Despliega el menú
Economía

banca

El Santander empieza a negociar un ERE que afectará a oficinas, servicios centrales y corporativo

El banco, que en Aragón tiene unos 500 trabajadores y 70 oficinas, ha celebrado este martes la primera reunión con los sindicatos para llevar a cabo un "plan de transformación y eficiencia" que podría afectar a 3.000 empleos en España.

El Banco Santander deberá devolver 228.727,23 euros
Banco Santander.

El Banco Santander ha comenzado este martes las conversaciones previas a la presentación de un ajuste de empleo en toda España. La dirección se ha reunido con los sindicatos  en Madrid para informarles de que va a llevar a cabo un "Plan de transformación y eficiencia" para ajustar su dimensión en España "las nuevas realidades". Los motivos serían razones "económicas, organizativas y productivas" y afectaría a toda la red en España desde la comercial a servicios centrales y el centro corporativo, según han informado fuentes sindicales tras el encuentro. La dirección no ha hablado todavía de cifras, tras publicarse hace unos días en el diario 'Expansión' que afectaría a unos 3.000 empleados, similar al último ajuste cerrado en marzo.

La entidad financiera que preside Ana Botín se suma a la oleada de reestructuraciones en el sector, en parte, acelerada por la pandemia de covid, según fuentes sindicales. 

Cien salidas en el anterior ERE en Aragón

Desde CC. OO. se ha planteado que los posibles ajustes se hagan "a través de medidas de flexibilidad interna y en todo caso a través de procesos no traumáticos". Han recordado que la plantilla "ha contribuido con su esfuerzo a situar al Banco Santander como una empresa líder en su sector". La entidad terminó de aplicar el 31 de marzo un expediente de regulación de empleo (ERE) presentado en 2019 para unas 3.000 personas en toda España, por el que salieron con bajas incentivadas y prejubilaciones un centenar de empleados en Aragón.

Banco Santander tiene 69 oficinas en Aragón (52 en Zaragoza, 10 en Huesca y 7 en Teruel) y la plantilla se sitúa en 508 trabajadores, en su mayoría de Zaragoza (400), seguida de Huesca (70) y Teruel (38). Entre las oficinas aragonesas, desde CC. OO. Aragón se cree que "hay margen para prejubilaciones", pese al reciente ajuste tras la integración del Banco Popular.

Soluciones "alternativas"

"Hay que intentar que sean todas las salidas por vía prejubilaciones y lo menos traumáticas posible", ha explicado Carlos Serrano, responsable de la agrupación del sector financiero de CC. OO. Aragón y portavoz sindical en el Santander. Afirma que el impulso que ha supuesto la digitalización por las restricciones de la pandemia "ha acelerado la reestructuración del sector", que "está moviendo ficha para llevar a cabo el proceso en el mínimo tiempo posible". 

El sindicato propondrá que se utilicen medidas incluidas en el convenio como "flexibilidad interna, movilidad funcional o dentro del perímetro del grupo" y se negocie un"acuerdo de prejubilaciones". La organización ha criticado en un comunicado que la plantilla "desconozca cuál es el proyecto de empresa que Banco Santander quiere para el futuro", más allá de las "manidas expresiones relacionadas con la transformación digital". 

CC. OO. es consciente de la coyuntura actual tras el estallido de la pandemia pero "no vamos a consentir en ningún caso que recaigan exclusivamente sobre la plantilla los costes de esta transformación".

Desde UGT se ha insistido en este extremo, en que "la plantilla no puede seguir asumiendo el mayor coste en todos estos procesos". Por ello, durante la reunión con la dirección han señalado que hay "soluciones alternativas" como las que se aplicaban antes de la reforma laboral, "acuerdos sociales de prejubilación a largo plazo que permiten la adaptación necesaria a los tiempos, planes de salida voluntarios como los que van a llevar a cabo otras empresas del sector, y otras vías que el gobierno, en esta crisis sanitaria, ha puesto al servicio de la patronal (ERTES)", ha señalado la organización en un comunicado tras la reunión. En él señala que ante estas propuestas el banco se ha mostrado "impasible". 

La entidad financiera habría dejado claro que "apuesta por el diálogo y la negociación", pero que si no se alcanza un acuerdo con la representación sindical "la empresa acometerá igualmente dicho ERE, que considera de vital importancia para su supervivencia, en el que se incluirá, además, la movilidad física y funcional", ha apuntado UGT.

UGT ha afirmado que "no está en contra de la reconversión o readaptación del sector", pero considera que el  modelo que aplica "no nos parece el adecuado" para una plantilla que ha hecho posible "que esta reconversión sea viable con mucho esfuerzo". Además, añade que el momento elegido es "especialmente improcedente", porque hacer un ajuste de empleo "en plena crisis sanitaria, hace más difícil encontrar trabajo en un mercado laboral que ya, de por sí, estaba bastante complicado".

La próxima reunión entre la dirección y los representantes sindicales está prevista para este viernes, 6 de noviembre. El convenio de banca recoge un periodo previo "informal" de consultas, que sería el actual, antes de presentar un ajuste de empleo.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos. 

Etiquetas
Comentarios