Despliega el menú
Economía

TRABAJO

El juicio de Deliveroo sentencia que los riders son trabajadores por cuenta ajena

La Seguridad Social planteó una demanda de oficio en 2018 por entender que la relación entre empresa y trabajadores es laboral.

Un empleado de Deliveroo
Un empleado de Deliveroo
Deliveroo

Operaban como falsos autónomos. Eso ha fallado el juzgado 24 de lo social de Barcelona para 748 repartidores de Deliveroo. La relación que mantienen los trabajadores y la empresa, establece la sentencia a la que tuvo acceso Europea Press, es de naturaleza laboral. 

El juzgado argumenta que pese a que el 'rider' en principio elige la zona y la franja horaria en la que quiere prestar sus servicios y no está obligado a estar disponible durante todo ese tiempo, no existe una libertad "tan amplia como se quiere aparentar".

Ello, porque si el repartidor no atiende pedidos, recibe una penalización. En definitiva, su ausencia se castiga, al igual que si el repartidor se aleja de las instrucciones que marca la empresa. El tribunal establece también que los 'riders' de Deliveroo estaban integrados en el ámbito rector, organizativo y de dirección de la compañía.

El macrojuicio parte de una demanda que realizó de oficio la Seguridad Social en 2018, a la que la justicia ha dado la razón. El juicio se celebró el pasado 20 de octubre.

Para esta sentencia ha actuado de explícito precedente -porque el juzgado de Barcelona afirma haber aplicado los mismos criterios- la que emitió el Tribunal Supremo el pasado 23 de septiembre, que determinó que la relación existente entre un repartidor y la empresa Glovo -competidora de Deliveroo- tiene naturaleza laboral.

En ese momento, el Supremo esgrimió que los 'riders' prestan su servicio insertados en la organización que marca el empleador, que no es un simple intermediario en la contratación de servicios entre comercios y repartidores. Y el juzgado de Barcelona entiende que los 'riders' de Deliveroo desempeñan su labor en similares términos a los de Glovo, es decir, sin una organización propia ni material ni estructural.

El Gobierno, y muy en particular el Ministerio de Trabajo, se comprometió a regular el empleo en las plataformas digitales que suelen hacer uso de falsos autónomos. Pero la negociación dentro del diálogo social se encuentra atascada. 

Las disputas pasan, por ejemplo, por si hay que incorporar a todo tipo de plataformas digitales o sólo a los 'riders', además de que dentro de las organizaciones patronales también hay posiciones diferentes según su sector de actividad, más tradicional o más digital. Si bien este miércoles estaba convocada una reunión entre Gobierno, sindicatos y empresarios, se ha terminado aplazando.

Etiquetas
Comentarios