de las analizadas por el supervisor en la Encuesta sobre la Actividad Empresarial (EBAE) realizada a una muestra de 13.000 sociedades de toda España.

Esta mejora para el periodo abril-junio es generalizada, haciéndose extensiva de manera «muy significativa» a las ramas de actividad que han presentado una evolución reciente más desfavorable, apunta la institución.

Pero como ocurre en otros muchos terrenos, el panorama más sombrío lo ofrecen los empresarios que siguen viéndose limitados por las restricciones ante la pandemia, como la hostelería, el ocio y las actividades ligadas al entretenimiento. Son, de hecho, las que aún arrastran una evolución menos favorable de sus negocios.

Sin embargo, esos mismos empresarios, positivos de cara a comenzar a mejorar sus ventas desde abril, no son tan optimistas a la hora de valorar la incorporación de empleados a sus plantillas. O al menos en la misma proporción en la que estiman que aumentarán sus ventas. En concreto, «la intensidad de las expectativas de mejora es menor que en el caso de la facturación», según el análisis del supervisor. El Banco de España concluye que «cabría esperar que las empresas tienden a trasladar de forma incompleta las fluctuaciones de sus ventas a su demanda de empleo». Es decir, una recuperación laboral mucho más lenta que la de la propia actividad.

Un inicio para olvidar

Por otra parte, el informe constata la debilidad de este primer trimestre que está a punto de concluir. Un periodo marcado por la tercera ola y las numerosas restricciones a la actividad, así como por las inclemencias meteorológicas de principios de enero. El supervisor señala que casi la mitad de las empresas estima que recortará su facturación en el primer trimestre de este año y sólo el 13,3% espera una mejora de sus ventas

En comparación con la encuesta anterior, del mes de noviembre, las respuestas de las empresas suponen un empeoramiento respecto a la valoración del último trimestre de 2020 que hicieron en aquel momento, así como de las perspectivas esperadas entonces para el primer trimestre.

Los factores que, según las empresas encuestadas por el supervisor, están impactando de manera más negativa en su facturación son la elevada incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y sobre la política económica, y la menor demanda por parte de los consumidores.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión