Despliega el menú
Economía

vivienda

Comunidades de vecinos en pandemia: un año sin juntas ni derramas y sin poder denunciar a los morosos

Los administradores de fincas reciben más consultas sobre lo que se puede o no se puede hacer y piden que la ley permita las reuniones virtuales.

Balcones.
Un bloque de viviendas.
HA Archivo

Las reuniones de vecinos están prohibidas en esta cuarta ola de la pandemia de covid en Aragón, dentro de las restricciones a las reuniones presenciales. Ha habido momentos en los solo que se restringía el numero de asistentes. Esto puede ser un alivio para algunos, pero ha complicado la toma de decisiones importantes en las comunidades como poner ascensor o pedir una subvención. Todo ello requiere la aprobación de los propietarios en una Junta General, al igual que la reclamación de las deudas de quienes deben recibos de la comunidad.

La Ley de Propiedad Horizontal, aprobada en 1960, no contempla las reuniones telemáticas, entonces impensables, cuya inclusión se ha pedido desde el colectivo de administradores de fincas. En Cataluña, donde hay una ley autonómica, ya se han incluido. En Aragón no hay norma propia, pero una firma ha desarrollado una aplicación móvil para acercar a vecinos y administradores, buscando alternativas.

Año "nefasto"

"Ha sido un año nefasto para los administradores de fincas", confiesa Ángel Calavia, secretario del Colegio de Administradores de Fincas de Aragón, sobre 2020. Explica que el sector está orientado a "la atención de las personas" y ha sido más complicado con el confinamiento y las restricciones posteriores. "El 80% de las personas viven en comunidades", apunta.

Uno de los problemas ha sido "la prohibición de la celebración de juntas", reconoce. "Nos ha supuesto no poder tomar acuerdos sobre cuestiones como la morosidad", explica. Sin un acta de la Junta General no se puede acudir al juzgado a reclamar las deudas de un vecino. Afirma que ya se nota un aumento de morosidad, que augura crecerá a medida que empeore la situación económica. Se han multiplicado también las consultas de los propietarios sobre las limitaciones en cada momento, sobre todo, por las zonas comunes.

La imposibilidad de celebrar juntas presenciales ha impedido llevar a cabo obras importantes, como la instalación de un ascensor y solicitar la subvención correspondiente. En la lista de acuerdos que deben pasar por la junta se incluye la presentación de cuentas, aprobación de llas cuentas, nuevos presupuestos o la subida de las cuotas. Si se ha tenido que hacer alguna obra y pasar una "derrama extraordinaria", confiesa que se ha hecho "confiando en la buena voluntad". Y no ha sido posible renovar los cargos. "Hay presidentes que llevan dos años y están cansados", asegura Calavia.

Por todo ello, el Consejo General que une al colectivo en España ha solicitado "la posibilidad de contemplar las reuniones telemáticas". Pero el proceso es lento. Se ha iniciado en el Senado para solicitar la modificación de la Ley de Propiedad Horizontal. 

App para vecinos y administradores

Pese a la falta de cobertura legal actual, la opción de las reuniones telemáticas ya la recoge una aplicación desarrollada por un administrador de fincas y un ingeniero informático aragonés. Jesús Domingo, con 35 años de experiencia en el sector y al frente de la firma Dogar, puso en marcha el año pasado junto a Plablo Rondón la aplicación 'Comunidad 365'. A través de ella se puede informar de una avería, hacer y enviar una foto, consultar la documentación de la comunidad como los contratos con los proveedores o solicitar reservas para las zonas comunes, necesarias para el control de aforos en piscinas o pistas de pádel, por ejemplo. De momento, desde el Colegio de Administradores de Fincas prefieren esperar a que se actualice la regulación.

La aplicación aragonesa incluye la posibilidad de celebrar juntas virtuales, y Dogar habría celebrado unas 30 el año pasado, basándose en una figura  el Código Civil, explica Domingo. Se tomaba como referencia el aforo permitido en ese momento, se anunciaba a los propietarios que podían seguir la retransmisión de reunión desde la app en sus teléfonos móviles (sin derecho a intervenir) y en el momento de la votación "tras escuchar y ver la exposición, podían delegar su asistencia en el presidente (quien sí que asiste presencialmente siempre)", explica Domingo. Además, cada vecino podía "indicar su intención de voto a cada propuesta, en tiempo real".

"Llevábamos un año y medio desarrollando el modo de acercarnos al propietario, de conocer sus necesidades e inquietudes", señala Domingo, y la pandemia ha sido un "catalizador" para acelerar el proceso y patentar la marca. La crisis sanitaria "nos ayudó a empujar y a decidir procesos que no habríamos pensado, como los controles de aforo de las piscinas o las juntas virtuales", añade Rondón en videollamada desde Madrid, donde reside. 

"Resulta muy cómodo a la hora de dar una incidencia. A final de año la utilizamos porque había que tomar decisiones sobre contratos que vencían y yo no podía tomar decisiones sola", explica Elena Durán, presidenta de una comunidad de Valdespartera que ha optado por la app. Hasta ahora, los 178 vecinos se comunicaban por Facebook. Vive sola con sus dos hijos y confiesa que no había podido ir nunca a una reunión de la comunidad. "No puedo bajar a la reunión, pero sí conectarme desde casa", dice, y pide el cambio de la legislación.

Fernando Gimeno, presidente en funciones de otra comunidad zaragozana de 240 pisos en Parque Goya II , usuaria de la aplicación, explica que la utilizaron para controlar los aforos y "salvó" la temporada de piscina porque "contratar a un controlador de aforos era desorbitado y no podíamos excedernos del presupuesto sin reunión". La utilizaron también poco antes de Navidad, ya que se rompió la caldera y hubo que comprar otra. "No me habría atrevido a tomar una decisión así", confiesa. 

Según sus impulsores, la participación aumenta con la aplicación, pero algún presidente reconoce que no todos los vecinos la usan. "Es difícil que se consiga el 100% nunca", reconoce un presidente de comunidad del centro con 181 pisos y varios locales y oficinas. Sin embargo, coincide en que "no se puede tener una comunidad parada sin poder hacer juntas generales. Hay temas que quedaron pendientes y que son importantes".

Domingo espera que se modifique la legislación. "Es imprescindible que se permita que sean legales las reuniones telemáticas", asegura. Cree que durante la pandemia "se ha olvidado que el colectivo de las comunidades de vecinos tiene que seguir funcionando".

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios