Despliega el menú
Economía

empresas

Prodesa registra su mejor año con grandes proyectos en EE. UU. y Bielorrusia

La firma de ingeniería aragonesa especializada en fábricas de pellets de biomasa crece un 24% tras alcanzar los 30 millones de facturación.

José Manuel Martínez, director general de Prodesa (izq.), con dos colaboradores, en la sede de la empresa en Plaza.
José Manuel Martínez, director general de Prodesa (izq.), con dos colaboradores, en la sede de la empresa en Plaza.
Toni Galán

 Prodesa Medioambiente, ingeniería aragonesa especializada en el suministro de proyectos llave en mano de plantas de producción de pellets de biomasa, es una ‘rara avis’ en el firmamento empresarial en un año de pandemia como este. La compañía registrará este 2020 el mejor ejercicio de su historia con una facturación de unos 30 millones de euros, 7 millones más que el año pasado, por el grado de avance en la construcción de factorías en mercados diversos, entre los que destacan especialmente el de Bielorrusia y el de Estados Unidos, país este último donde se ha consolidado con gran esfuerzo en los últimos años.

«La cartera de proyectos vigentes es más consistente que la que teníamos hace tres años», apunta José Manuel Martínez, director general de la compañía, a modo de explicación de la evolución de una empresa que ha aprendido a evaluar con rapidez la viabilidad de los proyectos que les ofrecen y que cada vez conoce mejor las peculiaridades de las plazas donde actúa. La apertura de una sede en Atlanta en 2013 por José Ignacio Pedrajas, cofundador de la empresa, ha sido determinante en una implantación norteamericana que ya da frutos más que reseñables.

Prodesa ha acometido grandes proyectos este año en Estados Unidos, país que representó el 35% de su facturación (del resto, un 45% se produjo por proyectos en Bielorrusia, un 10%en Canadá y el 10% restante en Asia). En territorio estadounidense destaca la envergadura industrial de clientes para los que trabaja, en particular el grupo Enviva –el mayor productor mundial de pellets de madera industrial, utilizada como fuente de energía para generar electricidad y calor– y la corporación británica Drax, especializada en la generación de energía cuya división de biomasa contrató a la ingeniería aragonesa para la puesta en marcha de tres proyectos, ubicados todos en la costa Este o cerca de ella.

«Arrancamos 2020 con la firma de dos proyectos en Bielorrusia para sendas plantas de 150.000 toneladas cada una», reseña José Ricardo Castro, director comercial de la compañía, al dar cuenta de un año en el que las expectativas eran extraordinariamente positivas. Cada una de esas fábricas de pellets, ubicadas en Vitebsk y Polotsk, en el noreste del país, estaría equipada con una línea para el tratamiento de la madera verde, que incluye la línea de descortezado, astillado y molienda; un secado de banda de 240 metros, y la línea de granulación, almacenamiento y salida del producto.

El parón causado por la pandemia en marzo dio paso a un periodo complicado para la empresa en lo referente a la gestión del personal trasladado a destino por la suspensión de vuelos, las cuarentenas obligatorias, etc., pero fue ahí cuando en Prodesa constataron que contar con personal «duro, que sabe adaptarse a las circunstancias», como destaca José Manuel Martínez, ayudó a seguir adelante con los proyectos que estaban en marcha.

Después de dos o tres meses de ralentización de la actividad, la compañía aragonesa vio cómo en verano se reactivaba el mercado con nuevos proyectos en EE. UU., Canadá, Vietnam o Rusia, lo que permite prever un crecimiento del 10% en su actividad –y en sus ventas– en 2021. La posventa, en todo caso, representa ya el 25% de su facturación.

Un recorrido por la sede central de esta compañía ubicada en el polígono Plaza permite constatar la adopción de medidas de seguridad impuestas por la covid, que ha obligado a hacer turnos de teletrabajo entre los empleados. En el departamento comercial, como en el técnico, el de gestores de proyecto o el de postventa, por ejemplo, se percibe la actividad de una empresa que ha seguido creciendo estos meses. Prodesa cierra 2020 con 99 trabajadores, 15 más que el año pasado, la mayoría de ellos ingenieros. La mayor parte del personal está en Zaragoza, pero la firma tiene ocho empleados en EE. UU, tres en Francia, uno en Vietnam y tres expatriados temporalmente en otros destinos.

Apuestas en I+D

La I+D (Investigación y Desarrollo)es importante en Prodesa, que en este campo está apostando fuerte por la diversificación de las materias primas utilizadas para la producción de pellets. En 2020, de hecho, la compañía construyó una planta de pellets de cáscara de cacahuete en Georgia (EE. UU.), pero valora también la conversión en biomasa de la cáscara de girasol, la paja o el bagazo de caña de azúcar. Este último ha generado muy buenas expectativas a Prodesa en Brasil, según explica José Manuel Martínez. El director general de la firma prevé que en dos o tres años fructifiquen iniciativas ahí y añade que en 2021 se potenciará el mercado ruso y se afianzarán proyectos de plantas de pellets que se pueden trasladar en contenedores, como el materializado en 2019 en Houston (Texas).

 

 

 

 

 

 

Etiquetas
Comentarios