Despliega el menú
Economía

El BCE garantiza financiación barata a los Gobiernos al menos hasta marzo de 2022

La presidenta del BCE dijo que aunque el repunte de "la actividad económica en el tercer trimestre fue más fuerte de lo esperado y las perspectivas de las vacunas son alentadoras, la pandemia continúa posando riesgos serios para la salud pública y para la economía de la zona del euro y global".

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
Efe

El Banco Central Europeo (BCE) ha aprobado este jueves un amplio programa de nuevos estímulos para responder a las "consecuencias económicas" derivadas del repunte de la pandemia en las economías europeas, según ha informado el instituto emisor en un comunicado.

La principal medida del organismo presidido por Christine Lagarde ha sido ampliar en 500.000 millones el volumen de su programa de compra de activos contra los efectos de la pandemia (PEPP). De esta forma, el volumen total del programa alcanza los 1,85 billones de euros. En junio, el BCE ya decidió ampliar en 600.000 millones la cuantía total, hasta 1,35 millones.

Además, el BCE ha extendido el horizonte de las compras netas de activos bajo el PEPP en nueve meses, desde junio de 2021 a marzo de 2022. No obstante, la entidad ha alertado de se llevarán a cabo compras hasta que el Consejo de Gobierno considere que la "fase de crisis" del coronavirus ha terminado.

En paralelo, también se ha extendido en un año, hasta finales de 2023, el plazo de reinversión de los fondos que se obtengan de los vencimientos de todos los activos comprados al amparo del programa.

El organismo ha mantenido sin cambios los tipos de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de facilidad de depósito continuará en el -0,50% y la de facilidad de préstamo, en el 0,25%.

Al igual que en otros comunicados anteriores, el BCE ha explicado que estima que el precio del dinero se mantendrá en sus "niveles actuales o más bajos" hasta que considere que los pronósticos de inflación "convergen robustamente" con un nivel lo suficientemente cerca, pero por debajo, del 2%.

La tercera medida del paquete aprobado por el banco central este jueves hace referencia al tercer programa de operaciones de financiación a largo plazo con objetivo específico (TLTRO-III). Estaba previsto que el programa finalizara en marzo de 2021 tras siete rondas, pero el BCE ha decidido que se realizarán otras tres adicionales entre junio y diciembre del año que viene.

Además, aunque no ha modificado la remuneración que obtendrán los bancos por pedir prestado, sí ha extendido el periodo de condiciones favorables en doce meses, hasta junio de 2022. También ha elevado desde el 50% al 55% de su cartera de crédito elegible el volumen total de préstamos que pueden solicitar los bancos. No obstante, para incentivar a los bancos a que mantengan el nivel de préstamos actual, estas nuevas condiciones de préstamo solo estarán disponibles para las entidades que alcancen un nuevo objetivo de créditos.

El Banco Central Europeo (BCE) prevé una contracción económica de la zona del euro menor este año, del 7,3 %, frente al 8 % pronosticado en septiembre, dijo en rueda de prensa su presidenta, Christine Lagarde, tras la reunión del Consejo de Gobierno.

No obstante, Lagarde ha añadido que los datos disponibles y las nuevas proyecciones macroeconómicas del BCE muestran que la pandemia tendrá un impacto en la economía de la zona del euro más prolongado de lo que se esperaba antes.

El BCE prevé un crecimiento del 3,9 % en 2021 (+5 % previsto en septiembre), del 4,2 % en 2022 (+3,2 %) y del 2,1 % en 2023.

En comparación con las proyecciones macroeconómicas de septiembre, el BCE ha revisado a la baja las perspectivas de crecimiento a corto plazo, pero prevé "una recuperación amplia" a medio plazo, según Lagarde.

El BCE pronostica también una inflación del 0,2 % en 2020 (0,3 % pronosticado en septiembre), del 1 % en 2021 (1 %), del 1,1 % en 2022 (1,3 %) y del 1,4 % en 2023.

La presidenta del BCE dijo que aunque el repunte de "la actividad económica en el tercer trimestre fue más fuerte de lo esperado y las perspectivas de las vacunas son alentadoras, la pandemia continúa posando riesgos serios para la salud pública y para la economía de la zona del euro y global".

"La reaparición de casos de covid-19 y las medidas de contención asociadas restringen significativamente la actividad económica del área euro, que se va a contraer en el cuarto trimestre de 2020", pero en menor medida que en el segundo, dijo Lagarde.

La economía de los países que comparten el euro se contrajo mucho en la primera mitad de 2020 y rebotó un 12,5 % en el tercero, aunque se encuentra en niveles muy por debajo del nivel anterior a la pandemia.

"La segunda ola de la pandemia y la intensificación de las medidas de contención asociadas observadas desde mediados de octubre resultarán en una caída significada en la actividad durante el cuarto trimestre", según Lagarde. 

Etiquetas
Comentarios