Despliega el menú
Economía
Suscríbete

empresas

Las empresas perderían 1.800 millones a la semana si se decreta un nuevo confinamiento

La facturación descendería un 14% y afectaría al empleo de medio millón de trabajadores más, según un informe de Cepyme.

Ofertas en el escaparate de una agencia de viajes del centro de Zaragoza.
Ofertas en el escaparate de una agencia de viajes del centro de Zaragoza.
José Miguel Marco

Las empresas viven con preocupación el estallido de la tercera ola, que deja incluso peores cifras de contagios que la primera. Su temor es que se decrete un nuevo confinamiento total al estilo del que se produjo en abril y mayo del año pasado, algo que impactaría terriblemente en sus finanzas, que están ya muy debilitadas tras diez meses de pandemia. Hasta tal punto, que por cada semana de paralización de la actividad las compañías españolas perderían hasta 1.800 millones de euros, según refleja un informe publicado este lunes por Cepyme.

Así, si la caída media de facturación a final de diciembre se situaba en un 10%, ese porcentaje se incrementaría hasta el 14% con una paralización casi absoluta de la movilidad, según el estudio. Sería, no obstante, una contención bastante inferior a la de abril, cuando la facturación media de las diferentes actividades se redujo en casi un 30% con respecto al año anterior. Esta contracción de la actividad tendría lógicamente su correspondencia en el empleo, de modo que si el nivel de ocupación en diciembre se redujo un 6,2%, se elevaría hasta el 9,4%. Esto supondría que casi medio millón de trabajadores (concretamente unos 480.000) se verían afectados y se sumarían así a los 755.000 que aún están inmersos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Significa esto que un nuevo confinamiento generaría un deterioro adicional de algo más de cuatro puntos en la facturación y de tres puntos en empleo.

Al igual que sucedió durante el primer confinamiento, estos impactos serían muy diferentes en las distintas ramas de actividad, con distintas repercusiones del aumento de las restricciones de movilidad, desde impactos prácticamente nulos, o incluso ligeramente positivos en actividades sanitarias, telecomunicaciones o servicios financieros, hasta reducciones superiores al 1% por cada punto de aumento del índice de restricciones en las agencias de viajes y operadores turísticos, el transporte aéreo o la hostelería.

Así, por ejemplo, el transporte aéreo, que registraba unas caídas de facturación cercanas al 70% en diciembre de 2020, experimentaría un deterioro adicional de más de 20 puntos, mientras que las agencias de viaje sufrirían un deterioro adicional de más de quince puntos, que les llevaría a una práctica paralización total de su facturación. Estas actividades presentarían los peores resultados comparativos, seguidas por la hostelería o la producción de combustibles, que alcanzarían retrocesos entre el 60 y el 70% de su facturación. De esta forma, la mitad de estas pérdidas cuantificadas en 1.800 millones a la semana se concentraría en siete actividades: construcción, hostelería, comercio mayorista, comercio minorista, inmobiliarias, automoción y transporte terrestre, en los que la presencia media de las pymes se aproxima al 60% del total.

Las pymes absorberían en torno al 60% de estas pérdidas adicionales de facturación, unos 1.100 millones por cada semana de confinamiento, distribuidos, casi a partes iguales, entre las microempresas, las pequeñas y las medianas empresas. Y lo mismo sucedería en el mercado laboral: el 63% del empleo afectado por un nuevo endurecimiento, más de 300.000 puestos de trabajo, se localizaría en pymes.

Más medidas

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, advirtió en rueda de prensa que las pymes necesitan ayuda, porque "están al límite", y pidió al Gobierno la aprobación urgente de un paquete de medidas dirigidas a compañías con problemas. Así, pidió ampliar el plazo de devolución y las cuantías de los préstamos ICO, el pago de ayudas directas que supongan un importe del 20% de la pérdida de facturación de 2019 o ventajas fiscales como reducir el recargo por retraso a la Seguridad Social y Hacienda del 20% al 5% o incluso no pagar impuestos, unas "vacaciones fiscales", durante 2021. Además, reclamó que se haga un pago inmediato de todas las deudas del conjunto de las administraciones públicas con las pymes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión