Despliega el menú
Economía

economía

La losa de los créditos ICO para los autónomos: "La situación es angustiosa si no se conceden ayudas directas"

El Banco de España ha alertado del riesgo de engordar las deudas de las empresas con más líneas de avales públicos y pide alternativas como subvenciones.

Bares y comercios cerrados por la alerta 3 /2020-10-29/ Fotos: Jorge Escudero [[[FOTOGRAFOS]]][[[HA ARCHIVO]]]
Bares y comercios cerrados en Teruel.
Jorge Escudero

Se han cumplido diez meses desde que estallara la pandemia de covid y los contagios siguen aumentando por lo que las restricciones en la vida diaria continúan. Aragón ha adelantado este fin de semana el cierre de bares y tiendas no esenciales a las 18.00, el toque de queda a las 22.00 y ha mantenido las restricciones de aforos. Cuando el 14 de marzo de 2020 el país se confinó para frenar el avance del virus nadie pensaba que la crisis sanitaria iba a durar tanto tiempo, con varias oleadas del virus que han llevado, en el caso de Aragón, de vuelta a cifras de contagios diarios de los peores momentos.

Resistir se ha convertido en una necesidad para todas las personas afectadas por la pandemia. En el caso de los autónomos y empresas, cuanto más dura la pandemia, más aumentan sus deudas. "Lamentablemente hay muchas empresas que viven al día. Muchos autónomos han agotado sus ahorros personales", reconoce Aurelio López de Hita, presidente de Cepyme Aragón.

De tabla de salvación a "losa"

Esta situación está provocando que la tabla de salvación que fueron los créditos ICO al inicio de la crisis, se ha convertido para algunos en una carga que cada vez pesa más porque siguen sin recuperar sus ingresos. "Hay muchas empresas cuya facturación ha disminuido tremendamente y los gastos han sido los mismos", apunta. Aunque reconoce  que los créditos fueron necesarios para que se mantuvieran a flote muchas pymes, ahora "la situación es angustiosa si no se conceden ayudas directas que hagan que el tejido empresarial pueda sobrevivir, pero no a costa del endeudamiento de los empresarios, sino de quienes pusieron las restricciones", añade. Cree que la deuda que supone el crédito se ha convertido en una "losa".  

El Gobierno ha inyectado desde el inicio de la crisis 114.647 millones de euros de financiación a unas 591.000 empresas españolas, el 99% pymes y autónomos, a través de la Línea de Avales del ICO Covid del Instituto de Crédito Oficial. Se han dirigido a cubrir necesidades de liquidez, según los datos de enero del Ministerio de Asuntos Económicos. De ellos, 3.300 millones de euros han ido a parar a 16.732 autónomos y empresas aragonesas. Estos han pedido una financiación media por operación de 122.080 euros a devolver en un plazo medio de cuatro años y cuatro meses.

Temor a los cierres de negocios

La preocupación por el aumento de las deudas de las empresas se viene plasmando en los informes de distintos organismos. Entre los últimos en pronunciarse ha estado el Banco de España, cuyo gobernador, Pablo Hernández de Cos, ha alertado de que "la línea de financiación del ICO ha sido absolutamente fundamental, pero nos encontramos ocho, nueve meses después, en una situación en que las empresas se encuentran mucho más endeudadas". Por ello, plantea que se busquen alternativas que no aumenten el endeudamiento, como subvenciones directas.  

El temor general es que se produzca una cascada de cierres de negocios. De momento, la moratoria del Gobierno que permite retrasar hasta el próximo mes de abril la presentación de un concurso de acreedores ha frenado también la avalancha de suspensiones de pagos que se temían en 2020. En la mayoría de los casos, una vez que se recurre a esta vía, las empresas terminan en liquidación. En diciembre, el 57% ya presentaron la declaración de concurso con la intención de ir directos a liquidar, según los datos de Informa D&B. 

"Si se siguen endeudando va a suponer un mayor cierre de empresas y caída de empleo"

"La situación va a ser caótica a partir de marzo, cuando empezaremos a ver un incremento de concursos de acreedores", augura Álvaro Bajén desde la organización de autónomos UPTA-Aragón. "Ya nos vienen bastantes autónomos con un fuerte endeudamiento", alerta. El peso de sus deudas por la pandemia "les está obligando a hacer la segunda oportunidad, la única manera que tienen de salvarse", apunta, ya que si no consiguen el perdón de sus deudas pueden tener problemas como no poder jubilarse los que están en edad o pedir una baja. "Las ayudas directas ya las veníamos reivindicando hace tiempo con lo que llamamos bonos vacuna. Deberían ser en compensación por el lucro cesante", apuntan desde la organización de autónomos, que incluso propone la "condonación de la deuda".

"Si se siguen endeudando va a suponer un mayor cierre de empresas y caída de empleo", advierte el director general de la patronal CEOE Aragón, Jesús Arnau. Coincide en que el problema ha sido la duración de la crisis. "Esperábamos que iba a ser más breve", pero el descenso de facturación ha sido "más profundo y largo" y se espera que empeore con la nueva oleada del virus. "Después de 10 meses de pandemia es una crisis de solvencia", afirma. En los diez meses de pandemia se ha perdido lo que costó "cinco años recuperar" tras la crisis financiera e inmobiliaria anterior.

De Hita advierte que si los apoyos a las empresas pasan por aumentar sus deudas será una "ruina para ahora y para la posterioridad". Insiste en la necesidad de "compensar la pérdida de sus ingresos empresariales con ayudas" a las empresas "para que los empresarios puedan sobrevivir y cuando la gente que está en ERTE tenga que volver a su puesto de trabajo, que siga existiendo su empresa". 

"No podemos destruir los tejidos productivos de los pequeños empresarios y autónomos. Es necesaria formación, inversión y protección"

CEOE plantea ayudas directas a fondo perdido porque "más deuda sería inasumible. Nos condenaría a una crisis financiera", advierte Arnau.

La destrucción de autónomos, pymes y micropymes resultaría muy difícil de revertir. "No podemos destruir los tejidos productivos de los pequeños empresarios y autónomos. Es necesaria formación, inversión y protección de ese tejido", piden desde UPTA Aragón.

Las previsiones de ATA-Aragón son "muy malas" y esperan que siga la caída de autónomos que se ha reflejado ya en el cierre de 2020. La comunidad ha perdido en un año 1.648 autónomos, según la diferencia de altas y bajas a la Seguridad Social. Aragón tiene 100.058 profesionales cotizando en el régimen especial (RETA).

"Ahora mismo, la mejor vacuna que hay para un autónomo es una ayuda directa"

 Entre las medidas que pueden ayudar al colectivo, desde ATA Aragón tienen claro que  "ahora mismo, la mejor vacuna que hay para un autónomo es una ayuda directa", señala su presidenta, Mayte Mazuelas. Desde la asociación de autónomos reconocen que a estas alturas de la pandemia "a muchos hay que aconsejarles que no se endeuden más" y confiesan que "algunos se tiran de los pelos de haber pedido el ICO en abril porque han visto que no han podido retomar su actividad después". 

Todos son conscientes de la necesidad de tomar restricciones, pero lamentan que muchos sectores hayan sido castigados y piden más apoyo. "La economía va de la mano de la Sanidad. Cualquier medida sanitaria tiene que ir acompañada de una económica. Así lo han entendido los países vecinos", recuerda Mazuelas. La organización considera que pese a que el Gobierno central dijo al inicio de la pandemia que nadie se quedaría atrás, "a fecha de hoy podemos decir que los autónomos nos hemos quedado en la cuneta". Algunos de sus asociados acuden para quejarse de que las entidades financieras han endurecido sus requisitos para concederles un crédito.

Mazuelas explica que este lunes está prevista una reunión entre el Gobierno y los colectivos de autónomos para analizar la situación actual. ATA llevará como "línea roja" que se prorrogue "el cese de actividad extraordinario que está vigente solo hasta el 31 de enero".  En la lista de peticiones el colectivo figura eliminar el requisito que obliga a haber sido beneficiario de la prestación entre marzo y junio  e incluir una exoneración de cotizaciones similar a la de los trabajadores en la nueva modalidad de ERTE de limitación. "No es lógico que quien no puede realizar su actividad al 100% pague cotizaciones al 100%", critica. Además, pedirán que se aplace hasta 2022 la subida aplicada en enero a la cuota de autónomos. Aunque fue aprobada en 2018, cree que el Gobierno ha tenido poca "sensibilidad" al no retrasar el incremento. 

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos. 

Etiquetas
Comentarios