Despliega el menú
Economía

economía

Dónde, cuándo y cómo estará el hidrógeno verde en España

Varias firmas energéticas ya tienen proyectos para desarrollar la tecnología en centros industriales y como alternativa al cierre de centrales históricas.

Estudio de hidrógeno verde obtenido de aguas residuales.
Estudio de hidrógeno verde obtenido de aguas residuales.
EP

En cuestión de semanas, no hay un ciudadano que no haya oído hablar del hidrógeno verde. Esta tecnología se ha colado cada vez que los planes de transición energética salen a la luz. Ni solar fotovoltaica, ni eólica, ni hidráulica. Ahora también es el turno de una modalidad sobre la que muy pocos saben dónde va a estar; cuál es el calendario de implantación; y para qué será utilizada. En Aragón ha sido una de las que se ha venido potenciando en los últimos años.

Para poner un poco más de luz sobre un concepto que será tan habitual entre los españoles como hoy lo es el de las renovables, la radiografía del hidrógeno verde ya muestra cuáles serán los puntos clave donde las compañías tienen fijados sus objetivos. Porque, por ahora, son proyectos que, desarrollados en mayor o menor medida, precisan de las pertinentes autorizaciones y de los fondos europeos de los que en muchos casos también dependen.

"La solución para la descarbonización"

Aunque este hidrógeno ha venido "para quedarse". Así lo explica Javier Brey, presidente de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), quien sostiene que es "la solución para la descarbonización plena" de la industria, el sector residencial, los transportes y la energía. "Los países que ponían planes de renovables sobre la mesa, ahora lo quieren es complementar y ampliarlos con el hidrógeno", como ha hecho el Gobierno.

El Ministerio de Transición Ecológica ha planteado una hoja de ruta similar a la comunitaria. Europa quiere instalar hasta 2030 unos 40 gigavatios (gw) de electrolizadores (el sistema que genera hidrógeno). España tiene previsto desarrollar el 10% de esa cantidad. "Estamos llamados a jugar un papel fundamental dentro de Europa, como puerta de acceso del hidrógeno desde el norte de África", apunta Brey.

Ante todo este abanico de oportunidades que surgen es donde la industria española puede dar un paso adelante después de años recortando su aportación al Producto Interior Bruto (PIB). "Es una oportunidad que tiene la industria española para posicionarse y hacer negocio", explica Juan Ramón Morante, director del Instituto de Investigación en Energía de Cataluña (IREC). "Ahora quienes fabrican electrolizadores, por ejemplo, son compañías alemanas o noruegas", recuerda Morante. "Es un pastel demasiado grande como para que pasemos de depender del petróleo que nos llega de otros países a depender del desarrollo del hidrógeno verde con tecnología de quienes ya lo desarrollan", en referencia a la balanza de pagos.

"Es una oportunidad que tiene la industria española para posicionarse y hacer negocio"

El hidrógeno va a actuar como un salvoconducto para recibir una parte de los fondos europeos para la recuperación. El Ejecutivo prevé destinar más de 1.500 millones a su impulso hasta 2023. La UE exige que los fondos de recuperación, dotados con 750.000 millones, se usen para construir un millón de puntos de recarga para coches eléctricos y 500 estaciones de hidrógeno en toda la Unión.

Las grandes compañías energéticas ya se han puesto en marcha para desarrollar estos planes. Habrá inversiones en proyectos de hidrógeno heterogéneos: centros de electrólisis; puntos industriales y de transporte en activo donde se habilitará el uso de esta materia prima; planes de reconversión de zonas afectadas por el cierre de antiguas centrales de carbón... Y todo ello, con inversiones y, por tanto, empleo para las zonas, muchas de ellas de la España vacía.

Petroleras y eléctricas

Repsol está impulsando opciones tecnológicas para generar de forma competitiva el hidrógeno de baja huella de carbono, en línea con sus objetivos de descarbonización. En diciembre de 2019 fue la primera compañía de su sector en anunciar el ambicioso objetivo de ser cero emisiones netas en el año 2050, con metas intermedias a 2030 y 2040. Su consejero delegado, Josu Jon Imaz, ha anunciado inversiones de entre 2.200 y 2.900 millones de euros vinculados a proyectos de la cadena del hidrógeno hasta 2026 para instalar una capacidad de unos 400 megavatios.

El proyecto que Iberdrola tiene en marcha puede hacer de España el primero con el 100% de producción de amoniaco para fertilizantes completamente verde, a juicio de la eléctrica, que junto a Fertiberia ha puesto las capacidades a disposición de este proceso de transformación sin precedentes. «Una alianza que no se basa en meras intenciones, sino en hechos concretos. Volvemos a ser pioneros en la implementación de una nueva tecnología limpia», ha explicado el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán.

Naturgy ha vinculado sus proyectos en torno a centrales históricas. Su presidente, Francisco Reynés, plantea estos proyectos sobre los valores de la sostenibilidad y la transición justa, buscando el desarrollo de una economía verde, que permita además generar empleo en zonas rurales o de despoblación.

Endesa ha presentado 20 proyectos relativos a hidrógeno dentro del paquete de más de cien proyectos remitidos al Gobierno, y que optan a recibir respaldo del Fondo de Recuperación europeo. La compañía considera que se podrá crear una industria que soporte desde aquí las necesidades tecnológicas y de bienes de equipo de este vector energético.

Otros proyectos puntuales los desarrollan compañías como Capital Energy así como el de Nortegas y Sener en la planta de Amorebieta, en el País Vasco.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos. 

Etiquetas
Comentarios