Despliega el menú
Economía

banca

Ibercaja pone en marcha un nuevo ERE

La entidad retomará el diálogo con los sindicatos para un ajuste de empleo el próximo martes.

Sede central de Ibercaja en Zaragoza.
Sede central de Ibercaja en Zaragoza.
Toni Galán

En un escenario muy distinto del de diciembre del año pasado, cuando anunció la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaría al 10% de la plantilla, unos 550 trabajadores, Ibercaja pone en marcha ahora un nuevo proceso de ajuste. La crisis económica causada por la pandemia del coronavirus, de la que deriva una digitalización de la banca que se desarrolla a mucha más velocidad que antes, está afectando de lleno a un sector que le obliga a dar nuevos pasos y actuar con diligencia. En este contexto, el banco aragonés ha decidido retomar el diálogo con los sindicatos suspendido en mayo pasado por la covid-19 y abrir un nuevo proceso de negociación, con un nuevo ERE.

El consejero delegado de Ibercaja Banco, Víctor Iglesias, y la responsable del área de Personas de la entidad, Teresa Fernández, celebraron ayer con dirigentes de los sindicatos con representación en el comité de empresa una reunión «de cortesía» para anunciar la decisión del consejo de administración, acordada el jueves, de retomar los contactos para iniciar el procedimiento de un nuevo ERE. El ciclo de encuentros entre las partes se iniciará el próximo martes, 3 de noviembre, y es entonces cuando empiezan a correr los plazos legales, de modo que desde ese día se abre un periodo de consultas de 15 días para aclarar dudas, la entrega de documentación, etc. El 18 de noviembre, por tanto, se inicia propiamente la negociación, a la que ambas partes acuden en muy buena disposición.

Fuentes de Ibercaja señalaron que en este nuevo expediente de empleo, cuyos términos concretos no han sido expuestos al comité, la entidad buscará llegar a acuerdos con los sindicatos y la idea de la dirección es que en las salidas de trabajadores prime la voluntariedad y las prejubilaciones.

Miguel Ángel Villalba, portavoz de CC. OO., sindicato mayoritario en el órgano de representación de los trabajadores, indicó que la parte social estará también abierta al diálogo y que todos son conscientes de la situación actual, marcada por los efectos de la pandemia del coronavirus en la economía en general y en el sector bancario en particular, tanto por las presiones regulatorias impuestas por la Unión Europa como por el avance de la digitalización por la covid-19 y el previsible aumento de la morosidad como consecuencia de la crisis.

Villalba valoró que el consejero delegado y la responsable del área de Personas de Ibercaja recibieran ayer a los representantes sindicales para hablar de la situación y exponerles sus puntos de vista ante el inicio de la negociación.

El ERE anterior, presentado por el banco aragonés en febrero pasado, estipulaba la salida de 550 trabajadores y el cierre de 160 oficinas por razones económicas, productivas y organizativas. La situación de crisis sanitaria y el estado de alarma declarado el 14 de marzo provocaron la suspensiones de las reuniones desde entonces y fue a finales de mayo cuando la entidad decidió desistir del proceso legal iniciado por razones de prudencia.

Etiquetas
Comentarios