Economía
Suscríbete por 1€

Los Presupuestos de PSOE y Podemos superan con holgura su primer examen en el Congreso

Los 198 diputados de PSOE, Unidas Podemos, ERC, Ciudadanos, el PNV, Bildu, PDeCAT, Más País-Equo, Compromís, el PRC, Nueva Canarias y Teruel Exuste han tumbado las enmiendas apoyadas por 150 votos del PP, Vox, Junts, la CUP, el BNG, Coalición Canaria, UPN y Foro Asturias.

Aplauso en el Congreso después de que el Gobierno consiga un acuerdo para tramitar los presupuestos
Aplauso en el Congreso después de que el Gobierno consiga un acuerdo para tramitar los presupuestos
EFE

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2021 se abre camino en el Congreso gracias al apoyo de los socios habituales del Gobierno, a los que en esta ocasión se ha sumado Ciudadanos, que al rechazar las siete enmiendas a la totalidad permiten avanzar en la tramitación presupuestaria.

En concreto, 198 diputados de PSOE, Unidas Podemos, ERC, Ciudadanos, el PNV, Bildu, PDeCAT, Más País-Equo, Compromís, el PRC, Nueva Canarias y Teruel Exuste han tumbado las enmiendas apoyadas por 150 votos del PP, Vox, Junts, la CUP, el BNG, Coalición Canaria, UPN y Foro Asturias.

Las siete enmiendas a la totalidad, aunque basadas en motivos dispares, se han votado de una tacada, ya que todas reclamaban lo mismo: la devolución del proyecto de Presupuestos al Gobierno.

La votación ha puesto fin a dos días de debates parlamentario que arrancaron este miércoles al mediodía con la presentación del proyecto por arte de la ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero.

Los 198 diputados de PSOE, Unidas Podemos, ERC, Ciudadanos, el PNV, Bildu, PDeCAT, Más País-Equo, Compromís, el PRC, Nueva Canarias y Teruel Exuste han tumbado las enmiendas apoyadas por 150 votos del PP, Vox, Junts, la CUP, el BNG, Coalición Canaria, UPN y Foro Asturias.

A diferencia de lo ocurrido en enero de 2019, cuando los Presupuestos que el Gobierno del PSOE había pactado con Podemos fueron tumbados por la oposición en la primera votación, provocando la convocatoria de las elecciones del 28 de abril de ese año, ahora los dos socios se han asegurado superar esta votación con una holgada mayoría, superior incluso a la de la investidura de Pedro Sánchez.

Eso sí, esta votación sólo garantiza la tramitación de los Presupuestos y ahora el PSOE y Unidas Podemos deberán sellar acuerdos para asegurarse que el proyecto acaba aprobado por las Cortes Generales.

De hecho, tras superar este debate de totalidad el proyecto de Presupuestos pasará a analizarse en ponencia (a puerta cerrada) y en la comisión correspondiente para debatir las enmiendas parciales presentadas por los grupos.

La fase definitiva tendrá lugar en el Pleno del Congreso de la semana del 30 de noviembre, donde se irán debatiendo y votando cada una de las secciones de los Presupuestos. Ahí el Gobierno necesita una mayoría estable para superar todas las votaciones ya que no hay una votación de conjunto, sino que el rechazo de las cuentas de un ministerio provoca el derribo de todo el proyecto.

Negociación compleja con vetos cruzados

Esta tramitación pasa por una negociación de enmiendas parciales que se presenta compleja ante los vetos cruzados de ERC y Ciudadanos, que rechazan apoyar unas cuentas respaldadas por el otro al considerar que defienden políticas incompatibles, y el apoyo de EH Bildu a las cuentas, que algunos grupos ven con suspicacia.

Durante todo el debate la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha pedido apoyo mayoritario para salvar unas cuentas que se producen en un momento excepcional de pandemia y ha apelado insistentemente al diálogo tanto a ERC como a Cs, con el fin de que rechacen los vetos que se ponen mutuamente.

Mientras instaba a ERC a tener "altura de miras" para dejar a un lado las ideologías y votar finalmente un Presupuesto que favorece las inversiones en Cataluña, también pedía a Ciudadanos no vincular las negociaciones de otras leyes, como la educativa, con unos Presupuestos que nada tienen que ver con la inmersión lingüística.

"Simplemente usted no puede tomar la decisión por otra formación política para apoyar o no las cuentas", le indicaba Montero al portavoz de ERC en el Congreso, Rafael Rufián, que ha argumentado que rechazar a Ciudadanos no es un "veto" sino "autoprotección" frente a la derecha para sacar adelante medidas como subir los impuestos al juego "online", bajar el IVA a los productos de higiene íntima femenina o limitar el precio del alquiler.

Arrimadas tenderá la mano hasta "el último minuto"

La dirigente de Ciudadanos, Inés Arrimadas, también insistía en que el Gobierno deberá elegir con quién cerrar las cuentas y ha pedido a Montero que no ceda al chantaje de los separatistas y que no permita "la humillación" que infligen.

Arrimadas, que ha dicho que tenderá la mano "hasta el último minuto", ha recordado que la nueva ley de educación no es un buen camino, aunque en esta ocasión no ha insistido en ponerla como una línea roja.

"Me cuesta trabajo entender que haya leyes que al final afecten al debate de la Ley de Presupuestos", reiteraba la ministra tras añadir que la ley educativa tendrá la misma cuantía en las cuentas de 2021 sea con una enmienda o con otra.

Lo cierto es que el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha querido colocar a Ciudadanos fuera de la negociación presupuestaria tras señalar que "no han conseguido nada" en su estrategia de acercamiento al Gobierno, ni en materia económica ni laboral.

"Tenga cuidado, señora Arrimadas, no vaya usted a acabar apoyando unos Presupuestos socialcomunistas", le avisaba Echenique, tras defender un Presupuesto que supone un "cambio de lógica económica de 180 grados".

Desde el PNV, Idoia Sagastizabal también ha advertido de que "falta un buen trecho" para que el Gobierno consiga el apoyo definitivo de su formación, especialmente después de incluir una subida de la fiscalidad del diésel que se había acordado que no estaría y que "mina la confianza".

Mientras tanto, después de que el miércoles el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, anunciara el apoyo al Presupuesto, este jueves su portavoz parlamentario, Oskar Matute, lo ha confirmado porque importa más "el qué", el contenido de las cuentas, que "el con quién", los partidos que las apoyan.

Por último, la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha recordado al PP que los apoyos de Bildu y ERC provienen de partidos "que cuentan con toda la legitimidad" democrática.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión