Despliega el menú
Economía

Funcas fía la recuperación económica a la marcha del turismo en verano

Los economistas rebajan un punto su previsión de crecimiento en 2021 hasta el 5,7%, que bajaría al 4,2% si el turismo no llega a las cifras del año pasado.

Las agencias de viaje lamentan el parón turístico como consecuencia de las restricciones.
Las agencias de viaje lamentan el parón turístico como consecuencia de las restricciones.
Oliver Duch

El débil inicio de año a nivel económico por el deterioro del consumo y la reducción de la afiliación a la Seguridad Social han llevado a los economistas de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) a recortar un punto su previsión de crecimiento para el PIB este año hasta el 5,7%. Según sus cálculos, la recuperación se "retrasará" a la segunda mitad del año, aunque todo depende de cómo le vaya al sector turístico este verano.

Bajo la previsión de que la temporada turística de este año sea similar a la del pasado (26% respecto a un año normal), se cerraría el año con un crecimiento del 5,7%, desplazando la recuperación a 2022, cuando los economistas pronostican un crecimiento del PIB del 6,3%, una décima más de la cifra anterior. Pero si el sector se recupera mejor de lo esperado gracias a la vacunación y una mayor demanda y se llega al 50% de ocupación respecto a los años precrisis, el crecimiento del PIB será del 7% en 2021 y del 6,7% en 2022, alcanzando así en ese momento casi el nivel económico de antes de la pandemia.

Sin embargo, si el verano es menos boyante que en el escenario central y la temporada turística se cierra con un 12% de ocupación respecto a un año normal, el crecimiento del PIB este año será de solo el 4,2% y del 5,3% el que viene. "Es necesaria una comunicación adecuada para fomentar el turismo y establecer buenos protocolos de coordinación del transporte antes de que llegue el verano. Lo que hay en juego son hasta 2,5 puntos de diferencia en el PIB de este año", señaló Raymond Torres, director de Coyuntura Internacional de Funcas, durante la presentación.

Recuperación intensa del sector

En este momento hay más de 70.000 millones de euros "embalsados" del turismo, por lo que a medida que la situación sanitaria mejore, puede comenzar una recuperación del sector "intensa", aseguró el economista. De hecho, este mismo viernes la ministra de Turismo, Reyes Maroto, anunció que Fitur -la gran feria del turismo internacional organizada habitualmente en enero en Madrid- se celebrará en el mes de mayo tras haber aplazado la convocatoria de este año y será "el renacer del turismo".

Eso sí, de cara a Semana Santa insistió en que "hay que ser prudentes" porque volver a índices de incidencia elevados llevaría a tener que "parar o ralentizar" de nuevo la economía, algo que "no nos podemos permitir".

En cuanto al consumo privado, gran palanca de crecimiento, Funcas calcula una demanda embalsada de 53.600 millones por el "sobreahorro" de las familias debido al contexto económico y sanitario. "Es improbable que estos millones se traduzcan en más gasto en consumo inmediato, pero con el tiempo sí puede incidir en que la tasa de crecimiento sea más positiva con los años", explicó Torres.

Por ello, consideran que el cambio de tendencia en el consumo se producirá en la segunda mitad del año, a medida que la vacunación tenga reflejo en las cifras sanitarias y las restricciones de las comunidades autónomas se vayan relajando. Así, prevén un estancamiento del PIB en el primer trimestre (+0,1%), una subida del 0,9% en el segundo y un verdadero crecimiento después, con un alza del 2,6% en el tercer trimestre y un 3,4% en el cuarto.

En cuanto al mercado laboral, Funcas afirma que el impacto de la recuperación sobre la creación de nuevos empleos será "más limitado" que en anteriores fases expansivas, puesto que facilitará la reincorporación de trabajadores en ERTE y de autónomos en cese de actividad. La tasa de paro todavía alcanzaría el 15,8% al final de 2022 frente al 14,1% con la que terminó 2019. Torres indicó que "seguramente" habrá que prorrogar los ERTE más allá del 31 de mayo previsto hasta ahora, pero apostó por dar a los trabajadores una formación que les permita cambiar de sector.

Y preguntados sobre la necesidad de subir el salario mínimo (SMI), Carlos Ocaña, director general del organismo, aseguró que "no es el momento de elevarlo" por la actual coyuntura económica. "Es básicamente imposible porque de lo que se trata ahora es de preservar el empleo y elevar el SMI, no lo protegería", sentenció. En la misma línea se posicionaba este mismo jueves el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Etiquetas
Comentarios